Histórico
3 marzo 2013José Mendoza

Stade Reims: El club que no pudo con Di Stéfano

stade-reimsLa historia del fútbol está llena de segundones. Un calificativo cercano al desprecio, injusto, pero que se atiene a la realidad de su dueño, condenado al olvido. En el deporte, el segundo clasificado rara vez existe. Ha sido desterrado una y otra vez, normalmente por auténticos mitos que les apartaron de una gloria, quizás inmerecida, quizás no. En el mundo del fútbol, uno de los clubes que en la Copa de Europa siempre será recordado por segundón es el Stade de Reims. Sitiado al noreste de Francia, este club suena muy lejano para los más jóvenes. Muchos ni siquiera podrían identificarlo, pues el Reims sobrevive, desde hace demasiado tiempo, en las categorías más modestas del fútbol francés.

El Stade de Reims es aquel equipo que sufrió el imperio organizado por Santiago Bernabéu y Alfredo Di Stéfano en los primeros años de la Copa de Europa. Allá por los años 50, el conjunto galo era el gran dominador del fútbol de su país y uno de los grandes de Europa. Con jugadores como Raymond Kopa, Just Fontaine, René Bliard, Roger Piantoni, Lucien Muller y León Glovacki, y un fútbol elegante y fluido, era uno de los favoritos en la primera edición de lo que hoy se conoce como Champions League. La culpa de ese estilo ofensivo la tenía su técnico Albert Batteux, considerado por muchos el mejor entrenador de la historia de su país, defensor del fútbol ofensivo, del toque en corto y del juego por las bandas, padre del “fútbol champagne” (por ser Reims una tierra prolífica en esta bebida). Una muestra de su filosofía futbolística eran sus lanzamientos de esquina. Al Reims se le reconoce la invención del saque en corto, conocido como córner “à la rémoise”, que tanto utiliza el Barcelona actual.

En la Copa Latina, uno de los torneos que precedieron a la Copa de Europa, el Stade de Reims era uno de los equipos más fuertes. En una competición que disputaban españoles, portugueses, franceses e italianos, el Stade de Reims ganó una edición y fue subcampeón en otra, ante el Real Madrid. Fue, precisamente, el año anterior a la disputa de la primera Copa de Europa.

stade-reims-1956-redondeado-jonquetEl conjunto galo, liderado por un gran Raymond Kopa, se plantó en la final invicto y superando en cuartos a otro favorito, el Vörös Lobogó húngaro (hoy MTK Budapest), que tenía en sus filas a cinco miembros de la selección que había sido subcampeona del mundo. Allí le esperaba, de nuevo, el Real Madrid. El escenario era el Parque de los Príncipes, habitual estadio del Reims en competiciones internacionales debido al limitado aforo del Auguste Delaune, de sólo 9.000 espectadores. Estaba todo preparado, pues, para que la venganza de la Copa Latina se completara. Los franceses, a los diez minutos, ganaban por 2-0, pero en el 80′, Rial culminaba la remontada poniendo el 3-4 en el marcador.

La derrota hizo mucho daño al Reims que, además, vio como su estrella, Raymond Kopa se marchaba al Real Madrid. Tres años tardó el Reims en recuperar su trono en Francia y así volver a la Copa de Europa. En su segunda participación, los líderes del equipo eran otros. El Reims, tras la baja de Kopa, fichó del Niza a Just Fontaine, que se convertiría en otro mito del fútbol francés. Fontaine estaba acompañado por Roger Piantoni y Jean Vincent. Giraudo, Leblond y Bliard aguantaban también. El Reims eliminaría al Standard de Lieja -con gol en el último minuto de Fontaine- y al Young Boys para llegar a la final del 59. Allí esperaba otra vez el Real Madrid, que iba a por su cuarto título seguido. El conjunto blanco, pese a la fortaleza ofensiva de su rival, fue muy superior y, con goles de Mateos y Di Stéfano, se impuso con claridad. Tuvo tiempo esa generación del Reims de ganar otras dos Ligas (acumulando un total de seis), pero en Copa de Europa sería eliminado, primero en octavos por el Burnley inglés, luego en cuartos por el Feyenoord.

Ahí acabó la historia en la élite del glorioso equipo francés que tuvo en sus filas a dos de los considerados cuatro grandes de la historia de Francia: Just Fontaine y Raymond Kopa (completan el cuadro de honor Platini y Zidane). Un equipo que marcaría una época y sería tomado como ejemplo para muchos otros por su vistoso estilo.

stade-reims-carlos-bianchiAquella historia dejaría paso a otra bien diferente. Tan sólo dos años después de su último título liguero en el 62, bajó de categoría. En los 70 la recuperó, realizando buenas temporadas y alcanzando como mayor éxito un quinto puesto y un subcampeonato de la Copa de Francia en el 77. En aquella época destacaba en sus filas un joven Carlos Bianchi, que se convirtió en pichichi del campeonato francés en tres temporadas, acumulando un total de 107 goles. Pero en el 79, ya sin el ‘Virrey’ en sus filas, descendería de la Ligue 1, una categoría que, 30 años después, aún no ha recuperado, pasando incluso por la Championnat National (2ª B francesa). Ni siquiera el propio Bianchi, que inició su exitosa carrera como técnico en el Reims, consiguió devolver al equipo a la categoría que se merecía. Desde entonces, al menos su cantera ha contribuido al fútbol francés, dejando como gran fruto a Robert Pirès, campeón del Mundo y de Europa con su país.

En 1992, el club se refundó debido a las deudas económicas contraídas, aunque mantiene el mismo nombre y el mismo escudo. Esta última temporada, el Stade de Reims consumó su enésimo descenso a la Championnat National, sin que Luis Fernández, que cogió el testigo a mitad de temporada, pudiera evitarlo. Puede que con alguna de aquellas Copas de Europa esto no hubiera pasado. Igual ahora estaríamos hablando de uno de los grandes clubes de la historia. Es lo que tiene ser segundón. Raras veces serás recordado.

También te interesa: Kopa, el ‘Napoleón’ del Fútbol

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche