Histórico
10 febrero 2013Francisco Ortí

Copa África 2013: Nigeria: Emenike desencadenado

Dicen que la libertad existe tan sólo en el mundo de los sueños. Para Emmanuel Emenike tampoco allí era imposible encontrarla. Sus sueños también se encontraban entre rejas, al menos durante cuatro interminables noches en un verano que le cambió para siempre. Un verano de pesadilla que le sorprendió en julio de 2011. Todo le marchaba genial y por primera vez en su carrera profesional se sentía que estaba cerca de alcanzar la cima futbolística. Después de haber recorrido un camino humilde, pasando por equipos menores, ese verano el Fenerbahce decidió pagar nueve millones de euros por su fichaje, tras su excelente rendimiento en el Karabukspor.

Era el premio al trabajo de toda una vida. El premio a la constancia y al sacrificio que había llevado a Emmanuel Emenike a andar cada día más de una hora a pie para entrenar con el Delta Force cuando tenía 20 años porque no tenía dinero para pagar el autobús, o a abandonar a su familia en la peligrosa ciudad de Otuocha para buscar su suerte en el fútbol de Sudáfrica. La vida no había sido sencilla hasta el momento para Emenike y lo que creía como el final de su sufrimiento sólo fue el comienzo del peor verano que ha vivido. El 7 de julio de 2011, cuando todavía se frotaba los ojos tras su fichaje por el Fenerbahce, recibió una inesperada visita en su domicilio. Era la policía. Había sido arrestado.

Emenike se había visto salpicado por la trama de apuestas ilegales y amaño de partidos que sacudió al fútbol turco en 2011 y sin juicio previo fue encarcelado. “Fueron cuatro días en los que sólo me alimenté de agua y pan. Fue muy duro“, recuerda el delantero nigeriano. Tras cuatro largas noches entre rejas, la justicia turca le liberó sin cargos por falta de pruebas de que estuviera implicado en en amaño de partidos. Sin embargo, en aquellas cuatro noches Emenike había tomado una decisión. No quería continuar en Turquía. Se negaba a continuar en un país en el que viviría con el miedo de volver a ser encarcelado sin motivo alguno. Había decidido que quería huir. Y el Spartak de Moscú respondió a su llamada de auxilio.

El conjunto ruso puso 10 millones de euros sobre la mesa, uno más de los que había pagado el Fenerbahce dos meses antes, para comprar el pase de Emmanuel Emenike y se lo llevó a Rusia para convertirlo en su delantero centro titular. En Moscú el jugador nigeriano encontró la recompensa que creía recibiría en Estambul. En Moscú encontró su consolidación como futbolista. El tortuoso verano del 2011 tuvo un final feliz para Emenike y después de mucho sufrimiento su llegada al Spartak suponía la culminación de un sueño. Su adaptación al fútbol ruso fue inmediata y así lo demuestra con cada gol, besando el escudo del Spartak de Moscú en las celebraciones.

Es una manera de demostrar el cariño que le tengo al Spartak de Moscú. No me importa que eso me impida fichar por Zenit de San Petersburgo o CSKA de Moscú porque no me iré de aquí jamás“, confiesa Emenike, quien desde el pasado 19 de enero besa otro escudo. Más bien una bandera. La de Nigeria. El delantero se encuentra en Sudáfrica disputando con la Super Águilas la Copa de África 2013 y su rendimiento está siendo espectacular. Hasta en cuatro ocasiones ha besado el escudo que reposa sobre su pecho tras los cuatro goles que le han convertido en el máximo goleador del torneo y han llevado a Nigeria hasta la final.

Este domingo (19h00 / Eurosport), Nigeria luchará contra Burkina Faso por asaltar el trono de África. Después de haber sido desencadenado, Emenika atraviesa el momento más dulce de su carrera y espera poder besar al menos una vez más el escudo de Nigeria. Eso significará que habrá marcado un gol en una final en la que contará con el apoyo de una selección que busca reverdecer los laureles de generaciones pasadas y que cuenta con jugadores como Emenike o Victor Moses, que atraviesan un estado de forma inmejorable. De ganar, Emenike encontrará por fin la redención a su maldito verano del 2011.

Todo sobre la Copa África 2013 en su sección exclusiva

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche