Histórico
9 marzo 2013Jose David López

Quesito Naranja: ¿Qué delantero de Europa tiene solo cuatro dedos?

Abdellaoue - Hannover
Regresa nuestra nueva sección Quesito Naranja (recordando esa mítica y salvadora pregunta naranja de Trivial), buscando respuestas para cuestiones de lo más variopintas.

Fueron apenas cinco segundos, pero para los incondicionales fans de la serie ‘Lost’, una estatua en la misteriosa isla representaba una nueva vía para la investigación. Enciclopedias, libros de historia y horas delante del ordenador con una única finalidad, encontrar algún nexo que ayudara a desenmascarar el singular escenario. Una colosal estatua de la que apenas se conservaba un pie, calzado por una sandalia que mostraba claramente cuatro dedos, sólo cuatro dedos. Las pistas recordaban que ciertas deidades egipcias tenían esa peculiaridad en sus pies, que su localización podría deberse a una civilización antigua extremadamente evolucionada o que en una isla de la Atlántida soportó el hundimiento y aquello era un vestigio de sus ciudadanos. Deducciones improbables, libres y poco efectivas a tenor del fin de la serie, aunque una vez más, el fútbol intente demostrar su propia teoría.

En la Baja Sajonia alemana, en la ciudad de Hannover, también tienen su pie de cuatro dedos. Tiene origen marroquí, es el delantero referencia de la selección noruega y ha tenido que ir ganando la batalla desde lo más humilde de un fútbol semi-desconocido. Un pie que empezó a brillar en el modesto Skied escandinavo, que dio un paso al frente en el Varelenga para empezar a reclamar su espacio y que desde hace dos años y medio golea explotando su aceleración en la Bundesliga. Allí, la teoría del pie de cuatro dedos tiene un único protagonista y una única respuesta, Mohammed Abdellaoue.

El killer marroquí-noruego, necesitó una cirugía correctiva cuando apenas era un adolescente y jugaba en el equipo de su barriada en Oslo, el Hasle-Loren. Una operación rápida, efectiva y eficaz. Lograron estabilizar la sensibilidad, la carga de cada sector separando la superficie plantar y generar reflejos neuromusculares instantáneos que, a su vez, actuando sobre las acciones musculares periféricas para mantener el equilibrio. Carga del peso, impulsión de la marcha, corrección de los desniveles del piso, sensaciones táctiles, de presiones. Todo lo que hace al pie un órgano funcionalmente básico y que en el caso de ‘Moa’ no repercutió en su día a día pues ahora, es un goleador consumado pese a esa ligera merma solventada en su infancia.

Resulta curioso si tenemos en cuenta que es una malformación bien podría haber sido un problema para alguno de sus hermanos o haber tenido continuidad entre los familiares, algo que no ocurre en el caso de los Abdellaoue pese a su naturaleza hereditaria. Y es que pese a ser dos hermanos más (uno de ellos, por cierto, jugador del Copenhague, Mustafa), sólo el killer del Hannover tuvo que imponerse a la ausencia de quinto dedo. Y lleva celebrándolo desde entonces con 115 goles ya anotados en su carrera y 26 de ellos en el Hannover en solo año y medio (aunque después ha perdido cierto protagonismo). El más importante, el que completaría su ‘quinto elemento’ quiere conseguirlo en los próximos meses para seguir haciendo historia con un Hannover que lucha por salir del atolladero de un año revuelto que desean terminar en posiciones europeas. Solo así existiría alegría en el año en el que Moa cumplirá ‘cuatro’ curso en suelo germano.

Todos los articulos curiosos de nuestra sección Quesito Naranja

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche