Histórico
10 junio 2013El Enganche

Real Madrid: ¿Qué siente un canterano cuando sale del club de su vida?

Por Alberto Piñero (@pineroalberto), periodista cobertura diaria Real Madrid

El Real Madrid Castilla jugó este sábado ante el Girona en Montilivi, en el que fué el último partido de la temporada para un filial blanco que ha cumplido holgadamente con las expectativas que había puestas a principio del curso. Momento de análisis del colectivo, también lo será de despedidas individuales. Pues fué el último encuentro como madridista para muchos en el club de su vida. Hasta una decena de cambios puede haber este verano. Una revolución en toda regla la que le espera al segundo equipo merengue. Y partícipes de ella, jugadores más jóvenes que están despuntando y coleccionan ofertas de clubes en una categoría superior, y otros ya más veteranos que terminan su ciclo en el filial blanco después de años de servicio al madridismo.

Véanse casos como los de Tomás Mejías, Fabinho, Iván González, David Mateos, Pedro Mosquera, Juanfran Moreno, Denis Cheryshev, o Jesé Rodríguez, por citar sólo algunos de los que parecen tener su futuro más claro. Un grupo, donde destacan sobremanera jugadores de un talento especial, internacionales, de los que apuntan a la élite y que cada día están en boca de más y más aficionados. Pero de igual manera también, aquellos con un arraigo más profundo en el filial blanco. Como Juanfran, que en cuatro años se ha ganado el corazón del madridismo llegando a ser capitán del Castilla. También otros como Mosquera o Mateos, que pondrán fin así a una trayectoria de doce y catorce años, respectivamente, unidos al Real Madrid. Desde que entraran a formar parte del club merengue en infantiles, nada más y nada menos. Tiempo de sobra para ser considerados como propios por la familia madridista. Son futbolistas ilustres en el filial blanco, y hemos querido conocer de primera mano sus sensaciones ante las puertas que se le abren enfrente. ¿Qué siente un canterano cuando debe salir del club de su vida?

“Han sido 14 años muy buenos. Me quedo con muchas cosas positivas, y hay muy pocas cosas negativas”, contaba David Mateos. El central madrileño entró a formar parte del Real Madrid en 1999, y desde entonces ha pasado por todos los equipos de La Fábrica, hasta alcanzar el “sueño” de pertenecer al primer equipo de la mano de José Mourinho. “Si me tuviera que quedar con un solo momento de toda mi trayectoria en el club blanco sería cuando, a la vuelta de una pretemporada, de un partido con el primer equipo, yo estaba aún en el Castilla y con pie y medio fuera del club, y Valdano se me acercó a mi asiento en el avión y me dijo que Mourinho quería hacerme ficha del primer equipo. Para mí, ese día siempre lo recordaré. Además, Mateos dice recordar también “con especial cariño” la Copa de Campeones conquistada con el Juvenil A. Aunque no todo son títulos. “Dicen que en el fútbol los amigos se cuentan con una mano, y yo puedo presumir de salir del Real Madrid con amigos: Fran Rico, Alberto Bueno, Lucas Vázquez, Borja García… Si no hubiera sido por ellos, no habría sido tan fácil”.

Central polivalente, de un físico imponente y buena salida de balón, Mateos jugó la segunda parte de la temporada 2010-11 cedido en el AEK Atenas, con el que ganó la copa de Grecia mientras que en España el Real Madrid ganaba la Copa del Rey donde él también había participado. Dos títulos de forma simultánea, pese a los miles de kilómetros de distancia. Y que le valieron para una nueva aventura en España en el Zaragoza, antes de recalar de nuevo este curso en el Castilla, donde ha sido titular indiscutible para Alberto Toril en la segunda parte de la temporada. “Este año realmente se vio el nivel que puedo dar”.

Otro que también fue el referente de toda una generación en el Real Madrid Castilla fue el gallego Pedro Mosquera, que volverá al Getafe este verano con veinticinco años en la mochila, cuando aterrizaría en la capital española desde su Coruña natal con apenas doce primaveras. “Me quedo con todo del Real Madrid. ¡Con todo! Los directivos, entrenadores, empleados, la afición… es que me han tratado genial desde que llegué con 12 años”, nos decía el talentoso mediocentro, que desde muy pequeño siempre destacó en La Fábrica por su depurada técnica y su privilegiada visión del juego desde el círculo central.

Habiendo debutado en el primer equipo incluso, Mosquera sin embargo guarda un recuerdo muy especial de su paso por el Real Madrid. “Me quedaría con el día del ascenso a Segunda, que conseguí marcar dos goles en el Alfredo Di Stéfano ante el Cádiz (5-1). Devolvimos al Castilla al lugar donde se merece y será inolvidable”, contaba sin pensarlo, con una sonrisa de oreja a oreja imposible de disimular. Gallego de nacimiento, se marcha del club siendo madridista de corazón. Y dejando muchos amigos en Valdebebas. “Echaré de menos a mucha gente. A Denis, a Morata, a Nacho, a Iván… ¡También a Alberto Toril, por supuesto!”. No se marcha del filial, pero el técnico es también uno de los que ha dejado huella en este Castilla.

Y Juanfran, que nunca se caracterizó por guardarse nada, no duda en señalarle como una de las personas que más le han marcado en estos cuatro años que ha estado en el Real Madrid. “De mi paso por el Real Madrid me quedo con el ascenso a Segunda, pero sobre todo me quedo con que mi entrenador ha sido Alberto Toril. Es uno de los entrenadores de futuro, un gran técnico, tácticamente y técnicamente, hemos disfrutado mucho a su lado. Le voy a echar de menos. No es un entrenador, es un amigo”.

Paradójicamente, Juanfran no es de los que más tiempo lleva en La Fábrica, pero sí es uno de los más emblemáticos de esta etapa, hasta el punto de ser manteado el pasado domingo en el Alfredo Di Stéfano por sus compañeros. Su genio, potencia, olfato de gol, desborde, velocidad y temperamento le han hecho un habitual en las alineaciones del filial, y le han valido para ganarse un traspaso al Betis. Él, ambicioso, se pone sin embargo sólo un notable alto a su paso por el club blanco. “El sobresaliente sería llegar al primer equipo y no lo he conseguido”, espeta. “Lo único que cambiaría de mi estancia en el Real Madrid es el no haber podido jugar con el primer equipo, el no tener la oportunidad de jugar noventa minutos seguidos en un partido oficial… pero ni yo puedo cambiarlo. Las cosas son como son”. Algo que es denominador común en todos los que este sábado ponen punto y final (o punto y aparte, en el mejor de los casos) a su trayectoria en el Real Madrid. Inocuos por fuerza en el primer equipo, pero se marchan siendo emblemas del Castilla. “Siempre llevaremos al Real Madrid con nosotros”, aseguran.

También te interesa: Las cinco mejores promesas españoles Sub 20

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche