Histórico
15 mayo 2013Francisco Ortí

Benfica: La clonación de Lima

Uno tiene libertad para elegir sus propios sueños, pero son los sueños los que deciden cuando y, sobre todo, como cumplirse. Dave Whelan ha tenido que esperar 53 años para que el suyo se hiciera realidad y, paradójicamente, se ha producido en el peor momento posible. Durante su etapa como futbolista, el ahora presidente del Wigan disputó con el Blackburn Rovers la final de la FA Cup en 1960. Soñó con ganarla, pero ni siquiera pudo terminar el partido. En la primera parte se rompió la pierna y se vio obligado a dejar a su equipo con uno menos, puesto que en aquella época todavía no existían los cambios. Ese recuerdo persiguió a Whelan hasta que el pasado domingo, convertido en presidente del Wigan, se proclamó campeón de la FA Cup, aunque tendrá que pagar un alto precio por ver su sueño cumplido. Y es que dos días después de obtener el título se consumó el descenso del Wigan a Championship, segunda división inglesa.

Rodrigo José Lima dos Santos, Lima, tendrá que aguantar menos para tener una segunda oportunidad de cumplir su sueño. Este miércoles a las 20.45 horas volverá a disputar una final de la Europa League, después de que perdiera una en 2011 cuando pertenecía al sorprendente Braga de Domingos Paciencia. La espera no ha sido demasiado larga, aunque Lima ya ha demostrado a lo largo de su carrera que jamás ha sido problema para él aguardar pacientemente para cumplir un objetivo. La perseverancia fue clave en los primeros pasos como futbolista de este delantero brasileño. Dónde otros se hubieran rendido, Lima supo esperar un momento que le llegaría después de seis años de errático peregrinaje por las categorías inferiores del fútbol brasileño.

Durante sus seis primeros años como futbolista profesional cambió de equipo hasta en diez ocasiones. Entre 2003 y 2009 vistió las camisetas de Mixto, Vizela, Paysandu, Iraty, J. Malucelli, Astral, Paraná, CA Juventus, Santos y Avaí. En ninguno de estos clubes llegó a triunfar. Más bien todo lo contrario. Su bagaje fue muy pobre. Contó con poca confianza de sus entrenadores, escasa participación en los partidos y sus cifras goleadoras fueron muy pobres. Donde más partidos disputó fue en el Santos (21) y no logró marcar ningún tanto. Pese a su bajo rendimiento, gracias a la locuacidad de los agentes de fútbol brasileños le surgió la oportunidad de dar el salto a Europa. En 2009, el Metalist Kharkiv ucraniano, que iniciaba un crecimiento financiado por el tan inquietante como poderoso Oleksandr Yaroslavsky, estuvo muy cerca de ficharle, pero la operación se truncó a última hora.

Lima acabó entonces en Os Belenenses. Fue una bendición para él. Su adaptación a Portugal fue mucha más sencilla de la que hubiera sufrido en Ucrania y pronto empezó a mostrar sus virtudes como goleador. En su primera temporada en el fútbol luso perdió la categoría, pero ofreció un buen rendimiento y sus siete goles en 27 encuentros le llevaron al Braga. Otro cambio de equipo más, aunque esta vez era por algo positivo. En Braga explotaría definitivamente. En los 60 partidos que ha disputado con Os Arcebispos celebró 26 tantos. Sin embargo, su mejor momento fue también su asignatura pendiente. En su primera temporada con el Braga llegó a la final de la Europa League, aunque sin tener un papel decisivo durante el torneo. Tan sólo logró marcar un gol en los ocho partidos en los que participó. Radamel Falcao, por su parte, sumaba 16 en 14 duelos.

El contraste de delanteros era evidente entre Porto y Braga, los dos equipos que se vieron las caras en la final de Dublín. “Intento marcar gol de cualquier manera, pero no lo consiguió. Pese a todo mantengo la calma porque sé que lo estoy ando todo por el equipo“, declaró Lima poco antes de saltar al césped del Aviva Stadium. “Sabemos que el Porto no es imbatible y espero que ganemos la final“, agregó. No fue así. El delantero del Porto (Falcao) pudo más que el del Benfica (Lima) y un gol suyo le dio la victoria al equipo entrenado por aquel entonces por Andrés Villas-Boas. Desde ese momento, Lima tiene una espina clavada en su orgullo y ha trabajado para disfrutar de una segunda oportunidad con la que resarcirse. Ese oportunidad le llegará este miércoles en el Ámsterdam Arena y el Chelsea será el único obstáculo.

Paradójicamente, Lima, ahora en el Benfica, ha firmado durante la competición los mismos números que tuvo con el Braga dos años atrás. Como le sucedió entonces, ha llegado a la Europa League después de quedar tercero en la Fase de Grupos de la Copa de Europa. Como le sucedió entonces, ha participado en ocho partidos y tan sólo ha marcado un gol. La revalidad de sus sueños le llega en idénticas condiciones y de nuevo sin llevar el cartel de favorito en la final. Lima intentará desquitarse en Ámsterdam de lo sucedido en Dublín, al tiempo que rompe la longeva maldición que Bela Guttman. Lima ha tenido que esperar menos que Whelan para poder cumplir su sueño, pero esa oportunidad puede llegarle también en el momento más inoportuno. Todo dependerá del precio que el fútbol le haga pagar por ella. La liga y copa peligran para el Benfica…

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche