Histórico
26 marzo 2013Francisco Ortí

España: Arbeloa o como golpear al más débil

Detectar que la Selección española no atraviesa por su mejor momento es una tarea sencilla. Identificar la causa resulta más complicado. Los triunfos en Viena, Johannesburgo y Kiev han acostumbrado al fútbol español a convivir con el éxito hasta considerarlo un compañero inseparable, casi propio. Sin embargo, ese éxito amenaza con alejarse. El empate contra Francia y, especialmente, el desliz frente a Finlandia, ambos en territorio español, han desatado el miedo a que la gloria se escape entre los dedos y ante la ausencia de una fórmula que despeje la ecuación del mal momento de España se ha optado por una solución tan ‘española’ como atacar al más débil.

Y ese no es otro sino Álvaro Arbeloa. En un lago repleto de cisnes, futbolistas elegantes como Andrés Iniesta, Xavi Hernández o Xabi Alonso, el lateral derecho del Real Madrid personifica el cuento del ‘Patito feo’. Mientras todos manejan con balón con virtuosismo y cuentan con una pulida calidad técnica, el trabajo de Arbeloa es oscuro y gris, algunas veces inapreciable, centrado siempre en tareas defensivas. Es el elemento distinto al resto y, como tal, el objetivo más sencillo de alcanzar, la diana más grande en la que hacer blanco. Y ante un estimulo tan primario como es el miedo a perder lo que uno tiene, la reacción más humana es atacar al que se considera más débil.

Sergio Busquets ya vivió una situación muy similar en su propia piel después de que España perdiera frente a Suiza en el primer partido del Mundial de Sudáfrica 2010. Vicente Del Bosque tuvo que salir en su ayuda para ejercer de escudo. “Si todavía fuera jugador me gustaría parecerme a Busquets“, declaró el seleccionador tras la derrota contra los suizos, acallando las críticas y sellando una paz que facilitó el camino hacia el triunfo final ante Holanda. Con Arbeloa, el seleccionador ha seguido una estrategia similar. “Arbeloa siempre ha hecho un buen marcaje a Ribéry“, afirmó en rueda de prensa. Una frase que puede entenderse como una mera apreciación, pero que encierra una defensa a ultranza del defensa español.

Con su discreción habitual, Vicente Del Bosque ha transformado lo que para otros sería un simple elogio perdido en una nota de prensa en la defensa del jugador más criticado tras el empate ante Finlandia, dejando claro que éste será titular en el Stade de France contra Les Bleus. Un alegato silencioso en favor de Arbeloa. El futbolista del Real Madrid está necesitado de este tipo de apoyos después de que se hayan cargado las tintas contra él tras lo sucedido en Gijón. Desde que España empató contra Finlandia, Arbeloa ha tenido que ver como se reproducía una y otra vez su bronca con Gerard Piqué, y escuchar todo tipo de críticas o rumores acerca de que el resto de la selección le hace el vacío.

Prácticamente, se ha señalado a Arbeloa como único culpable del tropiezo ante los finlandeses, cuando la causalidad del mismo debería estar repartida. Tan cierto es que Arbeloa falla en la acción que supone el tanto del empate de Finlandia como que durante todo el encuentro se desperdiciaron decenas de ocasiones para ampliar la ventaja en el marcador. Un error defensivo permitió empatar a los finlandeses, pero el partido se dejó de ganar en la faceta ofensiva, en la que Arbeloa tiene escaso o nulo protagonismo, como tantas y tantas veces se ha señalado para criticarle.

Es obvio que Arbeloa no es ni el jugador más rápido, ni el más alto, fuerte, ni estético. No es el que más brilla, mejor pasa o más goles marca. Es el mortal entre dioses y por ello es más fácil de criticar, pero su labor es tan indispensable como la del mejor atacante. Representa el equilibrio. Un equilibrio que queda desdibujado en partidos de la fase de clasificación en los que España se enfrenta a rivales tan inferiores que ceden el 90% de la posesión, pero que es vital en fases finales ante rivales de alcurnia. Francia es uno de esos rivales ante los que la importancia de Arbeloa gana enteros, aunque él ya está acostumbrado a que se le desprecie. Como ya ha anunciado Del Bosque, ante Francia tendrá la incómoda labor de secar a Ribéry y, pese a que roce la perfección en la faceta defensiva, deberá escuchar como se le critica si los delanteros españoles no marcan en París. Ese es el sino del más débil, del diferente.

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche