Histórico
30 abril 2013Jose David López

Champions: El Real Madrid olvida la remontada (2-0)

Hay leyendas que perviven en la memoria gracias a los recuerdos. Todos, situaron hechos que, multiplicados con la notable inflación de los años, consiguieron generar ilusiones. Las remontadas europeas son parte de esos acontecimientos que un día lograron dar el salto para la historia y que, desde entonces, aparecen entre nosotros como clavos a los que agarrarse ante grandes obstáculos. El Real Madrid conoció durante décadas esas sensaciones, impulsadas en los 80, reactivadas en los 90 e incluso por momentos puntuales, con tintes heróicos en los últimos años. Pero la realidad, cruel como ella sola, sí recordaba que Europa hace tiempo que se resiste a las profecías y heroicidades del Santiago Bernabéu.

Tras el poderoso show que en la Ida montó el Borussia Dortmund, la necesidad repescó ese recuerdo un poco borroso de épocas donde llegar tarde a una eliminatoria, aún podría ser solucionado de urgencia en suelo merengue. Años que el fútbol permitía otras licencias. Años donde el fútbol marcaba en rojo cada visita al templo blanco. Años que quedaron ya demasiado lejos. De nuevo, como el pasado año, el madridismo iba a chocar contra los despropósitos de una noche de urgencias. Titánico esfuerzo, sí, pero innecesario. La final no se dejó de lograr hoy, sino que se había escapado en el Westfalen.

Solo los primeros quince minutos, dnde la imprevisibilidad de un enérgico ataque permitió diversas acciones claras de gol, pudo alterar un guión previamente pronosticado. La efusividad llevó a Higuaín a chocar con Weidenfeller en un remate cercano, a Cristiano a ser blocado por el meta germano a poco más de un metro y a Ozil a precipitarse igualmente cuando tenía panorama claro de premio. Como ese sorteo de ocasiones jamás otorgó sonrisas al Real Madrid, todos se precipitaron. El Dortmund supo contemporizar cada acción, mantener la posesión durante largas fases y reajustar defensivamente un planteamiento excesivamente poderoso para un rival alarmado. Un remate al larguero de Lewandovski fue el aviso definitivo, mostrando que la escenografía requería algo más que un milagro en una noche atípica. Tan extraña, que incluso con todo perdido, el destino caprichoso quiso dar un aire final para ironizar con la idea de la remontada. Un último suspiro de Benzema y un remate de Sergio Ramos, generaron cinco minutos finales de tensión máxima.

Una de esas que buscó refugiarse en recuerdos que seguirán subsistiendo únicamente en la memoria, pues esa, es la que jamás dará la espalda al Real Madrid. Lo cotidiano, lo diario, lo actual, habla de un final de curso sin Champions, con la Liga entregada hace meses al rival y sin más opción de títulos que la Copa del Rey. El adiós de Mourinho, cuestión de días, será sin la ‘orejona’ en su haber y ese sueño llamado ‘La Décima’, seguirá siendo una esperanza que se resiste a vestir de blanco…

Todo sobre la Champions League

Síguenos también desde TwitterFacebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche