Histórico
20 mayo 2013El Enganche

Libertadores: Scocco, la gloria de Newell’s

Scocco - Newell's Old Boys

Por Gabriel Casimiro (periodista especializado en fútbol sudamericano)

El buen momento de Newell’s Old Boys en la Copa Libertadores se basa en un equipo compacto. Un vestuario que ha podido enlazar dos detalles claves que llevan al futuro deportivo: buen juego, y óptimos resultados. Desde la cabeza del comando técnico, teniendo a Gerardo Martino como la principal referencia en el banquillo, hasta la experiencia de un plantel rico en técnica, y mentalidad para sobrellevar las últimas instancias. Allí donde se resalta un ícono, que con 27 años demuestra el amor que siente por los colores rojinegros. Se trata de Ignacio Scocco, aquel goleador que no tiene solo  la definición como un adjetivo preciso, sino que es capaz de recogerse unos metros, hacer el trabajo de asistidor, y no resentir su nivel o protagonismo. El santafesino, que debutó con ‘La Lepra’ en 2004, retornó el año pasado al equipo de sus amores, no solo para devolverle las alegrías a su equipo, sino para que él también las recupere. Y es que durante su etapa fuera de Argentina no la pasó bien, y ni hablar de su familia.

Todo comienza en 2008, cuando el ‘Nacho’ fue transferido por 1,5 millones de euros al AEK Atenas de Grecia, tras su exitoso paso por el fútbol mexicano. Llegó con altas pretensiones, las cuales empezó a justificarlas con goles. Su equipo ganó la Copa de Grecia en 2011, y todo marchaba bien. Sin embargo, en la final de la Copa de La Liga, AEK cayó goleado 6-0 ante Olympiakos, lo que ocasionó la histeria de los hinchas. Al punto de que a los pocos días de aquella final, unos desadaptados que iban en motoneta lanzaron dos bombos molotov a la casa de Scocco, que se encontraba con su esposa e hija. El pánico fue instantáneo. Por suerte, no hubo hechos que lamentar. Solo la casa sufrió daños, pero el miedo ya se había instalado en la mente del ‘Nacho’.

Desde allí, nada fue igual. El santafesino buscaba la forma de marcharse, y tomó la decisión de partir a la lejana liga de Emiratos Árabes Unidos. Su nuevo club, Al Ain, compró su pase en casi 3 millones de euros. Pero como el dinero no hace la felicidad, al poco tiempo Scocco se mostraría incómodo. Más allá de lo futbolístico, su familia nunca se acostumbró al estilo de vida ni a las costumbres de un país árabe. Por ello, tomó la decisión de retornar a Argentina, y así Newell’s volvió a abrirle las puertas.

Fue la elección acertada. Scocco se convirtió en el goleador del campeonato pasado, y de su mano ‘La Lepra’ pasó de pelear el descenso a ser protagonista en la Copa Libertadores. Además fue considerado en la selección argentina, y su familia había retornado a la tranquilidad cotidiana. Más no podía pedir. Aunque… capaz sí. La lucha por la gloria continental sigue latente. Newell’s ya está entre los 8 mejores de la Copa, y el ‘Nacho’ – luego de todo lo que vivió lejos de su tierra- no quiere otra cosa que no sea el título.

También te interesa: Libertadores: Gremio, la proeza de siete guerreros

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche