Histórico
29 junio 2013Francisco Ortí

Copa Confederaciones: El mejor legado de Fahd

trofeoconfederaciones

La Copa Confederaciones 2013 será la del impulso definitivo. El torneo se tambaleó durante muchos años pero la entidad de las selecciones y la mano de un pueblo muy futbolero, han conseguido generar un impacto mayor que nunca. La FIFA sonríe pero así nació este ‘experimento’.

La muerte tiene como efecto inherente convertir al difunto en un derroche de bondades y virtudes. Sólo se recuerda lo positivo del fallecido y se olvida todo lo malo que pudo obrar en vida. Con el Rey Fahd resultó imposible. Violento y déspota, está considerado por muchos uno de los líderes políticos más violentos de los últimos tiempos. Basta un leve recorrido por el país para descubrir una realidad estremecedora. Fahd, uno de los 145 hijos legales de Abdel Aziz al Saud, poseía una fortuna personal insultante en un país con un 47% de alfabetización y en el se cometieron 166 asesinatos ‘legales’. Mantuvo en vigor la guillotina para ejecutar públicamente a homosexuales, prohibió los cines y la música, y su policía -los mutawa’in- tenían licencia para propinar palizas y flagelar cuando lo consideraran oportuno.

Pese a semejante lista de atrocidades, el Rey Fahd encontró el camino para ser recordado positivamente gracias a la ayuda de la FIFA. Como muchos otros dictadores se alió interesadamente con el mundo del fútbol para lavar su imagen y ocultar a su pueblo cuestiones más importantes. Por ello en 1992 decidió diseñar un torneo de fútbol que reuniría a las mejores selecciones del mundo, se celebraría cada dos años en su país, y le serviría como vanagloria bautizándolo como Copa Rey Fahd. Sin embargo, este torneo que nació de los delirios de grandeza de un monarca se acabó convirtiendo en el ensayo general de la Copa Mundial de Fútbol, la FIFA lo convirtió en la Copa Confederaciones.

El 15 de octubre de 1992 nació oficialmente la Copa Confederaciones, aunque lo hizo bajo el nombre de Copa Rey Fahd. En Arabia Saudi se reunieron Argentina, Costa de Marfíl y Estados Unidos, en calidad de campeones de sus respectivos torneos continentales, y la selección saudita como anfitriona. Argentina se proclamó campeona de la primera edición venciendo a los locales en la final. En 1995, el torneo regresó a Riyadh y contó con dos participantes más. Europa estaría representada por Dinamarca, campeona de la Eurocopa de 1992, y Asia por Japón. El resto de participantes fueron Nigeria, Argentina, Arabia Saudi y México. Los daneses, liderados por los hermanos Laudrup, fueron los campeones.

Dos años después se celebró la tercera edición, en la que el torneo se convirtió oficialmente en Copa FIFA Confederaciones y asumió el formato que perdura en la actualidad. En dos grupos de cuatro equipos cada uno se encuadrarían el país anfitrión del torneo, y los campeones del Mundial, Eurocopa, Copa América, Copa de Oro, Copa de África, Copa Asiática y Copa de las Naciones. Si algún equipo hubiera ganado más de una competición, acudiría también el segundo mejor de esa competición continental. Brasil ganó la edición de 1997 goleando a Australia con sendos hat tricks de Romario y Ronaldo.

En 1999 el torneo se disputó por primera vez fuera de Arabia Saudi. México fue la sede de esa edición y lo supo aprovechar para proclamarse campeón. Dos años después la Copa Confederaciones voló hacia Corea del Sur y Japón para iniciar la tradición de convertirse en un torneo que sirviera como prueba para el Mundial y se disputara en el país que iba a albergar el torneo intercontinental. Francia, que hasta ese año se había negado a participar en la competición, venció en la final a Japón.

confederaciones-foeY precisamente Francia fue el nuevo destino de la Copa Confederaciones para albergar en 2003 una edición de funesto recuerdo por el fallecimiento del centrocampista de Camerún Marc-Vivien Foé sobre el terreno de juego mientras se disputaba la semifinal entre los leones indomables y Colombia. Pese al trágico acontecimiento, el torneo continuó disputándose, aunque sumido en una profunda tristeza. La selecciones de Francia y Camerún, ambas con amigos de Foé en sus filas, disputaron la final que concluyó con victoria gala, aunque Marcel Desailly, capitán de Les Bleus, invitó al camerunés Song a levantar el trofeo junto a él como homenaje al desaparecido Foé.

La siguiente edición tendría lugar en Alemania en 2005 como previa al Mundial que se disputaría un año después. Brasil se impuso a Argentina en la final. La canarinha todavía hoy ostenta el título puesto que la Copa Confederaciones pasó a disputarse cada cuatro años en lugar de cada dos y en la última edición, de 2009 en Sudáfrica, los brasileños fueron nuevamente los ganadores. La revelación, una Estados Unidos que había eliminado a España en las semifinales, no pudo redondear su momento de forma. Ahora, el 2013 vuelve a abrir laspuertas impares de un torneo que logra selecciones de mayor calibre pero que deja muchas dudas por su naturaleza.

Edición tras edición la Copa Confederaciones ha ganado importancia. 17 años después de que el Rey Fahd decidiera crear un torneo con el que demostrar su poder, la FIFA ha sabido reconvertirlo competición oficial y dotarlo de sentido para transformarlo en un producto rentable, que a partir de esta edición 2013 tendrá a millones de personas pendientes de él. Al menos, Joseph Blatter sí que tuvo algo positivo que decir del rey Fahd durante su funeral.

Todo sobre la Copa Confederaciones en nuestra zona exclusiva

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche