Histórico
12 febrero 2013David De la Peña

Juventus: La obsesión del tapado

Juventus 2013

Si alguien sabe lo difícil que es levantar la Copa de Europa, esa es La Vecchia Signora. Hasta tres veces desde que ganó el título en 1996 ha visto cómo se quedaba a las puertas de la gloria. Primero fue el Dortmund de Hitzfled, y aquella parábola de Lars Ricken que cerraba la dolorosa final de Munich. Después, aquel fatídico minuto 66, tras un rebote a disparo de Roberto Carlos que acabaría con Pedja Mijatovic sorteando a Peruzzi y enterrando las esperanzas bianconeri, y, años más tarde, Old Trafford, que veía como Trezeguet, Zalayeta y Montero, erraban sus penaltis para que Shevhchenko y Ancelotti levantasen la orejuda. Tres decepciones recientes para los tifosi juventinos, que después de todo aquello tuvieron que soportar un escándalo que acabaría en un tortuoso periplo en la Serie B.

Desde entonces, la obsesión por recuperar el lugar que merece una entidad del calibre de este gigante del norte ha sido constante. Pero las decepciones europeas se han sucedido, y pasar de octavos de la Champions League, desde el regreso a la Serie A, una utopía. Es más, el club ni siquiera ha logrado progresar en la UEFA Europa League, y la decadencia continental llegó al punto de que durante la pasada campaña, el equipo no tuvo un sólo duelo fuera de las fronteras italianas. La remodelación nació justo después de ese fracaso. La llegada de Antonio Conte, que llegaba tras haber causado una grata impresión al mando del Siena, al que logró ascender a la Serie A, ha sido decisiva. Un mito juventino que no sólo se ha destapado como un motivador, si no también como un gran estratega. Se ha ganado a pulso la condición de entrenador élite. La gran pregunta, ahora, es si esta nueva Juventus que impresionó a toda Italia durante el pasado curso, conseguirá sacudirse los fantasmas y volver a reinar en Europa.

La sensación que deja esta nueva y competitiva Juventus es que no hay que infravalorarla. De hecho, fue primera en un grupo en el que estuvieron la sensación de la primera fase, el Shakhtar Donetsk, y el reciente campeón de la competición, el Chelsea. Tomando esto como precedente se puede entender que estamos hablando de un bloque competitivo al máximo. Eso es precisamente lo que ha conseguido Conte, empezando por su línea defensiva. Es posible que Buffon haya dejado alguna que otra acción que deje en evidencia que ya no está en el mejor momento de su carrera, pero sigue siendo determinante. Uno de los mejores porteros de la historia, que con su lectura y talento natural aún tiene recursos para rendir en la máxima exigencia. La línea defensiva ha madurado, y, lo más importante, se ha hecho fuerte desde la compenetración. El rendimiento de Barzagli es espectacular. Su paso sin pena ni gloria por la Bundesliga dejaban razonables dudas, pero tras año y medio en el equipo se le puede considerar el mejor defensa de la Serie A. Inteligente anticipando, duro en el choque y excelso cruzando para ofrecer ayudas. El perfil diestro de la defensa está más que cubierto. En el otro lado, Chiellini es quizá el que menos rendimiento esté dando conociendo su mejor nivel, pero aún así es un elemento altamente competitivo. Un seguro. Bonucci, en el centro de esa línea de tres centrales está despejando las dudas. Bastante más centrado en lectura defensiva, tiene una virtud fundamental cuando Pirlo es ahogado: su salida de balón. Equilibrándose y protegiéndose unos a otros, Conte ha logrado formar una línea de tres centrales muy difícil de superar.

Celtic-Juventus 2013Pero si la línea de tres centrales es de gran nivel, la de centrocampistas se coloca entre las mejores de todo el panorama europeo. De Pirlo hay que decir poco, y, aunque es cierto que se le nota cierto descenso en su facilidad para girar y proteger la pelota (lo que ha provocado que sufra más que antes cuando el rival le encima de manera individual), sigue siendo decisivo cuando tiene el más mínimo espacio para jugar. Un futbolista brillante y fundamental en la propuesta. A su lado, como interiores, dos hombres que le dan todo el sentido al sistema: Vidal y Marchisio. Vidal es uno de los mejores futbolistas del mundo en su posición. Es capaz de ser influyente en 80 metros de campo, desde su carril interior derecho. Roba a buena altura, ofrece ayudas defensivas, y es capaz de pisar área con una determinación tremenda. Marchisio abarca menos terreno, pero tiene la misma solvencia para encontrar zonas de remate, y le ofrece a Pirlo un apoyo más eficaz que el chileno para acumular posesión. Estos dos interiores, además, con su condición de llegadores, solventan el hecho de que el equipo juegue muchas veces sin un ‘9’ referencia. Por si fuera poco, cualquier baja de los tres hombres de medio campo la cubre Pogba, un fenómeno en potencia.

Pero este esquema no sería posible sin dos auténticos pulmones en los carriles exteriores: Lichtsteiner y Asamoah. El suizo es a día de hoy uno de los mejores especialistas del mundo en su posición. Si hay que ponerle un pero, es que en fase puramente defensiva cumple su labor, pero más por condiciones físicas e ímpetu que por una técnica en el quite brillante. En cualquier caso, es una gran virtud, porque la obligación que tiene de pisar área una y otra vez hacen que el hecho de estar siempre bien replegado haya que considerarlo una contribución enorme. En fase ofensiva, ya no es solo el ser increíblemente perseverante para pisar área, si no la virtud de saber resolver bien cuando la redonda le llega, bien sea para finalizar o para centrar, equilibrando una técnica para manejar más cuestionable. En el otro perfil, una gratísima sorpresa: Asamoah. Llegó procedente de Udinese habiendo cubierto un rol bien distinto (como interior, siempre en posiciones centrales y nunca con tanto terreno que cubrir), y la adaptación es perfecta. Un acierto total de la secretaría técnica juventina, que se ha sacado de la manga un carrilero con buen pie para centrar, profundísimo por fuera y capaz, como Lichtsteiner, de recuperar la posición muchas veces por encuentro.

La delantera es, quizá, el punto que abre más debate de cara a poder considerar a la Juventus un candidato real a ganar la Copa de Europa. Vucinic es un delantero finísimo, capaz de hacer mucho daño entre líneas para posteriormente activar las llegadas de los interiores o los carrileros, pero no vive pendiente de marcar. El que sí vive pendiente de marcar es Matri, pero sus condiciones técnicas le impiden hacerlo con la asiduidad que a él le gustaría, así que es razonable la duda de que en algún momento decisivo y de máxima exigencia (Champions League) su concurso se quede corto. Giovinco se adapta de maravilla a la naturaleza de llegadores de Marchisio y Vidal, saliéndose mucho de la zona de remate para que ambos la aprovechen. Además, es ágil en la conducción y goza de un buen disparo, pero tampoco asegura grandes cifras goleadoras. Quizá por eso Quagliarella ha tenido protagonismo en Champions. No es físicamente el más poderoso para ganar duelos, ni técnicamente el más dotado dentro del área, pero tiene dos grandes virtudes: la inteligencia en el desmarque y el disparo. Probablemente sería, de todos, el que jugando los mismos minutos alcanzase mejores cifras goleadoras. La realidad es que, a la espera de Llorente, en su pareja de nueves está la duda más razonable.

En líneas generales, la sensación es que el equipo tiene una estructura, y unos nombres, con el suficiente nivel como para considerarle un candidato real a ganar la Champions League. Tienen un gran entrenador y una unidad titular con nivel de sobra para eliminar a cualquier rival, aunque como puntos negativos existen muchos puestos difíciles de cubrir con suplentes ante eventuales bajas (y no porque la plantilla sea corta, si no que hay titulares élite en sus puestos), y una posición de delantero centro que quizá se pueda quedar corta en situaciones de máxima exigencia donde va a haber que resolver con pocas oportunidades. No será fácil para la Juve, pero reinar en Europa es posible. Eso sí, para empezar, deberá volver a saborear unos cuartos de final, 7 años después. El Celtic, sin lugar a dudas, no será presa fácil.

También te interesa: Juventus: Un Guinnes convertido en temeridad

Síguenos también desde TwitterFacebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche