Histórico
16 julio 2013El Enganche

Bayern: El salto de Thiago

Por Fran Alameda (@Fran_Alameda)

Paco Umbral insistía en la idea de percutir y moldear el talento, quizá se refiriera a la técnica. Pero concretamente decía que (cualquiera) es cuestión de insistencia, de repetición, de práctica. Pep Guardiola es un tipo apasionado, pero sobre todo es insistente, obsesionado en la mejora y en la expresión de cada movimiento. Individual y colectivo. Y el tercer eslabón es Thiago, que es sobre todo técnica, gesto e imagen. Puede ser un gran jugador, pero ahora mismo es lo que puede ser y no lo que es ni ha demostrado. Aún así, con más impertinencia que sobriedad, Thiago ha dado motivos para creer.

El salto del hispano-brasileño debe ser Pep Guardiola. Pep no sabe donde colocarlo, pero tiene una pasión infinita por los jugadores versátiles. Hay dos motivos para añadir un centrocampista más a una plantilla plagada de ellos: el primero es que Thiago puede hacer muchas cosas, aunque parecidas, jugando en distintas posiciones y se adapta bien a las distintas cuotas de libertad posicional -no tanto a nivel de gestos- y la segunda es que tiene potencial para ser muy bueno. El pragmatismo de Pep, su capacidad como jugador para recibir y pasar puede dar con el jugador que suelte antes el balón antes de sacarse una sonrisa, con el que es colectivo antes que individuo. Ese debe ser el salto de Thiago.

Realmente a Thiago no le sienta del todo bien el juego del Barça. Él prefiere ritmo de partido a la permanente vida atacando contra un repliegue bajo. Thiago es tocar el balón cerca de la base, volver a tocar y finalizar. Pisar el área es divertidísimo para él y magnífico para su fútbol porque lo reconcilia con la necesariedad de reducir la cantidad de toques, puesto que el área no te permite una reflexión de más de un segundo. Y su técnica le permite sacar ventaja del tiempo. Por eso Thiago, a camino entre el orden del Barça y el desorden brasileño, en un equipo alemán y entrenado por un pragmático confeso como Pep puede ser el salto definitivo, el que lo convierta en un jugador trascendente en un equipo donde ya están Kroos, RiberySchweini o Müller. Solamente Götze -o el propio Thiago- se pueden interponer en la que debe ser su definitiva fase de crecimiento.

Alcántara, de los Barçaparlantes, es de los que mejor mezcla con otros registros. Por su técnica y por el dinamismo que trae de serie. Él tiene regusto por el balón, pero quiere que el resto sea dinámico, por eso tantos le quieren como interior de posesión. Pero Thiago es algo más que eso, porque en la retención para la jugada no es tan bueno como parece decir su técnica. Guardiola hará trascendente su versatilidad, y aunque sea incapaz de hacerse con el puesto, porque nadie le ha descubierto uno fijo, tendrá importancia. En el Bayern no podrá ser lo que podría ser o podría no ser en el Manchester United. Salvo sorpresa, no obtendremos una respuesta definitiva a quién es Thiago Alcántara, pero sabremos cuán bueno seguirá pudiendo ser. Al fin y al cabo, decía Quevedo, nadie ofrece tanto como el que no va a cumplir. Que siga saltando.

Síguenos también en Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche