Histórico
14 junio 2013El Enganche

Real Madrid: El equipo de los sueños de Florentino

Por Fran Alameda (@Fran_Alameda)

Cualquier proyecto deportivo debería llevar nombres y apellidos adscritos a sudor a los lexemas del club. Esto no significa nunca nada, pero transmite confianza a la gente que se sienta a ver lo que pase en el césped. Ni siquiera significa que el niño tenga el talento suficiente para jugar en primera. Ni siquiera para despeinarse la raya al lado junto a la taquilla del cyborg y las cenizas mediáticas setubalenses.  El Madrid, además, tiene ese arma poderosamente podrida que en Barcelona llaman voceros y en la capital ni siquiera tienen nombre ante la imposibilidad de enumerarlos. En Cataluña, y esto lo explican muy bien Enric González y Axel Torres por su amoroso –y evidentemente falto de reflejos– apego a Espanyol y Sabadell, los niños sienten al Barça; en Madrid, la nada. Quizá a los jugadores. Quizá incluso a la prensa. Florentino convierte en lo más emocionante, a la par que delirante, adivinar, como el que acude a una subasta de cuadros de Picasso, los millones de euros que costará la última adquisición. Aunque sean Guernikas y ya tenga treinta y tres en el salón.

“Si hay un jugador muy bueno, el Madrid debe hacer lo posible por traerlo”. Así suena textualmente el eslogan florentiniano al grito de ¡burro grande, ande o no ande! que suele funcionar en la época de calor, con el periódico en las manos, sudando tinta, y el mar de fondo, pero en el siguiente mes de mayo, no caben en una pancarta los recuerdos al último mes de junio. Florentino, de hecho, es de los que continúa pensando sin rubor alguno que una suma de once muy buenos jugadores hace un equipo invencible. Ni en los mejores sueños de Yoichi Takahashi existía un equipo con Iulian Ross, que era el bonito, Oliver, Benji, Tom o Lenders. Para Florentino, sí. Y como fichó a Ronaldo, Beckham, Owen o Zidane, pretende juntar a Bale, Ronaldo y tal vez Di María, Özil y Modric. Porque, ahora, Bale es el que mola. Alto, fuerte, quizá atractivo, y poderosamente vertiginoso cuando corre.

La peor de las noticias es la consciencia de la realidad. O sea, el modelo de gestión es voluntario y no obedece a presiones. Ni siquiera a gustos, que ya podría tomarse como algún capricho para reponerse de la dura entrevista con Pedrerol en la que Roncero ejerció de héroe del periodismo para que aquello no pareciese una cena romántica. El modelo económico-deportivo del que presume el presidente tiene más de absurdo que de modelo. Más de portadas que de reflexiones. Más de partidos políticos que de política deportiva. Porque lo que hoy cabe en una felación televisiva, mañana puede caber en el Santiago Bernabéu. Pero a la inversa.

También te interesa: Real Madrid: ¿Qué siente un canterano cuando abandona el club de su vida?

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche