Histórico
17 julio 2013El Enganche

Libertadores: Corinthians y el ‘cabalero’ Cuca

Por Gabriel Casimiro (periodista especializado en fútbol sudamericano)

El puesto de entrenador debe ser uno de los más inestables del mundo. Te puede ir sostenidamente  bien por quince o veinte partidos, pero si fracasas en uno o dos, tienes que empezar a alistar las maletas y el discurso de despedida. Es así. Pasa tanto aquí como en Europa. Por eso, muchos directores técnicos se amparan en su trabajo a diario, y lo que puedan aplicar sus jugadores en la cancha. Pero algunos, además de eso, son fieles creyentes en algunos rituales y gestos que repiten a cada momento para que el éxito los acompañe. Lo que son las llamadas cábalas.

Y uno de esos ‘cabuleros’ es Cuca, DT de Atlético Mineiro. A lo largo de su carrera, siempre echó a demostrar esa manía por fiarse de detalles y objetos que lo consideraban un afortunado. En esta Copa Libertadores le ha servido, donde además consiguió sus propias cábalas. Como en aquella definición ante los Xolos de Tijuana en cuartos de final. Se moría el partido, y los mexicanos tuvieron un penal al último minuto. Si marcaban, el ‘Galo’ se despedía del certamen. Pero Víctor atajó el tiro de Riascos y, tras el pitazo final, Cuca tomó el balón y desde allí lo llevó a todas partes. Se convirtió en su talismán. Algo que, basándose en los resultados, le viene resultando.

Pero no solo eso. El DT lleva puesto de manera cotidiana una camiseta con el lema “Yes we C.A.M.”, que es una forma de parafrasear el lema Yes We Can que Barack Obama la hizo célebre en la campaña presidencial en Estados Unidos. El lema traducido dice “Sí se puede” y el C.A.M. representa las siglas de Club Atlético Mineiro.

Y finalmente, hace unos días el ‘Galo’ enfrentó por el Brasileirao a Corinthians. Ganó 1-0 con gol de Rosinei, con lo que alargó su buen momento. Al término del compromiso, Cuca fue a buscar a Tité, DT del ‘Timao’. “Me pasé su mano para tomar un poco de la suerte que tuvo el año pasado”, declaró sin ruborizarse. De esa manera intentó llenarse de las energías del entrenador que en 2012 alzó la Copa Libertadores.

Todas esas son las historias de Cuca, un entrenador aplicado pero a su vez inclinado a las rutinas, cábalas y talismanes. Como uno quiera llamarlo. Hasta el momento, le ha funcionado. A ver si ante Olimpia en la final de la Copa Libertadores sigue siendo así. Necesitará de eso, y de buen fútbol, claro está.

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche