Histórico
5 abril 2013Jose David López

Brighton-Escocia: Bridcutt, la esperanza medular del futuro

Bridcutt - Brighton 2013

El fútbol escocés lleva décadas perdido en la falta de progresión, sin crecimiento y debilitado por una equivocada lectura de conceptos arcaicos. No les falta identidad sino todo lo contrario. Es tal su necesidad de regirse por unas doctrinas físicas, directas y de rudeza en cada balón dividido, que ese carácter fiel ha sido su gran impedimento, pues no han superado esa fase, anclándose en el tiempo. Una merma alargadísima que ha evitado que puedan sentirse capaces de competir en la élite, quedando excesivamente alejados de fases finales tanto a nivel mundial como continental, algo que vuelve incluso a recalcarse con dureza en el camino actual a Brasil 2014 donde ya perdieron sus esperanzas.

El prototipo de jugador escocés es el mismo de siempre, jamás se alteró, nunca intentó readaptarse a las necesidades del fútbol actual y lo peor, es que si lo intentara, probablemente sería una cruel decepción. No resulta fácil hacer comprender otros estilos y planteamientos futbolísticos a jugadores cuyos máximos retos profesionales son los de conseguir jugar en Celtic o Rangers sin salir de su país o, en el mejor de los casos, encontrar futuro en clubes de la Premier inglesa. Todo ello, salvo casos muy aislados, aglutina un mismo problema común y perenne, pues nunca entran nuevas ideas, teorías o directrices que propongan una nueva lectura del deporte rey. Por ello, cuando surge alguna alternativa que haga ver un mínimo de esperanza, la expectativa se multiplica y en época de debilidad absoluta, quizás existe un futuro algo más interesante con la aparición de Liam Bridcutt.

Se trata de un mediocentro de 23 años, con un físico atlético por energías, intensidad y desde luego, por sacrificio defensivo, pero no por corpulencia porque es bajito (mide apenas 1.71). Es ante todo equilibrado, ordenado, muy intenso, dinámico aunque jugador casi en su totalidad de corte defensivo, de coberturas, de destrucción pero con muchos pases cortos y con aportaciones creativas para dar salidas de balón rápidas y siempre limpias. Es bastante rápido es sus acciones y en sus maniobras técnicas, lo que acaba por reflejar que pese a su rol de jugador que no pierde posición y que rara vez se descuelga para ofrecer mejoras en ataque, sí tiene un buen nivel con la pelota en los pies producto de sus años en la cantera del Chelsea. Es actualmente un hombre absolutamente fijo y clave para Gustavo Poyet en el Brighton, en The Championship (segunda división inglesa), puesto que ha jugado más minutos que cualquier otro compañero y es inamovible en cada alineación como estrella sobre la que se cimienta la columna vertebral de un equipo que, ya de paso, quizás practique el fútbol más vistoso de la categoría. Y con estas cualidades ya especificadas y analizadas, he sentido ciertas aptitudes que me hacen ver en él un jugador comparable a Marcos Senna.

Nació en Reading pero tenía solo siete años cuando entró a formar parte de la cantera del Chelsea, mejorando de categoría hasta 2007, cuando su mejoría había sido tal que el club londinense decidió ofrecerle un contrato profesional. Siendo uno de los proyectos más firmes de sus categorías inferiores y jugando en el Reserves, accedió a una primera cesión de unos meses al Yeovil Town, después al Watford y Stockport, regresando en 2009 al Chelsea. Sin embargo, esas esperanzas de club Blue no debieron verse traducidas a su regreso y con tantos cambios en la cima de la entidad, acabó por no encontrar su lugar y ambas partes decidieron rescindir su contrato. Quedaba libre con apenas 21 años y podía buscar un destino que le permitiera explotar definitivamente sus condiciones y aunque estuvo unos meses a prueba en el Crystal Palace, no fue hasta agosto de 2010 cuando fue contratado por el Brighton para unos meses. Su aportación al equipo fue mayúscula e inmediata, por lo que Gustavo Poyet pidió que lo contrataran definitivamente y desde entonces, ha sido clave tanto para el ascenso de esa campaña como para la actual.

Y hemos elegido esta semana para ‘espiar a Bridcutt porque ha dado un salto más. A su gran año en busca de un ascenso a la Premier que aún es posible, suma ahora la internacionalidad con la selección de Escocia. Gordon Stracham decidió llamarlo en su primera convocatoria como nuevo seleccionador de la Tartan Army y aseguraba que “está preparado para tomar las riendas del equipo porque ha mejorado, tiene calidad y es capaz de aportar cualidades muy diferentes a las que proponen otros jugadores nuestros de esa demarcación”. Un jugador dinámico, equilibrado, de buena técnica y que por fin ve recompensado su talento en un esquema que lucha por salir tímidamente de un canon peligrosamente establecido en su adn. Será difícil que Bridcutt pueda cambiarlo pero ya es un primer paso hacia un intento de renovación de conceptos. Mientras eso sucede, hay que seguirlo de cerca en ese Brighton que y se asoma a la Premier

Todas las Jóvenes Promesas en su sección exclusiva

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche