Histórico
18 mayo 2013El Enganche

Copa del Rey: El Atlético destroza la despedida de Mourinho (1-2)

Había desequilibrios por un lado y estabilidad por el otro. Había inquietud social en un bando y confianza por el otro. Había máxima ruptura de vestuario en el favorito y enorme unión en el aspirante. Y curiosamente, todo esto valorando únicamente desde la previa, desde al modelo deportivo anterior a una final y desde la gestión global para una cita determinante en el futuro cercano de todos los allí presentes. Quizás eso, los intereses particulares, habían llevado al Real Madrid a generar una necesidad en su plantilla por encima de sus disputas internas con su propio entrenador. Pues mientras Mourinho tenía claro aislarse en su última cita de interés con el equipo, el Atlético de Madrid de Simeone y sus chicos, tenían la clara intención opuesta, la de aprovechar su coraje, atrevimiento y ambición, desde el buen planteamiento desarrollado durante los últimos días.

Seguramente el casi ‘localismo’ de los blancos, atormentó en exceso el respeto de los rojiblancos hacia su rival, algo que aprovechó el Real Madrid para adelantarse a través de un saque de esquina. Imperioso, potente y letal, Cristiano Ronaldo reditó sus mejores saltos para cabecear ajustado al poste (ganando a Godín con autoridad). La reacción atlética fue inmediata, ‘simeonista’ en su naturaleza salvaje, convicente y con determinación. Adelantó líneas, avisó con mayor posesión, limitó las salidas cortando líneas de pase al rival y encontró en una acción brillante de Falcao (sacando de zona y destruyendo la cintura de albiol), para habilitar en profundidad a Diego Costa. El brasileño cruzó su disparo para igualar una final brillante en tensión antes del descanso.

Sensaciones que iban a multiplicarse con los minutos. Mientras el Atlético mejoraba en presencia, ganaba la medular y amenazaba con mucha movilidad de sus delanteros, el Real Madrid era más permisivo pero sí generaba ocasiones de gol. Un par de disparos claros a los postes destruyeron las cábalas de pegada que suele explotar el cuadro blanco, que incluso se encontró un rechazo en la línea de Juanfran a remate de Ozil. Sin embargo, la falta de cambios y el agotamiento generalizado de los jugadores, rompieron el orden, estiraron el campo y acabaron por encerrar en el área a los de Mourinho (expulsado, por cierto), que sufrieron la confianza de un rival crecido amontonando jugadores en acciones tácticas muy voluntariosas.

La prórroga no dejó más lecturas. Mientras unos se perdían en un exceso de frenesí habitualmente negativo cuando ha necesitado mostrar su mejor cara, otros sabían explotar su fuerza, sobre todo tras creerselo por completo cuando Miranda cabeceó en el primer poste un gran centro lateral. Un premio rojblanco que estaba por llegar porque Ozil, Higuaín y las intervenciones de Courtois, acabaron por justificar el triunfo del Atlético de Madrid tras 16 años de intensísima necesidad de venganza. ¡Enhorabuena¡

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche