Histórico
4 abril 2013Francisco Ortí

Los días sin fútbol de Wagner ‘Dinheiro’

Si necesitas un visado para entrar en Catar, cualquier tipo documento para emigrar de Sudamérica hasta Europa o un contrato multimillonario pese a ser un futbolista de condiciones limitadas, Wagner Ribeiro es tu hombre. Si , por el contrario, buscas un amigo con el que ir a ver partidos de fútbol más te vale preguntar a otro. Wagner Ribeiro jamás pisa un estadio de fútbol pese a que es uno de los agentes de futbolistas más poderosos del planeta junto a Jorge Mendes. Se lo ha prohibido a sí mismo. Cuando se le pregunta el motivo culpa al tráfico de Sao Paulo. Miente. La realidad es otra. La realidad es que para Wagner Ribeiro acudir a un estadio de fútbol supone poner su vida en peligro.

Cabrón, hijo de puta o traficante son algunos de los adjetivos ‘descalificativos’ que se han convertido en la banda sonora que escucha el poderoso agente brasileño cada vez que se atreve a visitar un estadio para ver un partido en directo. “De vez en cuando voy a Morumbi (estadio del Sao Paulo) porque tengo un palco privado allí, pero he dejado de ir a otros campos porque los seguidores siempre me abuchean“, explica Ribeiro. En algunas ocasiones esos abucheos alcanzan tintes violentos, como cuando acudió a ver las semifinales de la Copa Libertadores entre el Corinthians y el Santos. En aquella ocasión, Wagner Ribeiro sintió que estaba en peligro.

Después del partido bajé al vestuario junto al padre de Neymar y al presidente Luis Alvaro de Oliveira Ribeiro. Los aficionados del Santos estaban enfadados por la eliminación. ¿Con quién se desahogaron? Conmigo, por supuesto. Me dijeron de todo. El padre de Neymar tuvo que intervenir pidiendo calma a la gente, pero sentí que estaba en peligro. Gracias a Dios los guardias de seguridad llegaron a tiempo para rescatarme“, relató el agente brasileño en una entrevista para la revista FourFourTwo. Episodios como este evidencian que Wagner Ribeiro no es un personaje muy querido en Brasil por los aficionados al fútbol. Es, en efecto, el agente más odiado del mundo.

Apodado ‘Wagner Dinheiro‘, los torcedores ven en él una amenaza para sus clubes, un hombre que sólo piensa en el dinero y que para conseguirlo ‘roba’ a los jugadores de talento de los equipos brasileños para llevárselos a Europa. “Los aficionados no entienden que en muchas ocasiones son los clubes los que necesitan vender y acuden a mí para que les ayude a pagar las facturas“, señala el agente brasileño, quien además de evitar pisar un estadio de fútbol también debe soportar el acoso a través de las redes sociales. En Facebook, las páginas contra Wagner Ribeiro acumulan miles de fans, mientras que cada día recibe amenazas por email: “un día alguien me escribió que conocía a mi hija y que iba a hacerle algo malo. Luego no pasó nada, pero fue un momento aterrador”.

Wagner Ribeiro asegura que no le afecta el odio que recibe de los aficionados al fútbol porque lo único que le importa son los jugadores, quien, a la postre, son quienes contratan sus servicios. El agente se consuela gracias al afecto que recibe de ellos. Sin embargo, se trata de un consuelo efímero porque muchos de sus clientes se olvidan de él en cuanto han obtenido lo que buscaban. Kaká, por ejemplo, le despidió inmediatamente después de que cerrara su multimillonario traspaso por 8,5 millones de dólares al Milan en 2003. Una vez en Europa, los servicios de Wagner Ribeiro eran prescindibles. Con Robinho vivió un episodio similar. El agente brasileño luchó mucho para conseguir que el Santos le abriera las puertas de salida y aceptara la oferta que el Real Madrid había presentado por él. Su madre había sido secuestrada y estaba desesperado por salir de Brasil para jugar en Europa. Wagner Ribeiro lo logró y como consecuencia de ello, su relación con Robinho era muy estrecha. Sin embargo, el jugador brasileño rompió el contrato que existía entre ambos cuando éste fue traspasado al Manchester City en 2009.

Al igual que el imperio de Jorge Mendes arrancó con el traspaso del portero Nuno al Deportivo de la Coruña, el germen del poder de Wagner Ribeiro es Françoaldo Sena de Souza, más conocido como França. El agente descubrió a França en el XV Jaú, un humilde club de las divisiones inferiores del fútbol brasileño, y decidió comprar su pase. Un año después logró venderlo al Sao Paulo por diez veces más de lo que había pagado por él. Posteriormente, el delantero, que todavía sigue en activo en la liga japonesa, sería traspasado al Bayer LeverkusenSin embargo, el traspaso que le consolidó en el olimpo de los agentes más poderosos del planeta fue el ya mencionado de Kaká al Milan. A partir de ese momento, Wagner Ribeiro se convirtió en el agente más buscado de Brasil y en el camino más directo de las favelas hasta Europa. Y su fama continúa creciendo. Sus movimientos millonarios, también. Traspasos como el de Lucas Moura al Paris Saint-Germain por 42 millones de euros llevan su firma.

Tras la venta de Lucas Moura al PSG, el próximo reto que afronta Wagner Ribeiro es el de Neymar, uno de los movimientos más esperados de la última década. Todos los grandes de Europa suspiran por el fichaje de Neymar y Wagner Ribeiro tiene la llave de su salida del Santos. Bayern de Munich, Barcelona o Real Madrid llaman a su puerta a diario, mientras que el Santos insiste en que no le dejará marchar hasta después del Mundial de Brasil 2014. De hecho, gran parte de la jornada laboral de Wagner Ribeiro está acaparada por Neymar, su gallina de los huevos de oro. Por el momento, la relación entre ambos es muy estrecha y también con el resto de la familia del jugador del Santos. Neymar ha agradecido públicamente los esfuerzos de su agente, pero habrá que ver si tras cerrarse su traspaso a algún equipo de Europa, el jugador se suma a la larga de lista de personalidades del fútbol que odian a Wagner Ribeiro, el agente más odiado del mundo.

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche