Histórico
26 junio 2013Jose David López

Confederaciones: Los errores de Uruguay levanta a Brasil (2-1)

Resultará exagerado para algunos. Resultará asumible para otros. Pero es real que esta Brasil de Scolari tiene una identidad alejada del prototipo que emanan los grandes cultivadores de fútbol canarinho. Al menos la tiene, lo que ya es un reto teniendo en cuanta las curvas que han vivido estos años. En esa ya reconocidísima versión precavida, muy equilibrada y con obligación excesiva para los desequilibrantes llegadores en su constante movimiento por alterar la pausa, se movió muchísimo mejor Uruguay, inteligente y sacrificada en su propuesta. Tabarez, consciente de que a su rival le cuesta sudor y lágrimas encontrar salidas limpias y ritmo, obligó a tener siempre diez jugadores tras la pelota, lo que frenó cualquier ímpetu enérgico desde el inicio.

En esa tesitura, David Luiz cometió el primer fallo de una noche absolutamente gris, agarrando sin censuras a Lugano en un saque de esquina traducido de inmediato en penalti. Forlán, valiente, no estuvo acertado y su insulso disparo, dio aire no solo a Julio César sino a todo el Mineirao. Ese arreón anímico no estructuró mejores argumentos pero sí calmó esa mejoría charrúa, hasta el punto que justo antes del descanso, Neymar ganó la espalda de Pereira, remató y el rechazo lo aprovechó el más listo en el área, Fred.

Lejos de caer en el desánimo, Uruguay saltó a la reanudación con fe y convicción, lo que le sirvió para empatar rápidamente por medio de Cavani en una acción de área individual con remate certero. La espiral lenta y previsible del partido, lo frenó casi por completo, con mínimos riesgos de ambos lados y con el único estímulo de la entrada de un diminuto Bernard que expuso en su velocidad y atrevimiento, algún aporte diferente. Sin embargo, la diferencia iba a ser meramente puntual, un detalle, pero uno muy pesado. Un saque de esquina donde Muslera se quedó a mitad de salida, permitió ganar por alto a Paulinho para situarse más alto que ninguno y cabecear a la red con tranquilidad.

Con Neymar en el banquillo por decisión de Scolari a última hora para mantener el resultado y con Uruguay pudiendo lamentar sus múltiples errores (fallo de penalti y fallo que propició el gol), Brasil metió su nombre en la final. La misma pelea celeste de siempre pero, también, el mismo resultadismo sólido de la nueva canarinha.

Tambien te interesa: Brasil: Las cinco claves de un Scolari competitivo

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche