Histórico
26 abril 2013Jose David López

Imoh Ezekiel: Goles frenéticos para el Standard

Imo Ezekiel - Standard 2013

Es el gran puente futbolístico entre África y Europa. La vía rápida para intentar una adaptación ligera, sin muchos riesgos, más controlada y con el equilibrio como punto de partida para minimizar errores de precipitación. El primer epicentro donde proyectar las jóvenes promesas que surgen en cualquier esquina del enorme continente africano, hace tiempo que encontró en la Jupiler League belga, el lugar más interesante para su libre-mercado. No hace tanto que el Beveren belga actuó como cuna para la cantera más prolífica de Costa de Marfil (llegó a tener veinte jugadores en su plantilla de esa nacionalidad) y tampoco escarbamos mucho en el tiempo para encontrar las raíces de la hoy afamada colonia belga-marroquí que explotan ambas selecciones con disputas diarias (desde Fellaini hasta Chadli pasando por Carcela).

Una conexión africana evidente, histórica si miramos cómo muchas de las estrellas clásicas del ‘continente negro’ pasaron años de su carrera en suelo belga, y con perspectivas de crecer año tras año, pues la cuota aumenta imparablemente. Llegan como proyectos de agentes, auténticos experimentos con los que buscar rentabilidad inmediata que les encumbre en una etapa gloriosa o les derrumbe en momentos de dificultad. El último en buscar su hueco entre los ‘elegidos’, está aprovechando a la perfección ese trampolín del necesitado fútbol belga, para un espectacular lucimiento personal. Es nigeriano, apenas acaba de atravesar la mayoría de edad (19 años) y ya acumula goles (15 solo en el campeonato liguero) como para ser catalogado como la gran atracción juvenil del curso con un Standard de Lieja al que impulsa con su veloz atrevimiento: Imoh Ezekiel.Se trata de un delantero de muchísimas soluciones tácticas, propiciando alternativas en cualquier sistema debido a su capacidad de adaptación a diferentes cometidos. Cierto es que tiene un don especial para leer jugadas de área, para anticiparse a los movimientos rivales en espacios cortos y, desde luego, para rematar en diferentes registros siempre con mucha energía en sus movimientos (sobre todo habiendo marcado diferencias este curso en su gran juego aéreo y potencia de salto). Pero más allá de eso, tiene desborde, arrancada verdaderamente destacable y mucha velocidad punta, fruto no sólo de su gran fuerza en sprint cortos, sino de una llamativa frecuencia de zancada. Muchísimos pasos cortos pero a una celeridad endiablada que le permite ser extremo, segundo punta con muchísima presencia en segundas jugadas o alternando sus posiciones constantemente en un esquema que le otorgue libertad.

Ezekiel nació en Laos, esa capital nigeriana que nunca frenó su actividad futbolística con los mejores jugadores del país. Empezó a jugar a una edad avanzada, pues los primeros registros que existen de él con cierta valía profesional, avanzan que hasta los 14 años no existían referencias notables. Sin embargo, jugando para el FC 36 Lions (club muy modesto que trabaja sobre todo como satélite de otros superiores y alejado de la élite), se hizo una fama local a base de goles. En un torneo a pocos metros de su casa, uno de los scouts del Standard de Lieja, José Riga, encontró algo especial en sus potentes arrancadas, asentadas además en estadísticas goleadoras abrumadoras. Cuando preguntó a sus allegados, se enteró que ya había pasado por allí Tottemham, Fiorentina y Genoa, por lo que se apresuró, llamó a su director deportivo y pidió permiso para entablar una cesión de inmediato. A los pocos días, ese chico de barrio que, según palabras del propio Riga, “tenía las botas sin cordones cuando lo vi por primera vez”, estaba vistiéndose de corto con galones en el Stade Maurice Dufrasne de Lieja.

La sorpresa a su llegada fue inmediata, porque aunque en su contrato se apuntaba una cláusula que le obligaba a jugar con el filial, llegó a jugar en el primer equipo sin muchos esfuerzos. Tal fue su adaptación, que el joven nigeriano acabó ganándose a final de curso una renovación y contrato profesional para las tres próximas temporadas (tiene acuerdo hasta 2015). Su velocidad, capacidad de ruptura y desequilibrio tanto en jugada individual como en remate, han generado 15 goles y 6 asistencias en lo que llevamos de curso, siendo el mejor joven del campeonato y la principal arma para que Les Roches puedan tener esperanzas de recuperar su posición en la élite del fútbol europeo (segundos actualmente, a cuatro puntos del líder, Anderlecht). Sus metas pasan por lograr participar el próximo año en una Champions League que ha desaparecido de Lieja y que Ezekiel pretende disfrutar de inmediato para coronarse como la mayor aparición africana en Bélgica durante los últimos años. Tiene todo para intentarlo. Tiene todo para seguir soñando.

También te interesa: Bélgica:Coge nuestras manos, Hazard

Todas las Jóvenes Promesas en su sección exclusiva

Síguenos también desde Twitter y Facebook

 

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche