Histórico
10 mayo 2013El Enganche

Higuaín, el patito feo en el Real Madrid

Por Alberto Piñero (@pineroalberto), periodista cobertura diaria Real Madrid

Suma seis temporadas en el Real Madrid. Apenas costó 12 millones de euros, habiendo triplicado su valor en este tiempo. Es uno de los capitanes merengues a día de hoy. Rebasa el centenar de goles en Liga con la elástica merengue, algunos de ellos, clave para conquistar los títulos ligueros en 2007 y 2008. Forma, junto con Cristiano Ronaldo y Karim Benzema, el tridente más goleador de la historia del fútbol español, con 118 goles entre los tres la pasada temporada. Desprende rabia, corazón y pundonor en cada minuto que juega defendiendo el escudo merengue. Y hasta un delantero legendario como Ruud Van Nistelrooy le dio su bendición, celebrando un gol mostrando su camiseta a modo de bandera que brindar al madridismo para enarbolarla. Sin embargo, Gonzalo Higuaín no cuenta ya con la aprobación del Santiago Bernabéu.

El público merengue le ha retirado la sonrisa. Y viceversa. Como dos enamorados que se encuentran recién separarse. Recelosos el uno del otro. Los quince goles que ha marcado en esta última y raquítica temporada saben a poco. A muy poco. Y de nada sirve pensar en que estuvo lesionado dos meses a final de 2012, o que atravesara un espinoso proceso de recuperación tras pasar por el quirófano a causa de una hernia discal. Que seguramente a medio plazo le haya traído secuelas físicas, por cierto. En el Real Madrid, las reválidas se suceden cada día. Como en un reality show de talentos, los exámenes son a diario, y un día tonto puede tirar por tierra todos los ensayos y dejarte fuera de la academia.

Y en el caso del Pipita, su mal endémico tiene un nombre: Champions League. Síntoma inequívoco de desvanecimientos en las grandes citas. Y además, sin un remedio eficaz de cara a la afición madridista, de paladar exquisito, especialmente en las grandes noches. Que no puede olvidar los nueve goles en cuarenta y ocho partidos europeos que apenas acumula el argentino. La mitad que Benzema, y un cuarto de los goles de Cristiano Ronaldo en sus cuatro temporadas. Un bocado demasiado escaso que llevarse a la boca. Y si se trata de unas semifinales, con un invitado a la velada como el Borussia Dortmund, el sabor de boca que permanece es bastante agrio incluso.

Así sucedió hace poco más de una semana, con una clamorosa ocasión fallada ante Weidenfeller, de la que ochenta minutos más tarde acabarían acordándose todos. Como ya pasó ante el Olympique de Lyon en los octavos de final en 2010, entonces a puerta vacía y con Cristiano Ronaldo a mano, quedando el Real Madrid igualmente eliminado. La portería se encogió en ambos casos, cual arco de hockey, embotellando así todos los sueños del madridismo. Dos errores capaces de eclipsar 119 goles y seis años de indiscutibles méritos. Como ese niño rebelde de clase, al que haga las bondades que haga nunca saldrá de la mirilla de la profesora, estigmatizado hasta el día después de su graduación. Dos errores que han terminado de llevar a la tumba a un Higuaín más fuera que dentro del club merengue a día de hoy.

Seguro que, con el tiempo, del ‘20’ merengue se recordarán más sus méritos que sus flaquezas. Considerables, por otra parte. Pero es que, club triturador de futbolistas como es el Real Madrid, pocos jugadores han permanecido tanto tiempo con el yugo permanentemente sobre el cuello. Se acostumbró a vivir así el Pipita, el delantero de los goles reivindicativos. Pocos no lo han sido desde que llegara. Cada uno de ellos era una dosis de oxígeno a validar en el próximo encuentro. Hasta ahora. El Santiago Bernabéu no parece por la labor ya de darle más vidas, ni aun marcando cien goles de aquí al verano. El propio Higuaín no está tampoco receptivo a aceptarlas. Sí lo hizo el verano pasado, pero parece ya exhausto de remar a contracorriente permanentemente. En Concha Espina sólo dejó de ser el patito feo durante escasas fases en su carrera, pero está seguro de que allá donde vaya demostrará ser ese cisne que él sabe que lleva dentro.

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche