Histórico
22 abril 2013El Enganche

Borussia Dortmund: Radiografía de su reinado 1997

Borussia Dortmund 1997

Por Alberto López Frau (@albertcampeontv)

El fútbol y la vida tienen muchas cosas en común, una de ellas son los guiños del destino. Cuando Lars Ricken superó con una perfecta vaselina a Peruzzi en minuto setenta de la final de la Liga de Campeones de 1997, colocando el tres a uno en el marcador, todo el mundo del fútbol fue consciente que la máquina amarilla y negra de Ottmar Hitzfeld iba a ser el nuevo rey de Europa. El Borussia Dortmund se iba a proclamar el mejor equipo del continente en el estadio del mejor equipo alemán del siglo XX, el mítico Olímpico de Múnich. Pese a que el rival histórico del BVB fue, es y será el Schalke 04, para el conjunto de Renania del Norte-Westfalia proclamarse campeón de Europa en casa del Bayern Múnich tenía una simbología muy especial. Su rival aquella noche del  28 de mayo de 1997, la Juventus de Turín, había sido su verdugo en la final de la Copa de la UEFA de 1993 por lo que aquel triunfo estaba lleno de guiños al pasado y presente, le rodeaba un halo de una satisfacción especial.

Hitzfeld había llegado como técnico al club en 1991 y seis años después tocaba el cielo con las manos. Su cara de satisfacción tras el tercer tanto en su hierático rostro fue una de las imágenes de la final. Aquel equipo fue una sinfonía perfecta, una digna representación de las virtudes del fútbol alemán de siempre:  fuerza, no exenta de talento en varios jugadores, determinación y contundencia. No era un Dortmund parecido al actual, aquel equipo no era tan combinativo ni asociativo, tenía un estilo más directo y sobre todo unos jugadores de muchísima  jerarquía. Analizando el once de la final y la disposición táctica se hace una radiografía perfecta de un equipo alemán de la época con defensa de cinco atrás y la eterna figura del hombre libre, tres centrocampistas muy dinámicos, combinando la calidad y fuerza, con dos puntas venenosos, uno con características de segundo delantero y otro más de nueve de área. Así era ese imborrable recuerdo dortmuner.
En la portería reinaba Stefan Klos, un portero que se pasó la década a la sombra de Illgner, Köepke y un joven Oliver Kahn que le fueron cerrando uno tras otro la meta de la selección, pero fue un portero excepcional, con unos reflejos tremendos y muchísima agilidad. En los laterales estaba una de las claves de aquel conjunto, en ese sentido sí existen más similitudes con el actual conjunto de Klöpp. Stefan Reuter y aquel día Jörg Heinrich, eran dos laterales capaces de dar amplitud y llegar al área contraria. En caso de Reuter hay que detenerse. Fue un jugador que no tendría precio y sería mucho más valorado en la actualidad. Era capaz de jugar como lateral derecho, izquierdo, o centrocampista, una fuerza de la naturaleza capaz de recorrer la banda una y otra vez, centrar o ir hacia dentro para finalizar con un disparo. Uno de los jugadores alemanes de la década de los 90.
Mattias Sammer - 1997Los centrales de aquel equipo no se pueden entender si no es desde un concepto de autoridad. Jürgen Köhler y el ausente en la final, Julio César (le sustituyó Martín Kree), ya tenía en 1997 una dilatada experiencia continental. No tenían una condición técnica especial pero eran inexpugnables en el juego aéreo y jugaban con una suficiencia tremenda. Duros y eficaces a partes iguales. La guinda a la línea defensiva la ponía unos de los hombres que elevó a la categoría de mito la figura del líbero en el fútbol alemán, Matthias Sammer. En él comenzaba a elaborar el equipo y en él morían muchos de los ataques del rival. Era un futbolista elegante, siempre con la cabeza arriba y mucha jerarquía en sus incorporaciones a campo contrario. Capaz de lanzar al equipo en largo o salir en corto. Había sido el líder de Alemania en la Eurocopa del 96 y de no haber sido por las lesiones su reconocimiento sería aún mayor.
En mediocampo aquel Borussia era una mezcla muy interesante. El portugués Paulo Sousa aportaba criterio tras recuperar el balón, era un jugador muy dotado técnicamente aunque algo frágil. El escocés Paul Lambert era un pulmón, un futbolista de trabajo con buen golpeo en la zona ancha. Andreas Möller es otro de los jugadores alemanes de la década, un futbolista que alcanzaba su máxima expresión en aquellas conducciones de balón que solía culminar con un disparo a puerta con cualquiera de las dos piernas. Un jugador de tres cuartos que no basaba su juego en dar el último pase, aunque sabía hacerlo, pero que sobre todo tenía mucha influencia en el juego.
Los relevos que tenía Hitfeld era muy variados y diferentes entre sí, el veterano Michael Zorc, alma mater del equipo en los años anteriores a la temporada 96-97 y cabeza pensante desde los despachos del Dortmund actual era otro buen centrocampista, Ricken era más joven y dinamico, estaba el veterano zurdo Reindhart… había alternativas. Arriba, el suizo Chapuisat era un jugador muy listo, siempre cayendo a banda, siempre engañando a los contrarios jugando de espaldas y con una pierna izquierda sutil para el gol. El nueve de área y autos de dos goles en la final era Karl-Heinz Riedle, un jugador que tenía dos gemelos como martillos, que recordaba salvando las distancias con el Torperdo Müller, sin ser alto tenía una capacidad de salto descomunal y se giraba muy rápido dentro del área. Heiko Herrlich era el relevo para cualquiera de los dos, pero no llegaba al nivel de ninguno.
Así era el Dortmund campeón de Europa, hasta el momento el mejor equipo de la historia del club. Con Michael Zorc como nexo de unión, antes en el campo y ahora en los despachos, entre ambos conjuntos, el conjunto de Klöpp tiene por delante una eliminatoria preciosa de semifinales por delante ante el Real Madrid, un reto con la historia 16 años después…
También te interesa: Champions: Lewandovski-Higuain, goles reformistas y Borussia Dortmund: El arte del ‘Muro Amarillo’Síguenos también desde Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche