Histórico
11 junio 2013David De la Peña

Uzbekistán: Qosimov, el milagrero mundialista

No me voy a declarar el mayor fan de la selección uzbeka. Por supuesto, no he visto todos sus partidos durante su camino a Brasil 2014 hasta este preciso momento en el que se juegan el todo por el todo. Pero aquella mañana de septiembre me transmitieron la sensación de estar viendo algo que cumplía la máxima más importante en esto del fútbol: competir. Fijaos si es importante esto de competir, que Walter Mazzarri, en su presentación como técnico de todo un Inter, respondió a una pregunta sobre cuál era el objetivo inmediato de la entidad repitiendo varias veces la palabra. Competir en Italia, competir con todos, con los grandes y con los menos grandes, y competir en todos los campos. Nadie se escandalizó.

Aquella mañana de septiembre Uzbekistán y Corea del Sur empataron a dos. Los coreanos daban la sensación de correr más y de tener técnicamente más recursos, pero si me hubieses preguntado cuando el árbitro pitó el final qué equipo me había parecido mejor, estoy completamente convencido de que hubiese contestado que Uzbekistán. Así que después de tener esa sensación miré con más detalle su plantilla -en la que hay algún nombre que tiene experiencia en el panorama europeo-, y sobre todo me interesé por su entrenador: Mirjalol Qosimov, un ex futbolista de la selección uzbeka con bastante prestigio nacional, sin una dilatada experiencia en los banquillos (sólo trató al FC Budyonkor), pero tachado de ‘milagrero’. Argumentos sólidos y peculiares para que una Uzbekistán (a la que dirigió ya en dos etapas), que nunca se ha clasificado para un Mundial, sea ahora mismo el gran atractivo del continente y uno de los que pretende hacer historia rompiendo barreras. Una lucha eterna de su bandera trasladada con ésperanza ahora a la pelota.Y es que a pesar de que tras la separación de la Unión Soviética en 1992, el combinado uzbeko quedó muy mermado, hoy es considerado como el más potente de los nuevos países de la Asia Central, (Kazajstán, Kirguistán, Tayikistán, Turkmenistán). No ha sido suficiente, pese a todo, para obtener billete a la madre de todas las competiciones futbolísticas. Sin embargo, a falta de dos partidos para la conclusión de la fase de clasificación para Brasil 2014, dependen de ellos mismos. Un hito, un reto y una meta increíblemente inesperada hace solo unos años.

Lo cierto es que si tenemos en cuenta que es Qosimov el encargado de guiarles hasta tamaño desenlace, no podemos decir que es imposible. El primer milagro con Qosimov en primera persona sucedió en Hiroshima, en el año 1994. La ciudad nipona albergó entonces los Juegos Asiáticos, y la selección uzbeka se hizo con la medalla de oro, superando en la final a China y en la semifinal a Corea del Sur, que a su vez habían dejado en la calle a Japón. Qosimov era el mediocentro titular de aquel equipo. Un año después lograría el que seguramente es el mayor hito jamás contado en terreno ex sovietico: ganar la Russian Premier League con el Alania Vladikavkaz.

Esta selección uzbeka no tiene grandes nombres, aunque sí algunos futbolistas en los que fijarnos. Sanjar Tursunov -con carrera en Rusia y cuyo último club es precisamente el Alania-, un hombre de banda derecha con técnica para manejar en espacios pequeños y capacidad para pisar área, Ulugev Bakaev o Alexander Geynrikh, dos puntas peleones, profundos, perfectos para el estilo de repliegue y contragolpe de Qosimov, el mediocentro o defensa estelar Akhmedov y sobre todo Server Djeparov, mediocentro y capitán, de gran zurda y excelente lectura. Situar a Uzbekistán en Brasil 2014 sería un éxito que añadir a la colección de cosas imposibles de Qosimov, pero habiendo seguido su fase de clasificación, yo me arriesgaría a decir que en lo que queda, como mínimo, van a competir.

También te interesa: Corea del Norte: The Games or their lives

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche