Histórico
30 enero 2013El Enganche

Libertadores: Gremio, 231 lutos a la espalda

Por Gabriel Casimiro y José David López

El fútbol, tan cambiante hoy en día, te otorga diferentes escenarios en los cuáles el deportista debe saber comportarse y asumir como tal. De nada sirve su calidad deportiva, sus características sobre el césped y la capacidad que cada cual tenga para desarrollar de la mejor manera posible su trabajo en cualquier momento. Cuando la muerte está delante de ti, cuando el vecino llora desconsolado por los recuerdos perdidos, cuando tú mismo has visto cómo la cabeza se emborrona de llantos interminables desde la profundizad del corazón, todo queda a un lado, abandonado. Los 261.000 habitantes de Santa María, localidad del estado de Río Grande do Sul, en el extremo sur de Brasil, acudieron en masa a esas lágrimas, a ese duelo y perturbador silencio que invade sus calles desde que la madrugada del domingo, unas chispas de un espectáculo pirotécnico, convirtieran la discoteca Kiss en una caldera para 231 víctimas.

Un país consternado, invadido por la tristeza y difunto pese al lento paso de los días. Éstos, solo han servido para amontonar féretros con carteles en los pies para identificar a quienes quedaron atrapados, intentar reconocerlos y repartir los incontables objetos personales que portaban. Uno de los más habituales entre los que perdieron la vida, fue  la bandera de Gremio, club de la región (junto a Internacional de Porto Alegre) que este domingo canceló la jornada de competición en señal de respeto por buena parte de sus aficionados y por el ambiente desolador que vivía la zona. Una trampa mortal que no ha sabido trasladar y comprender la Conmebol, que rechazó la petición de aplazar el duelo de este miércoles en la Copa Libertadores ante LDU Quito.

Para Gremio será un acto de fe deportiva dar la vuelta a la eliminatoria (1-0 en la Ida) pero, sobre todo, será un contexto que a la mayoría le obliga a dejar el fútbol en segundo plano. Pero no queda todo allí. Más allá de ser un impulso anímico el tener una revancha contra la lógica deportiva que no supieron entender desde las altas esferas, también será un reto para su poderoso proyecto, el que ha sido capaz de mantener a sus grandes estrellas (Zé Roberto, Souza, Elano o Marcelo Moreno) y además, engalanar una plantilla competitiva con nuevas caras mediáticas como Eduardo Vargas, Dida (no estará por lesión en su homrbo derecho) o Cris. Suficientes gastos acumulados, nóminas que asumir y facturas que pagar esta campaña, como para que la derrota cosechada en ‘La Casa Blanca’ ecuatoriana hace una semana, frene las grandes pretensiones gauchas.

Vanderlei Luxemburgo es el líder espiritual, caracterial y casi mítico de un equipo que pretende frenar el caos que sería caer eliminado en la fase previa. No tiene un enemigo fácil pues el cruce le enfrentó con un ex campeón continental que tiene las mismas necesidades y obligaciones por ambiciones deportivas. Eso sí, los quiteños llegarán con una tranquilidad mesurada (aunque es importante las bajas del argentino Araujo y Urrutia), sabiendo que su experiencia en partidos de máxima exigencia casi siempre ha sido positiva y que la inteligencia de sus recursos será determinante frente al enérgico ambiente del Arena PA.

La llave más interesante de los últimos años en una fase tan prematura, dejará consecuencias graves en dos ‘gigantes’ del continente. Dos ex campeones sin opción al error. Uno mejor parado por el triunfo en casa, y otro con muchas cosas por las cuáles salir a ganar. Por su historia, su localía y la memoria de 231 personas (a los que honrarán con una camiseta de entreno especial de homenaje previo) que en el cielo vigilan la mente de su amado equipo.

También te interesa: Eduardo Vargas, genio televisivo de Chile

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche