Histórico
13 marzo 2013El Enganche

Málaga: Escribiendo con Pellegrini

Por Fran Alameda (@Fran_Alameda)

Dicen que atacar al folio en blanco es lo más complicado para alguien que escribe. Es demostrable en este texto que ha empezado sobre su propia acción. Escribir donde ya hay algo es sencillo, pues hay varios caminos: continuar o girar hacia alguna parte el recorrido del argumento. Seguramente, donde hay euforia y tensión, cabe un espacio para respirar y recordarr: hace algunos años, relativamente pocos porque a mis veinte los recuerdo, en el Málaga jugaban Bravo, Rafa, Roteta o Larrainzar. Pocos los recordaréis, fueron jugadores que escribieron una página de la historia del Málaga. Una historia de orgullo, pero de pocos triunfos.

Hoy, 13 de marzo de 2013, el Málaga asoma la cabeza a Europa. En octavos de final de la mejor competición del mundo. No pretende escribir su historia un martes ni un miércoles, pero quiere seguir soñando. Sus páginas se escriben entre ascensores y las luces de La Rosaleda. En San Siro y en un campo de tierra. Con treinta mil almas y con doscientas. Lo vertiginoso sabe mejor, te eleva, pero no te protege de los golpes, por eso es conveniente mirar atrás y saber qué hacías hace diez años. Que la historia se escribe a base de maratones y no con carreras de cien metros. Y para escribir un sprint, hoy, Pellegrini, once tipos y toda una ciudad empujando.

Malága-Oporto 2013Perogrullo en mano, el Málaga tiene que correr más que el Oporto para empezar a ganar pasito a pasito la batalla que Pereira propondrá en el centro del campo. Fundamentalmente porque si no se encuentra con el juego por ósmosis, el equipo de Pellegrini necesita encontrar a su corazón bajo la ley de la intensidad para someter al Oporto. El fútbol no se olvida, pero hay procesos y momentos en los que se brilla menos. Al Málaga le han llegado pronto los octavos de la Champions esta temporada. O tal vez tarde, nos enteraremos tras el último partido de la temporada. Actualmente es un equipo que cavila y gana de cuando en cuando en función a la capacidad para resolver individualmente y defender.

Pero necesita más. Para seguir escribiendo y caminando, no solo debe encontrar la salida vía carril central para ubicar a Isco y Joaquín en su zona de influencia natural (a partir de tres cuartos), sino negar al Oporto a través de Moutinho. Desactivar al portugués es ensuciar el hilo conductor. Se trata de jugar a generar ventajas: si no me las puedo crear por mí mismo, se las quito al rival. Aunque el Málaga no sepa correr, habrá minimizado riesgos.

El fútbol, el partido, la Champions, no es más que lo que decía Cela: “Hay dos clases de hombres: quienes hacen la historia y quienes la padecen”. La sensación de vivir en el precipicio existe porque el ahora o nunca institucional es palpable. Tal vez Pellegrini debiera llevar la historia a un combate de boxeo. Espero dar y espero que me den. Pero así podrá determinar el rumbo del partido; no hay equipo que se resista a los espacios en vertical. Es entrar al ring para escribir que Málaga pudo. Y puede.

También te interesa: Málaga: Isco, el eterno crédito del talento y Oporto: Jackson Martínez. el indígena del gol

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche