Histórico
6 junio 2013El Enganche

Real Madrid: Razones para no fichar a Neymar

Por Alberto Piñero (@pineroalberto), periodista cobertura diaria Real Madrid

Gareth Bale, Cavani, Luis Suárez, Gundogan, Verratti, Kondogbia, Lewandowski, Mata, Ancelotti… hablar del Real Madrid estos días es hablar de fichajes. Casi exclusivamente. Las elecciones a la presidencia, unido al forzado silencio de José Mourinho, ha impulsado al club blanco a mirar irremediablemente hacia el futuro. Hacia Zidane y su próximo proyecto deportivo. Hacia todos esos refuerzos en los que se puede cimentar el equipo blanco la próxima temporada. El fichaje de Neymar por el Barcelona, y su presentación por todo lo alto, también han ayudado a ello. Pues con el máximo rival habiendo cerrado ya a un ‘galáctico’, parece que al madridismo le han entrado las prisas por dar una réplica firme en el mercado de fichajes. Máxime cuando los hay que han querido dejar al Real Madrid como el gran ‘perdedor’ en la carrera por hacerse con el ‘10’ de la canarinha, aunque en realidad sólo había un participante capaz de romper la cinta de meta.

Jugador de dibujos animados, Neymar es de esos pocos a los que los videojuegos les hacen peores, imposible de reproducir sus gambeteos con el balón, su explosividad, sus destellos, es un ilusionista del fútbol sin un violín imaginario. Cualquier equipo estaría gustoso de poder contar con un jugador de estas características. Y más un Real Madrid construido para correr y vivir de los espacios, sin tener a ese futbolista que desarme las murallas del rival en estático. Pero al club madridista le adelantaron hace tiempo, y recuperar el tiempo perdido este mes de mayo era poco más que una quimera. Cuenta el propio Florentino Pérez que fue el mismo Santos el que le avisaría esta primavera de que habían decidido vender a Neymar antes de que el 2014 alzara el telón, aceptando los blancos la invitación. Sin embargo, las viandas no eran del agrado del club blanco. Echaron cuentas y les faltaban dedos hasta para llevarse las manos a la cabeza. Hasta los 150 millones de euros decía el presidente que ascendía el montante total, más de lo que paga Emirates por abrazar el pecho de todos los jugadores merengues durante todo un año. Una cantidad a todas luces inasumible para el club blanco.

Máxime cuando además se trata de un jugador sin experiencia alguna en el fútbol europeo. Años luz más rápido que el sudamericano, por lo general. Y un jugador con un rictus mucho más liviano del que se antoja en el Viejo Continente, que no está acostumbrado a que sea el jugador el que anuncie su fichaje y no el club, o a que sean los amigos del jugador los que desvelen el dorsal con el que jugará a través de las redes sociales. Como así ha sucedido ya en las apenas horas que lleva vinculado al club blaugrana. Neymar ofrece muchas garantías, pero también implicaba cierto riesgo, y con 150 millones de euros de por medio, deberías garantizarte la gallina de los huevos de oro, ni más ni menos.

Y Neymar, además, ni siquiera supondría eso para el Real Madrid, pues ni cedía parte de sus derechos de imagen al club, una de las mayores fuentes de ingresos que utiliza el club blanco para que las fuertes inversiones por jugadores puedan retornar a las arcas merengues. Por el sueldo que solicitaba hubiera sido el tercer mejor pagado de la plantilla, por encima de los Casillas, Ramos, Xabi Alonso, Benzema y compañía, y sin aportar un solo euro a través de sus golosos derechos de imagen. El colapso total para las cuentas de resultados de la entidad de Concha Espina. Y además, y no menos importante, un foco de conflictos ‘inrregateable’ en el vestuario.

“Somos uno, pero no somos iguales”, decía U2, y quién sabe si no querían definir a un equipo de fútbol en su famosa canción. Así piensan los futbolistas, que necesitan del colectivo para triunfar, pero que por lo general primero miran por sus propios intereses antes que por los de cualquier otro. E introducir en un vestuario a un jugador con semejantes privilegios no hubiera sino significado que muchos dentro de la caseta empezarían a mirarles con recelo. Al recién llegado, pero también al que le fichó. Demasiados inconvenientes ya, como se ve, antes siquiera de recoger de la cesta el primer huevo dorado. “Neymar alteraba todo nuestro ecosistema”, englobaba muy acertadamente el propio Florentino Pérez al explicar el por qué no se había podido fichar al brasileño. El jugador sí era muy del gusto del Real Madrid, pero no bajo esos condicionantes. No en este momento.

También te interesa: Real Madrid: El cuerpo técnico que traería Ancelotti

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche