Histórico
23 abril 2013Jose David López

Champions: El Bayern destruye al Barcelona (4-0)

El Allianz Arena fue edificado en Múnich con la clara intención de ser determinante en noches clave de Champions League. La de hoy sería una de las más grandes que le ha tocado vivir (y van unas cuantas), por lo que la unión especial de la música continental y las ya de por sí espectaculares sensaciones que transmiten los duelos en suelo alemán, solo aglutinaban buenas previsiones. La de un Bayern que arrasa como nunca hizo (es el campeón más tempranero de la historia de la Bundesliga) y que compite como el gigante que siempre fue. La de un Barcelona que quería testearse definitivamente en un marco superior a cualquier otro justo en un momento turbio dentro de su exitismo de los últimos años.

La hipertensión multiplicó la salida arrolladora de los bávaros, que en su primer acercamiento ya pudieron allanar su camino en una jugada de Robben ante Valdés. Era premonitorio, pues en balones largos hacia Mario Gómez (matando a Bartra a retroceder y sufrir constantemente) o en asociaciones rápidas hacia Ribery o el holandés en los extremos, el Barcelona empezó a dejarse vencer. Y lo hacía porque ambos mostraban capacidad sobrada para sacar la pelota desde atrás pese a la gran presión que intentaban someter. Pero mientras los muniqueses tenían claras sus ideas tras esa primera línea enemiga, los culé apenas lograban entenderse en una medular que empezó a perder balones gracias al enorme despliegue de un imperial Javi Martínez.

Esa dinámica se extendió a los saques de esquina, donde el potencial aéreo y el físico germano, destrozaba las ayudas visitantes. En una de ellas, Muller acabó por remachar en el segundo poste tras varios rechazos, premiando la intensidad y puesta en escena de un Bayern absolutamente concentrado en cada acción. Sin Messi, que apenas participó en circunstancias aisladas y siempre muy lejos de su zona de mayor peligro, el Barcelona entendía al descanso que su propuesta debía cambiar considerablemente para sacar algo razonablemente positivo de Baviera. Aunque no le dio tiempo a reaccionar o a sacar conclusiones de esas acciones, pues en el primer saque de esquina de la reanudación, un clon volvió a repetirse. Rechazo, desvío en primera instancia y tras una dubitativa salida de Valdés, aparece Mario Gómez para empujar desde un metro y alertar definitivamente a los de Tito Vilanova.

Los minutos posteriores fueron el único respiro para el Barcelona, que aprovechó un parón en esa intensidad bávara para, al menos, encontrar posesiones más largas. Algún balón en el área, pequeñas apariciones en zona de peligro pero, en una rápida contra local llevada por Ribery, culminaba la noche ‘aciaga’ Robben. En un regate individual donde Muller bloqueó cuan ‘pivot’ a un Jordi Alba que mostraba la cara de la amargura. Peor sería instantes después, cuando ese esfuerzo físico local, acabó de atropellar a su rival en otra acción vertical-asociativa que definía Muller a placer. Una goleada para el recuerdo que evidencia un cambio de dinámicas hacia el dominio de Europa. Y es que el Allianz, que empezó a ganar esta Champions cuando perdió de manera incomprensible ante el Chelsea hace un año, ya sabía que llegarían estas noches…

Todos los Videos en Engancha TV

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche