Histórico
14 febrero 2013Francisco Ortí

Chelsea: El orgullo del ‘interino’ Rafa Benítez

El orgullo de Rafa Benítez llega con tres meses de retraso, pero llega. Más vale tarde que nunca. El pasado 21 de noviembre, después de la destitución de Roberto Di Matteo, el Chelsea anunciaba la contratación del técnico español como “entrenador interino”. Recuerden el término “interino” porque va a ser clave en el desarrollo de la historia. Y es que ese apéndice que acompaña a su cargo en Stamford Bridge es lo que le ha hecho explotar. Tres meses después, eso sí, y por sorpresa. Desde que asumió el cargo de entrenador ‘interino’ del Chelsea han sido muchos los momentos de tensión que Benítez ha vivido en Stamford Bridge, pero su dignidad eligió el momento más anodino para mostrar sus heridas. Después de vencer al Middlesbrough en la quinta ronda de la FA Cup, Benítez explotó.

El desgaste que ha sufrido desde que se mudó a Londres ha podido con él. Benítez nunca encontró aliados en territorio blue. Su pasado en el Liverpool le condenaba. Lo que dijo mientras fue Red, más todavía. En Stamford Bridge nadie ha olvidado los dardos en forma de declaraciones que el español lanzó contra el Chelsea cuando entrenaba en Anfield. La afición le atacó desde el primer momento. Los pesos pesados del vestuario mostraron el desacuerdo con su contratación, algunos con más vehemencia que otros. El club le degradó a la condición de “interino” y la prensa utilizó el término para hurgar en su orgullo. La palabra “interino” se ha convertido en un punzón que se ha clavado constantemente en la dignidad de Benítez. Aunque por el camino, ha logrado meter a su equipo en Champions y está a un pasito de levantar la Europa League. Un orgulloso ‘interino’.

Aparecía el comunicado oficial de su fichaje y en las alineaciones que se reparte a la prensa en los partidos y los programas oficiales y en los rótulos durante las retransmisiones televisivas. “Tú lo aceptaste cuando firmaste el contrato“, escribe Martin Lipton en su columna de Daily Mirror. Seguramente tenga razón. Benítez sabía donde llega y que ambiente se encontraría, pero el técnico español no lo ha podido soportar más y aprovechó la rueda de prensa posterior al encuentro contra el Middlesbrough para escupir toda la rabia que había acumulado desde que el pasado 21 de noviembre firmó con Roman Abramovich.

Sin escudo ni defensa, con el aplomo que sólo poseen aquellos que se saben condenados a muerte, Rafa Benítez inició un ataque masivo desde la sala de prensa del Riverside Stadium. Sus palabras fueron disparos contra la afición del Chelsea, contra la prensa que sigue al equipo, y, sobre todo, contra su propio club. Rafa Benítez criticó al Chelsea y a Roman Abramovich desde dentro. ‘Fuego amigo’ lo llamarían los estadounidenses con su retórica militar. Carta de suicidio, diría yo siendo más claro. Y es que con estas declaraciones el técnico español podría haber firmado su sentencia de muerte como entrenador del Chelsea. Los rumores sobre su destitución ya se han desatado en Inglaterra.

Y si sobrevive puede que sea incluso peor. Si Rafa Benítez ya tenía a la afición en su contra, el ambiente apunta a que será infernal después de que la haya atacado directamente. “Hay un grupo de aficionados, que no hace ningún bien al equipo y malgasta su tiempo escribiendo y preparando pancartas. Alguien cometió un error al calificarme de técnico interino, y me voy a final de temporada, por lo que no deberían malgastar su tiempo conmigo. Yo he ganado todos los títulos posibles a nivel de clubes y no tengo que aguantar cosas así“, se quejó con contundencia Benítez tras vencer al Middlesbrough y garantizarse la clasificación para los cuartos de final de la FA Cup.

Benítez ha logrado alterar la conciencia de los aficionados Blues que, a pesar de no quererlo para un futuro, han acabado comprendiendo que el técnico español no tenía mucho margen de mejora. Acceder a la siguiente Champions League (superando para ello a Arsenal y Tottenham en la clasificación de la Premier) y, además, llegar a una finalísima de Europa League que puede ampliar el palmarés aún muy débil del Chelsea en Europa, son argumentos de peso. De la nada les surgió una guerra en la que el enemigo era su propio entrenador, convertido ahora en ‘salvador’ de una campaña caótica. El caballo de Troya en términos futbolísticos.

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche