Histórico
26 febrero 2013Jose David López

Barcelona-Real Madrid: Los Nombres del Clásico

Cristiano Ronaldo - Real Madrid

En el día en el que se podía encender la mecha del polvorín tanto en Barcelona como en Real Madrid (porque uno quedaría fuera de la Copa del Rey teniendo además el acceso a los cuartos de final de la Champions por remontar en los partidos de Vuelta). Pero esa línea de máxima necesidad en ambos enemigos históricos, demostraba otros enormes alicientes, pues se podría herir de extrema gravedad a quien más de desea empujar al abismo. Y en esa lectura, José Mourinho entendió mucho mejor la estructura global, creando una amenaza constante en ataque con espacios, multiplicando los defectos del rival y encontrando mayores atascos en un Jordi Roura que no estuvo acertado, al igual que había mostrado ciertas ideas erróneas horas antes. Se bloqueó a Messi, se obligó a exteriorizar los ataques locales y fue la noche inspirada de Cristiano Ronaldo, que esta vez sí encontró el contexto clave para mostrarse donde más deseaba. Dudas azulgranas e impulso rumbo a la final para los blancos (1-3)

Cristiano Ronaldo: Esa fórmula de éxito anti-Barcelona que parecen haber encontrado (y están aprovechando), los rivales del líder español, tiene una premisa clave y rotunda en su planteamiento. Se necesita hermetismo defensivo sí, pero igualmente una pieza de ataque que sea capaz por sí mismo, sin ayudas externas, sin grandes vacilaciones y sin complicidad del resto, de generar ocasiones con su sola presencia. Y Cristiano, sobre todo cuando el resultado exige a los rivales a dejar huérfana su seguridad defensiva, sigue siendo mortal. Nuevamente marcó diferencias en un partido de primera obligación para quienes deben responder en la súper-élite, marcó dos goles, se mostró decisivo, imponente, veloz y potente como para ser el más activo, rápido e incisivo. Dos goles, un regate para los anales ante Piqué y un momento de gloria ante el que es su gran enemigo a nivel individual que hoy, no pudo seguirle la estela.

Leo Messi: Y es que el Balón de Oro no está inspirado y, desde luego, fue la nota más decepcionante de la noche en el Camp Nou. Frenado por la intención clara de Mourinho de ser encimado, presionado y exigido en espacios cortos, tan solo se dejó caer en una falta en la frontal donde estuvo a punto de marcar y dar ánimos a un equipo que se ahogaba sin su presencia. Muy obligado a jugar lejos del área y sobre todo, cayendo a banda ante la buena defensa madridista, el argentino perdió la noche en pequeñas disputas y en acciones sin argumentos para convencer de que la heroicidad iba a ser posible. Noche aciaga y dudas futuras que disipar en su rendimiento que, por primera vez en muchos meses, se aleja del perfeccionismo.

Undiano Mallenco: Cuando un Clásico entra en escena en el calendario, existen todo tipo de opciones para aglutinar contenido y, desde luego, hace años que se instaló como dinámica habitual la de increpar la actuación del colegiado. Posiblemente Undiano Mallenco sea el árbitro español más dubitativo en sensaciones para el público por su estilo, que aboga por la continuidad, la intención de no frenar el ritmo con faltas inocuas y agilizar la intensidad con alternancia de ocasiones. Eso lo genera su estilo que, aunque arriesgado, es el de mayor agradecimiento visual para quienes no analizamos el fútbol desde el punto de vista del escudo sobre el que se interpretan sus acciones. Quizás el colegiado sea hoy un motivo más de desacuerdo, discrepancia y vergüenza para algunos, pero la realidad es que tener un Barcelona-Real Madrid y más en esta competición copera, bien merece un espectáculo de primer nivel y ése ha llegado en el Camp Nou fruto de las decisiones (casi todas acertadas pese a las críticas), del citado Undiano.

Varane: Los meses de enero y febrero han supuesto un arreón moral sin límites para el central francés, multiplicado en su aureola de seguridad, potencia, fuerza en el corte y enorme capacidad para cabecear en táctica ofensiva. Imperial y decisivo en ataque como ya hiciera en la Ida (ha marcado dos goles de los cuatro de su equipo en esta eliminatoria), el internacional galo se ha consolidado en un cruce a dos partidos ante el máximo rival que le sirven para demostrar al mundo que hay suficiencia y sapiencia de veterano en su apenas veintena de edad. Un amplio catálogo de cualidades que desde ahora, aleccionan a Pepe y lo amenazan seriamente de cara a un futuro que es suyo.

También te interesa: Real Madrid: El ‘baccalaureat’ de Varane

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche