Histórico
28 agosto 2013David De la Peña

Barcelona: Neymar, protagonismo iniciado

Neymar - 2013

Neymar tuvo la suerte, de cara a su adaptación a la liga española, de hacer una Copa Confederaciones brillante. Y además tuvo la suerte de que esa Copa Confederaciones la jugó España, y Brasil batió sin paliativos a la selección de Vicente Del Bosque en la final, haciéndolo, además, con un Neymar superlativo. Digo esto porque su suplencia en los primeros partidos de la temporada tras su fichaje por el Barcelona hubiese desembocado en una duda generalizada hacia su nivel. Quizá hubiese aparecido ya ese molesto rumor apoyado en el manido tópico de que la liga brasileña es poco más que una reunión semanal entre amigos, y probablemente se hubiese creado un clima alrededor de su persona bastante incómodo. La clásica presión social, por el coste elevado de su fichaje, y por la incertidumbre que genera el hecho de no conocer al futbolista.

Pero no, por suerte Neymar asombró a los aficionados españoles que se sentaron frente al televisor y, lógicamente, haberlo hecho tras ganar a esa selección que para muchos era invencible, puso la primera piedra en una pirámide llamada respeto, que a veces cuesta tanto levantar. Quizá eso, en términos de presión, de ir paso a paso -como le pasaría al 99% de jugadores nuevos en una liga- es una ayuda añadida. Gerardo Martino, de hecho, está siendo bastante cuidadoso a la hora de incluir a la estrella brasileña en el once titular. No cabe duda de que el técnico argentino está incorporando algunos conceptos nuevos al juego del Barça -a pesar de que el reitere que su intención es mantener la dinámica que llevó al equipo a tan altas cotas-, pero, inevitablemente, se nota su sello.

Neymar - Barcelona 2013Hemos visto a un Barcelona donde, hasta el momento, el papel de los extremos como elementos fijos, que abren el campo y que ayudan a hacer más vertical el juego del equipo, resulta clave. Quizá un primer movimiento motivado por el hecho de que no parece que Andrés Iniesta haya alcanzado su mejor momento de forma, y que Xavi Hernández inicia una inevitable decadencia. Un papel que, hasta el momento, parece estar más al alcance de Pedro y de Alexis que del genio brasileño. Aunque sus problemas físicos sean quizá el mayor argumento para explicar el hecho de que entremos en septiembre y Neymar no tenga aún un papel protagonista, algo que, dadas las condiciones y el nivel del futbolista, parece que llegará tarde o temprano.

Neymar tiene dos jugadas que casan perfectamente con el estilo y plan de juego blaugrana. Dos jugadas, que además, es capaz de llevar a cabo con un nivel que solo alcanzan los elegidos. La primera es su productividad recibiendo en izquierda. Es puro nervio, es un agitador, tiene una elasticidad privilegiada y cada contacto suyo con la redonda mueve el sistema defensivo rival. Es capaz de regatear y generar espacios, pero también casa perfectamente con el juego de asociación del Barcelona gracias a su fenomenal sentido para llevar a cabo una máxima del fútbol: el toco y me voy. Esa recepción en izquierda además se equilibra con la necesidad blaugrana en ese perfil, y es que Jordi Alba es pura profundidad exterior. Tener un extremo con tendencia y peso interior como Neymar activará uno de los principales argumentos blaugrana para ser profundos.

La segunda jugada es la agresividad y velocidad de su movimiento de ruptura, partiendo desde la zona izquierda para acabar por dentro cara a cara con el portero. Leo Messi será su principal socio en este sentido. El genio argentino parte desde la posición de delantero centro, pero todas sus recepciones son en mitad de la cancha. Eso libera un espacio en la posición del ‘9’ que Neymar podrá ocupar con su punzante diagonal sin balón. Y claro, futbolistas capaces de dar ese último pase al Barcelona le sobran. Además, por lo que estamos viendo con Martino, Dani Alves tendrá protagonismo en la circulación interior, y eso provocará que el extremo derecho ayudará mucho al equipo siendo un elemento más fijo en banda, un papel que perfectamente puede cumplir Alexis Sánchez.

Problemas físicos, la lógica adaptación a una nueva liga, y la lógica de Martino al considerar que un nuevo ciclo debe iniciarse con futbolistas que ya están acostumbrados a la dinámica del Fútbol Club Barcelona, son motivos suficientes para no preocuparse lo más mínimo por la falta, aún, de protagonismo del crack brasileño. Las sensaciones indican en que, más pronto que tarde, Neymar será un futbolista muy importante en el Barça, porque hay demasiados motivos a su favor como para pensar lo contrario.

También te interesa: Barcelona: Neymar, fichaje como solución

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche