Histórico
7 junio 2013Jose David López

Haití y el fútbol según Richter

seleccion-haiti

Aprovechamos el España-Haití de este sábado, para recordar tres años después del terremoto que asoló el país, cómo hablamos de ello en El Enganche. El fútbol, también se vio gravemente golpeado…

Los cadáveres se apilan a cientos. El olor a muerto en descomposición obliga a usar mascarilla. Una madre lava a su bebé en las aguas que, metros más abajo, se mezclan con balas, pues los saqueos (aunque realmente no roban a nadie que vaya a reclamar), las peleas y los gritos, muestran el nerviosismo de un pueblo que agoniza. Se oyen helicópteros en lo alto. Los niños corren detrás esperanzados: “Nos traen ayuda”, dicen. No, sólo son vuelos de reconocimiento. Abajo la agonía de la muerte retumba en cada calle ante el desconsuelo de un pueblo humilde, fraternal y honesto que se ha derrumbado al son de la destructiva escala de Richter.

En este desgraciado contexto que vive Haití desde el devastador terremoto de hace unos días, se antoja imposible abrir espacio para el deporte, pero el fútbol se cuela en cada rincón del planeta sea cual sea su coyuntura. Hablamos de vidas humanas, de sentimientos destrozados, de familias derrumbadas. Da igual un banquero que un jornalero, taxista, barrendero o futbolista. Sí, de esta terrorífica historia no ha escapado nadie y el fútbol, por ser vida, por ser la voz del pueblo, también se ha visto arrastrado al caos. Porque Haití, que ya no existe en un mapa, también tenía ilusión por el fútbol, también ‘tenía’ una selección de futbol que ahora mismo está sepultada bajo los escombros.

Bajo los ladrillos, aunque sea doloroso incluso pensarlo, han quedado muchos de los internacionales haitianos que dirige el técnico Jairo Ríos. El colombiano, consternado, abatido y consciente de que la pesadilla le ha caído de frente, era incapaz de hablar ante la prensa pero no tuvo más remedio que rezar por el bien de sus jugadores, de los cuales no sabe ni tan si quiera su paradero: “No sé nada, la mayoría de los jugadores estaban de vacaciones y estaban en sus hogares, no sé si están vivos o muertos. Estábamos ilusionados con esta primera etapa que íbamos a iniciar y el terremoto nos cayó como sorpresa”, dijo destrozado el ‘cafetero’, que no ha tenido precisamente una vida fácil.

Ríos fue en 2003 exiliado político al entrar a Estados Unidos después de ser amenazado de muerte por su propia familia ya que todos se han visto envueltos en problemas con mafias, drogas y armas. Sin embargo, recaló en Haití para aprovechar la pasión de un pueblo enfermo por su fútbol, en constante vinculación con el gigante entre gigantes, una selección de Brasil que siempre respaldó a los caribeños (en 2004 se jugó allí el Partido por la Paz con el que Brasil reflejaba su idea de extender la democracia del fútbol). Además, su ayuda va mucho más allá pues más de una decena de sus militares integrados en las fuerzas de Naciones Unidas y una conocida misionera han perecido bajo los escombros. Ríos, que desde Orlando iba a volar el jueves para convocar a los Sub-23 de cara a los Juegos Centroamericanos y del Caribe, se topó con que el mundo se le caía encima por sorpresa.

Esa conexión Brasil-Haití que levantó al pueblo en los graderíos y que incluso Lula apoyaba de primera mano, tuvo un primer referente, el ya fallecido Emmanuel Manno Sanon, el ‘Pelé antillano’. Y es que Sanon escribió la historia más dulce de su país, el único que puede presumir de ser uno de los pocos del Caribe en haber disputado un Campeonato del Mundo, el de 1974 en Alemania. Allí Sanon se hizo famoso a ojos del mundo, que le recuerda por su gol ante Italia (el primero de Haití en un Mundial aunque posteriormente anotó ante Argentina) y por romper el record de imbatibilidad de selecciones que ostentaba Dino Zoff con 1.143 minutos. El éxito del Pelé de las Antillas le bastó para alcanzar cierto protagonismo, jugar en el fútbol belga y ser compañero de Hugo Sánchez en la delantera del San Diego Sockers estadounidense.

Con él nació el fútbol en Haití y pese a que su muerte fue un ‘palo’ (un cáncer de páncreas le devoró), la pasión futbolera había pervivido hasta que Richter invadió Puerto Príncipe. La FIFA, a través de Blatter, ya asegura que dará prioridad absolut a los haitianos. A Ríos, a Sanon y a toda la familia futbolística de Haití, muchísimos ánimos. Pronto estaréis de vuelta.

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche