Histórico
25 abril 2013David De la Peña

Europa League: Un título de identidades opuestas

Europa League 2013

Recién terminadas las semifinales de la UEFA Champions League, hay que añadir un nuevo capítulo al casi infinito tomo de “el fútbol es imprevisible”. Los dos grandes gigantes, y probablemente hasta hace unos días, referencias para todo el planeta fútbol, han caído con estrépito en sus partidos de ida. Sin duda, los porcentajes estaban repartidos, pero en ningún caso se esperaba una debacle de esta magnitud para dos de los equipos favoritos a hacerse con el título antes de iniciarse el torneo. Así que, tomando este inmediato precedente, es complicado hacer caso a la idea de que la UEFA Europa League se presenta con dos eliminatorias que, a priori, parecían incluso más desequilibradas. Cuatro equipos con identidades absolutamente opuestas, ante las  que, y a pesar de que es lógico tener una opinión edificada sobre cada una, resulta imposible tras la inmediatez del shock Champions considerar a alguna en ventaja. Una, eso sí, le pegará un mordisco a una copa que ha conseguido que en los últimos años sea mirada con admiración por el viejo continente.

1. El Chelsea y su talento despegado. Abramovich decidió  el pasado verano que no era suficiente con Mata, y que a su causa entre las líneas rivales debían unirse Oscar y Hazard. Los últimos 30 metros del Chelsea pasaban a ser devastadores, pero ni Di Matteo primero, ni Benítez después, han encontrado en la plantilla -el madrileño lamentó la lesión de Romeu- un mediocentro capaz de activar con continuidad tal volumen de talento. Di Matteo se chocó contra un muro en alguna que otra ocasión, suficientes para agotar la paciencia del magnate ruso. Rafa ha encontrado soluciones con dos laterales profundos y la continuidad de Azpilicueta para  mejorar un ataque organizado que no encontraba fluidez. Un poco de aquí, y un mucho de Mata, de momento han sido suficientes para ir saltando vallas y encontrarse en disposición de repetir título europeo por segundo año consecutivo. En esta eliminatoria se enfrentará con un bloque sólido y bien armado, lo que resultará una gran prueba para ver hasta dónde es capaz de llegar un talento que por momentos, parece estar despegado del resto del equipo.

2. Basilea, mimetismo suizo. Marcelo Díaz era el ojo derecho de Jorge Sampaoli. La Universidad de Chile deslumbró durante algunos meses en Sudamérica, y al técnico argentino le compararon tanto con Bielsa, que hasta ha acabado siendo seleccionador chileno. Díaz fue su faro, un ‘5’ brillante. Murat Yakin le ha recolocado como mediapunta, donde ha dado un gran rendimiento. Técnica, clarividencia, y naturalidad. Pero frente al Tottenham se quedó fuera. El Basilea es capaz de proponer un bloque alto alrededor del balón, siendo protagonista, pero también de protegerse de los grandes peligros de la naturaleza -Bale-. Yakin metió a Fabian Frei de mediocentro, utilizó dos interiores muy cerca, y le negó toda opción a los Spurs. La sanción del chileno en la ida resultó una adecuación al medio en la vuelta, y el equipo fue capaz de controlar durante muchos minutos una eliminatoria en la que era claramente inferior. Se adaptó , y si pudo hacerlo, no fue solamente gracias a unas decisiones tácticas eficaces. Stocker y Salah hacen posible ese mimetismo. Si las fases de ataque organizadas son largas, tienen técnica para producir en estático, pero si el equipo necesita correr, son dos extremos peligrosísimos al espacio. Adaptarse para sobrevivir, la gran baza de los suizos.

3. Fenerbahçe, doblar hasta partir. Los turcos, con Emre inhabilitado después de haber disputado la competición con el Atlético de Madrid, y tras haber perdido al mito Alex, son el equipo de los cuatro semifinalistas con menos talento en los metros finales. Claro, que eso no les impide llegar al gol. Una línea defensiva competente, y un doble pivote con Topal y Meireles que garantiza recorrido y robo. A partir de aquí, en la versión sin Emre, se edifica el estilo del equipo. Baroni tampoco es el mediapunta más talentoso, ni siquiera de la liga turca -de hecho, cuando Alex aún lucía en Estambul, él jugaba de mediocentro-, culminando este puesto con un cúmulo de circunstancias que provoca que el Fenerbahçe te derribe por insistencia. La clave está en los tres hombres que cargan el área: Kuyt, Sow y Webo. A pesar de que los dos primeros son delanteros, Kocaman los utiliza en bandas, por lo que su principal función es llegar a zona de remate. El Fenerbahçe prácticamente no tiene técnica para desbordar en los metros finales, pero los centros laterales, los rebotes, las pelotas divididas, siempre tienen un jugador cerca con sentido para terminar mandándola a la red. Si quieren romper algo, no serán cuidadosos, doblarán y doblarán hasta que cruja.

4. El Benfica y las calles de Lisboa. Si por algo se ha caracterizado Jorge Jesus ha sido por ser valiente en sus alineaciones. No le da miedo colocar a muchos jugadores de perfil ofensivo en un mismo once, -de hecho, a partir de decisiones así construyó el futbolista que es hoy en día Javi García-, y esto va a seguir sucediendo, aún teniendo en cuenta la posibilidad de que veamos la versión un poco menos ofensiva, con Andre Gomes en el lugar de Enzo Pérez. Si a esta actitud de su entrenador, unimos el patrón genérico del futbolista que maneja, nos encontramos con, quizá, el equipo más vistoso de cuantos quedan a estas alturas. El Benfica es capaz de lanzar contragolpes devastadores gracias a la verticalidad de sus atacantes, pero la gran virtud del equipo reside en saber hacer frente a buenas defensas organizadas. Los Ola John, Gaitán,o Enzo Pérez no son jugadores con un gran sentido para asociarse, pero aún así son capaces de crear ventajas de forma ininterrumpida sin tener demasiado espacio. Y esto es gracias a una de las premisas básicas de este juego: saber regatear. El Benfica en los metros finales es un equipo que juega como en la calle, como lo harán los niños que quieren ser Cristiano en las de Lisboa. El Benfica genera ocasiones porque sus atacantes conducen, atraen, dividen, y separan rivales. Lo más primario, y por momentos, lo más bonito.

También te interesa: Europa League: Debe tener algo especial…

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche