Histórico
26 marzo 2013Jose David López

Mundial 2014: Los Nombres del Francia-España

El escenario invitaba a dejarse llevar por una noche plena de satisfacción, de identidad, de carácter ganador y, desde luego, a ser pragmático. Y es que más allá de cualquier sensación, la necesidad clara de España en Saint Denis, no era otra que sacar de la cima del grupo a Francia, superarla, traspasarle los problemas clasificatorios y auparse tras los momentos turbios de las últimas citas. Y si resumimos, todo se consiguió con un notable altísimo. Tan alto como el nivel medio al que rayó la selección española en global, pues lo más poderoso de la victoria, acabó siendo una vez más el colectivo por encima de grandes individualidades que marcaron la pauta correcta para asumir el rol de campeón del mundo.

Competitivo, inteligente y con el planteamiento diferencial pese al contexto y presión. Pues mientras Didier Deschmaps no especuló al intentar cerrar líneas de pase y salir a la contra (ojo, que tiene argumentos para sacar partidos adelante así) con la velocidad-descaro de sus extremos, Del Bosque profundizó en la premisa de vivir con la posesión, el auto-control con tres mediocentros y la fiabilidad de que tarde o temprano acabarían llegando rupturas interiores. Frenando cada vez mejor los puntos fuertes del rival, llegando a zonas de remate gracias a asociaciones y tranquilidad, el tanto que destronó el liderato galo premió a Pedro. No hubo reacción francesa y sí más auto-gestión de una selección que volvió a despertar las sensaciones más interesantes a las que nos acostumbró los últimos años.

Xabi Alonso: Con el trivote medular (llamado dúo porque Xavi Hernández tiene mucha más libertad de acción por delante), de nuevo en los planes de la Roja, el donostiarra fue el auténtico líder en Saint Denis. Administrando desde el primer minuto la pelota, siendo el primero en sacarla desde atrás, en buscar soluciones y en ampliar el panorama rígido con pases directos en vertical, marcaba diferencias que hacían dudar mucho a la zaga francesa. Su primera parte fue un recital de asistencias, pases desequilibrantes y facilidad para sacarse de encima una presión rival que no le sacó del choque. Icono de la victoria sobre Francia una vez más, pues en la pasada Eurocopa, su rol fue determinante aunque ese día como bi-goleador.

Jallet: El carrilero diestro del PSG ha logrado gracias a su sacrificio, trabajo y profesionalismo, gestarse un lugar privilegiado no solo en el mejor equipo nacional sino también en la selección. La baja de Debuchy (que además de lesionado, ha perdido crédito en ese rol), ha ampliado las sensaciones de titularidad para este lateral cumplidor, concreto y multi-tareas, aunque desde los primeros minutos evidenció que su espalda era el negocio de España. Nada acertado en la toma de decisiones tanto en labores defensivas (llegando tarde al corte y dejando mucho espacio a sus rivales) como ofensivas (centro dos veces muy mal pese a llegar a una línea de fondo que le exigía recuperar posición y desgaste), exploraba sin rumbo cuando en la segunda mitad, España generó por su zona la jugada determinante. Estaba sobre aviso pero no pudo frenarlo.

Monreal: Y no pudo paliar los ataques de la Roja por su zona porque, precisamente allí, tranquilo, apurando cada una de sus arrancadas y siempre generando profundidad interesante para la selección, surgió la figura de Monreal. Y eso que el recién estrenado Gunner tenía una gran dificultad añadida esta noche. Primero porque todos deseaban haber visto allí a Jordi Alba (titular pero lesionado) y segundo porque Valbuena, rival de zona, no era el mejor para empezar a calibrarse en la élite del campeón del mundo. Pero en la acción determinante supo leer nuevamente con soltura su opción, apuró, creó espacios mostrando las dudas de Jallet y abrió el camino al liderato.

Pogba: Cada vez que ha recibido un elogio, algunos hemos intentado frenarlo. No porque sea un jugador sobrevalorado, que no, sino porque es un chico con el que hay que tener mano izquierda. Así lo vio Ferguson cuando lo crio a su sombra y con su temple en el United, pero a él no le servía eso, quería ser líder y lo está consiguiendo en la Juventus en su año de estreno en primer nivel. Una exigencia a la que sí está sabiendo responder pero que no ha ocultado ciertas salidas de tono, pérdidas de concentración y cábalas desajustadas en su carácter. La de esta noche para Pogba, fue auto-expulsarse insulsamente con dos tarjetas amarillas casi consecutivas en acciones de extrema dureza donde mide mal, deja la pierna o, simplemente, demuestra su facilidad para desconectar con el partido. Ya lo decía Sir.Alex.

Víctor Valdés: Posiblemente nadie olvidará que Iker Casillas sigue lesionado (sobre todo porque la televisión se encargaba constantemente de recordarnos al madridista en la grada), pero aquél que estaba supliendo al capitán, demostró estar a la altura de los mayores escenarios. Tampoco es una sorpresa, pues el azulgrana lleva años de regularidad, se ha ganado con merecimiento sus premios actuales y, sobre todo, no le falta carácter que le haga arrugarse. En el tramo clave del partido, cuando una pelota al área era oro local, sacó una mano a un remate cercano que desvió lejos de una red que temblaba. De haber entrado, las críticas estarían sobre la mesa pero Víctor ya sabe lo que es vivir en el filo de la navaja, aunque esta vez, era él quien decidía su destino.

Goles-Análisis del Francia 0-1 España: La Roja hipnotiza las dudas

Todos los Videos en Engancha TV

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche