Histórico
10 abril 2013Jose David López

PSG: Lucas Moura y su adecuación física

Lucas Moura 2013 - PSG

La clave que marca la diferencia entre escalones de la pirámide futbolística, esa que califica la capacidad de quienes lo practican, hace tiempo que depende de una serie de premisas que acaban reducidas en una. Cierto es que la mezcla de todas ellas acaba desembocando en la valoración ideal, pues la unión de calidad individual, fuerza, velocidad, firmeza y dinamismo, acaban otorgando a cada jugador la posibilidad de aportar en beneficio individual y, por ende, colectivo. Todas podrían, no obstante, acabar centradas en una única función, una cualidad que define actitud, intensidad y carácter, pero sobre todo, la capacidad de adaptación a diferentes estilos de juego, países donde practicarlo y campeonatos que afrontar. El ritmo se convirtió hace muchos años en la piedra filosofal de quienes pretenden escalar la pirámide desde la primera piedra hasta la cima, donde solo los ‘elegidos’ han logrado salir airosos dominando los tiempos, esfuerzos y decisiones. La clave, es el ritmo.

La falta de aceleraciones, la ausencia de contacto habitual con la pelota o la nula determinación para modificar el guion de un encuentro, es un factor imprescindible para explicar hoy las diferencias existentes (y crecientes en muchísimos aspectos únicamente futbolísticos), entre Sudamérica y Europa. Sin esos condicionantes sobre el formato de juego, los espacios son mayores, la libertad táctica se multiplica y provocan la proliferación de los jugadores individualmente más destacados. Muchos de ellos crean escenografías sobre el césped con ‘shows’ particulares para el público más romántico, ese que por aquellas tierras se vincula más con el espectáculo que con cualquier otro tipo de registro ‘pizarrero’. La credibilidad aumenta con cada quiebro, regate o maniobra talentosa, lo que les hace únicos e infalibles en un contexto que dominan. Llegan a Europa con esa aureola de estrellas juveniles con la idea de títulos como principal elemento de su menú, aunque pronto el apetito empieza a sentir nostalgia de sus propios productos. El salto jamás fue sencillo, las diferencias son notables y el costo de las operaciones no entiende de adaptaciones. Ese, es el ‘otro’ precio a pagar.

Lucas Moura - PSG 2013La imagen perfecta de ese momento de titubeo profesional donde un jugador consagrado con premios, palmarés y experiencia en un contexto concreto, sufre para iniciar su nuevo camino en otro club de mayor potencial, es ahora mismo Lucas Moura. El otrora líder ofensivo del Sao Paulo (con quien ganó la Copa Sudamericana hace apenas unos meses), llegó a la élite absoluta el día en el que la selección brasileña lo vistió de corto para endulzar su registro futbolístico, dotándole de la brillantez de una canarinha joven, renovada y talentosa donde sus arrancadas veloces, dinámicas y llenas de desequilibrios, obtendrían el impulso necesario para dirigirse con celeridad a los clubes más poderosos. No había motivo para la duda pues su crecimiento (pese a ciertos momentos de irregularidad evidente), apuntaba a lo más alto. Se cumplió poco después, despidiéndose con título en Morumbí y convirtiéndose en el fichaje más caro del ultra-millonario proyecto del PSG.

Presentado durante la gira navideña en Dubai, ampliando la ‘marca’ parisina en Sudamérica y apresurándose para debutar en el primer partido del año, Lucas Moura tenía el plan perfecto, pero pocos contaron con un proceso de adaptación que incluía una ‘merma’ inesperada. El primer balón que recibió el brasileño el día en el que Carlo Ancelotti lo premió con la titularidad fue, para mostrar sin dudarlo, su capacidad para encarar rivales. Pero más allá de la imposibilidad de conseguir eficientes aportes a su equipo, acabó literalmente exprimido. Su físico aguantó apenas 60 minutos. No podían entender por qué sus movimientos perdían lucidez, porqué sus recortes no se imponían al defensor rival y, sobre todo, porqué las piernas se habían quedado congeladas. Las imágenes de la estrella parisina dolorido en el suelo, sufriendo intensos calambres en sus piernas, mostraron un agarrotamiento muscular sin recuerdos cercanos en un jugador de élite. Y solo era su presentación.

El club atribuye estos problemas a una gran pérdida de líquido corporal (debido al esfuerzo continuado por encima de lo habitual), así como a la pérdida de electrolitos (sobre todo el sodio), que aportan señales eléctricas de los nervios que producen los movimientos musculares. Su déficit determina la presencia de músculos ¨irritables¨, con lo que un aporte físico más intenso puede desencadenar una contractura muscular incontrolable. Claros síntomas de pérdida alta de líquido corporal debido a la sudoración profusa, algo que ha frenado en seco la expectación que había logrado el fichaje de Lucas Moura a su llegada a París. Ha ido encontrando su espacio pero la realidad de sus problemas físicos ya es imposible de ocultar. De ocho partidos disputados, ha sido sustituido en siete de ellos, mediando unos 65 minutos por partido. Un problema a superar. Una estrella para Brasil, para Sudamérica y para el mundo, siempre que la adaptación no acabe con su paciencia (y físico).

También te interesa: Lucas Moura, el coste del oro brasileño

Todos los artículos de la Champions League

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche