Histórico
19 abril 2013Jose David López

Champions: Lewandovski-Higuaín, goles reformistas

Higuain - Lewandowski 2013

Esa figura potente, física y poderosamente necesaria en los esquemas futbolísticos más clásicos, situaba al delantero centro como referencia ofensiva inamovible. Sobre él circulaban las ocasiones. Sobre él recaían los porcentajes de gol. Y sobre él se encontraban soluciones-críticas para explicar cualquier dinámica del global. No existía jamás un equipo legendario, una generación dorada o un club campeonísimo, sin la imagen poderosa de un artillero que dominada todas las facetas del área para refrendar su caché con altas cifras goleadoras cada temporada. Todos aquellos que hoy recordamos como clubes referenciales para explicar el largo recorrido del deporte rey, los que modificaron reglas, los que cautivaron en epicentros clave y los que acumularon elogios con títulos en sus vitrinas, soportaban la presión ofensiva en los hombros de un gigante goleador cuya relación con la red conducía los sueños del resto.

Goleadores acreditados, referentes de área y dominadores de todas las lecturas ofensivas letales para impulsar sus premisas gracias al gol, una parte clave para todo buen delantero, aunque una mínima exigencia para el fútbol actual. Hoy, los planteamiento huyen de esa figura concreta estacionada eternamente en el área y aboga por delanteros que reúnan muchas más cualidades en pro del funcionamiento colectivo, aunque sin olvidar que su posición y rol, siempre obligan a mantener cifras altas para no ser absorbidos por las críticas. En esa tesitura, la de ser killer aglutinando beneficios colectivos, se sitúan dos de los mejores delanteros del momento. Misma edad (24 años), similar altura (1.84), idéntico físico y perfil clónico de cualidades, aquellas que tuvieron (y tienen) que demostrar cada semana para mantener un rango absolutamente merecido aunque excesivamente puesto en duda: Gonzalo Higuaín y Robert Lewandovski.

Zancada, elegancia, potencia y diversidad de cualidades ofensivas que afianzan su titularidad en esquemas que busquen balones largos, que necesiten recepción ofensiva o incluso ritmo para afrontar rápidos contragolpes por sorpresa. Reúnen condiciones como la inteligencia en el desmarque, la capacidad asociativa, gran visión de juego ante la constante aparición de llegadores en sus proximidades y una afianzada libertad para ofrecerse cayendo a banda o buscando la espalda a sus defensores. Y todo ello, con estilismo, elegancia y plenas facultades de remate, dominando todo tipo de registros como sus estadísticas vienen demostrando en los últimos años. El polaco suma 110 goles en los últimos cinco años, mientras el argentino suma 108 en el mismo tiempo, pero ambos incluso guardan relación en sus aportaciones asistentes, pues acumulan 12 y 14 pases de gol respectivamente en esas temporadas. Estadísticas que, por si mismas, reivindican prtagonismo y actúan como uno de los perfiles mediáticos de la eliminatoria. Una justificación más para comprender la alocada venta de entradas para el Real Madrid-Borussia Dortmund que nos ha deparado la Champions League

Más allá de sus números ofensivos, los dos han tenido que romper constantes barreras, superar a delanteros más cualificados y sobreponerse a las críticas cuando los resultados titubean, sufriendo quizás excesivos ataques, incomprensibles mirando sus estadísticas. Lucas Barrios privaba a Lewandovski de desarrollar su potencial cuando lo fichó el Dortmund desde el Lech Poznan como gran promesa del fútbol polaco por 4.5 millones de euros, hasta que aprovechó algunas lesiones puntuales del paraguayo para acabar convenciendo a Klopp y al Westfalen de que el vanguardismo ofensivo de sus cualidades, se ajustaba mejor al canon que impulsan los del Rhur. La competitividad fue mayor incluso para Higuaín, que ha tenido que luchar contra mitos como Raúl, Van Nistelrooy o Benzema, logrando siempre ser merecedor de más minutos que todos ellos, gracias a sus goles claves (especialista en materializar aquellos que valieron títulos) y regularidad interminable.

Dos luchadores silenciosos, hermanados con el sacrificio diario y en constante reciclaje para no quedar aislados de un fútbol que les necesita y que no les valorará lo suficiente hasta que abandonen el césped. Cuando llegue el día, se les recordará como delanteros versátiles, dinámicos, comodines del área y goleadores vanguardistas del nuevo fútbol, el que no se conforma con cifras, sino con sensaciones diarias. Dos referentes de la reinvención y evolución inminente del ‘nueve’, una figura pretérita condenada al olvido en los esquemas pero siempre presente como elemento disuasorio.

También te interesa: Borussia Dortmund: El arte del ‘Muro Amarillo’

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche