Histórico
12 febrero 2013El Enganche

Libertadores: Deportes Iquique, el sueño de todo amateur

Deportes Iquique - Chile

Por Gabriel Casimiro (periodista especializado en fútbol sudamericano)

Se cerró la primera fase de la Copa Libertadores la semana pasada, dejando varios clubes que, pese a su potencial, quedaron fuera de la fase final (leansé los casos de LDUQuito o Defensor). Equipos con masa social, fuerza nacional y tradición en el torneo más brillante del continente que dejan su lugar a otros más humildes con una renovada ilusión por convertirse en protagonistas. Quizás el menos mediático, conocido y anónimo de todos ellos, provenga de una pequeña región al norte de Chile, donde el fútbol toma raíces en la amalbaga de orígenes que allí cohabitan ancestralmente. Fruto de esa magia única de la zona, los milagros futbolísticos de quien tocó fondo para saltar sorpresivamente a la élite, han colocado a Deportes Iquique en la que será su primera gran aportación internacional. Un club humilde, modesto, olvidado por el país, que hace apenas seis años simplemente no existía a nivel profesional y que ahora, ganando a León en el play-off definitivo, se han unido a la fiesta para la que pocos pensaban invitarle.

Con apenas algo más de tres décadas desde su fundación, los ‘Dragones Celestes’ clasificaron a su primera Copa Libertadores por ser el segundo equipo con mejor puntaje de la última temporada chilena. Un hecho resonante en su historia, que más se contempla por amarguras y luchas en la zona baja, que por heroicidades tales como la que ahora les apremia. Para comenzar, vale decir que anduvo nada menos que trece campañas en el segundo nivel chileno y que nunca ha sido uno de los clubes competidores por éxitos globales. Allí se rubrica parte de la explicación de esta reseña, que amplía el carácter inigualable de quien toca la campaña con la única fuerza de su sacrificio diario, aunque la misma, no llegue a sonar en los principales puntos de interés de un fútbol que ahora conocerá los entresijos de su hombrada clasificación. Iquique no piensa desaprovecharlo.

Corría el año 2000 y el elenco iquiqueño retornaba a la B, pero los malos manejos dirigenciales le volvieron a hundir en la crisis, quedando absolutamente a merced de la suerte tras perder la categoría en 2002 y aparecer sumido en deudas meses después. Tantas como pudieran imaginar sus peores pronósticos con lo que la única salvación posible fue dilapidarla definitivamente. El llanto se apoderó de los fieles hinchas celestes. El amanecer en Iquique no era el mismo. De la nada, y por una irresponsabilidad de terceras personas, el fútbol profesional se alejó de la ciudad porteña.

Sin embargo, el 21 de marzo de 2003, un grupo de socios inscribió al club con otro nombre: Municipal Iquique. Se volvieron Sociedad Anónima, lo que fue el principal argumento por el cuál la Federación chilena los aceptó. Eso sí, debían comenzar en Tercera División. Pero el hambre de gloria ya se había instalado en los futbolistas iquiqueños. Y los aficionados confiaban en que mucho tiempo no iban a pasar en la tercera categoría. Fue así que en 2006 obtuvieron el retorno a la Segunda División. El primer paso se había dado, pero no era suficiente. El conformismo era una palabra que no aparecía en el diccionario de los norteños. Al punto que en 2008 se logró el ascenso a la máxima categoría. La Primera División era una realidad. Y como siempre se puede ser más feliz, esa sensación se prolongaba. En 2010 el Consejo de Directores de la Asociación Chilena de fútbol decidió que los ‘celestes’ vuelvan a su nombre original: Deportes Iquique había retornado a la vida.

Todo ese camino de piedras y sufrimiento, suponía una sola cosa. Lo mejor estaba por venir. Así fue. A partir de allí, las sonrisas se multiplicaban y los lamentos se iban eliminando cada vez más. En 2011 y 2012 se clasificó a la Copa Sudamericana, lo que fue su primer evento a nivel internacional en Conmebol. ¿Faltaba más? Sí, lo que pasó este año. Como una escala de logros. La Copa Libertadores fue el punto máximo en Iquique y empezarán a disfrutarla desde este miércoles, recibiendo en su coqueto Tierra de Campeones (de apenas 9.000 espectadores) a un clásico como Peñarol. Del amateurismo al máximo torneo continental. De la pesadilla al sueño.

También te interesa: Copa Libertadores: Arranca la edición 2013

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche