Histórico
24 marzo 2013El Enganche

#QuesitoNaranja: ¿Sabías que Del Bosque y Benítez trabajaron juntos?

Del Bosque - Benitez
Regresa nuestra nueva sección Quesito Naranja (recordando esa mítica y salvadora pregunta naranja de Trivial), buscando respuestas para cuestiones de lo más variopintas.

Por Alberto Piñero (@pineroalberto), periodista cobertura diaria Real Madrid

Vicente Del Bosque y Rafa Benítez. Uno sexagenario, y otro quincuagenario, con justo diez años de diferencia entre ambos. Uno, entrenador de la selección española campeona del mundo y de Europa. Otro, entrenador del equipo todavía vigente campeón de Europa de clubes. Uno, reflexivo, conciliador, pacificador, el clásico perfil de entrenador motivador, de entrenador de vestuario. El otro mientras tanto, calculador, meticuloso, frío, el clásico perfil de entrenador estratega, de entrenador de pizarra. Ambos eso sí, indiscutibles referentes desde los banquillos del fútbol actual en España y en el mundo. Y hubo un día en el que ambos trabajaron codo con codo.

Futbolistas ambos, Vicente Del Bosque fue todo un símbolo en el Real Madrid de los años 70 junto a los Netzer, Velázquez o Pirri. Llegó a la cantera merengue desde su Salamanca natal con 17 años, y fue ascendiendo peldaños –incluidas dos cesiones a Castellón y Córdoba- hasta asentarse en la cúspide de la pirámide, jugando siempre del centro del campo hacia adelante durante las once temporadas que militaría en el Santiago Bernabéu. Su pulida técnica y su olfato goleador le hicieron acreedor de posiciones con vocación ofensiva, pero fueron su físico, su visión de juego y sus dotes de mando y organización las que le llevaron hasta el centro del campo, donde se hizo un nombre en el Real Madrid, siendo el paradigma en aquellos años del éxito logrado desde la calidad, pero sobre todo, desde el esfuerzo y la humildad.

No tendría una carrera tan exitosa sobre el terreno de juego Rafa Benítez por su parte. Formado también en las categorías inferiores del Real Madrid a una edad mucho más precoz, 13 años, fue completando fases en el tortuoso camino hacia el primer equipo sin terminar de hollarlo con una plaza ya en el Castilla. En Parla y Linares se difuminó definitivamente su proyección como jugador para dar el salto a los banquillos. Adoptando la Casa Blanca de nuevo como su hogar, al ser el primer club que le acogería como entrenador a principios de los noventa. Y no debía hacerlo peor que como futbolista, pues poco a poco fue ascendiendo desde el fútbol base hasta hacerse cargo del Castilla en el año 1993.

Del Bosque - España 2013Para ese momento, Vicente Del Bosque llevaba ya casi una década en los banquillos de la hoy denominada La Fábrica. Primero, como segundo entrenador del Castilla al lado de Juan Santisteban, después como primer entrenador del filial, y posteriormente, desde 1990, como coordinador de las categorías inferiores del Real Madrid, desde donde poseía una perspectiva privilegiada de todo lo que sucedía en una cantera y una ciudad deportiva que ya de por sí se conocía al dedillo. Incluido a un Rafa Benítez que iba ascendiendo sin freno y al que le llegaría la oportunidad de entrar en el vestuario del Castilla después del paso de Mariano García Remón, técnico puente entre el salmantino y el madrileño en el filial blanco.

Perfectos conocedores de cómo funcionaba el cuarto de calderas del Real Madrid, y con una carrera con ciertas similitudes en cuanto al ascenso por los diferentes equipos merengues tanto de jugadores como de entrenadores, el punto de inflexión para ambos llegaría en marzo de 1994. Momento en el que Ramón Mendoza fusilaría a Benito Floro como técnico del primer equipo después de perder en Lleida, dejando muy malas sensaciones sobre el campo, y también fuera de él, con aquella monumental bronca que le dedicó el asturiano a sus jugadores, captada por ‘El Día Después’. La silla de entrenador de Real Madrid quedaba vacía, y Ramón Mendoza encomendó ese puesto a Vicente Del Bosque, el hombre de la casa por antonomasia que después de triunfar sobre el césped tenía la oportunidad de hacerlo desde los banquillos. Y el salmantino escogió al entonces técnico del Castilla, Rafa Benítez, para que le acompañara en esa aventura. Duraría apenas unos meses, hasta que acabó aquella temporada, pero ese 8 de marzo de 1994 fue el primer día del resto de sus vidas para ambos técnicos.

Esa campaña, el tándem Del Bosque-Benítez lograría mantener al Real Madrid en la cuarta posición, allanando el camino de su heredero en el cargo, Jorge Valdano. Ambos volverían a sus puestos anteriores con la satisfacción del deber cumplido y la indudable proyección que se habían ganado, pero el verano de 1995, el madrileño decidiría dar el salto hacia Valladolid. “Poco más podía hacer en el Real Madrid en aquellos tiempos. Llegar al banquillo del equipo blanco como segundo era lo más a lo que podía aspirar un joven entrenador que no fue jugador de élite. Había llegado el momento de avanzar y abandonar la ‘Casa Blanca’ buscando otros horizontes”, recuerda el propio Benítez en su biografía, separándose así de un Vicente Del Bosque que sí que continuó otros ocho años más en Concha Espina.

No han vuelto a coincidir desde entonces en los banquillos. El madrileño haría su carrera en Osasuna, Extremadura, Tenerife, pero sobre todo, Valencia, Liverpool, Inter, y ahora, Chelsea. Labrándose esa buena fama de estratega a base de títulos: dos Ligas, una FA Cup, una Copa de la UEFA y una Champions League, entre otros. Mientras tanto, el salmantino volvería a tomar las riendas del Real Madrid de forma interina una vez más hasta asentarse por fin en el puesto en 1999 y durante cuatro temporadas. Tiempo en el que ganaría nada menos que dos Ligas y dos Champions League. No pareció suficiente entonces para renovar. Ha sido, tras un efímero paso por el Besiktas, cuando en la selección le llegó el culmen, ganando la Eurocopa y el Mundial. Y ya sin un Rafa Benítez con el que, gracias a la perspectiva del tiempo, se sabe que hubiera formado una pareja excepcional en los banquillos, como el yin y el yang, abarcando entre ambos las muchas disciplinas y aptitudes del fútbol. La extraña pareja, la perfecta pareja. Qué madridista no la adoptaría…

Todos los articulos curiosos de nuestra sección Quesito Naranja

Síguenos también desde TwitterFacebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche