Histórico
4 enero 2013Jose David López

Diego Reyes: El comodín defensivo más brillante de América

La lectura que todo occidental tiene del fútbol mexicano es muy similar de base, pues la estructura económicamente sólida de sus clubes, así como la competitividad de un torneo muy variable y dado al intercambio de clubes que logran éxitos, frena en muchos casos las ventas de sus mejores jugadores. Las nóminas que ofrecen los clubes aztecas han logrado durante años atrapar en sus redes a gran parte de los jugadores más destacados de todo el continente americano (sobre todo argentinos, paraguayos y uruguayos), divisando ese salto como un avance previo bien remunerado para, si es posible, tener posteriormente opciones más viables en suelo europeo. Eso, además, ha limitado la llegada de jugadores mexicanos lejos de sus fronteras, lo que siempre alimentó la regeneración de sus categorías inferiores y selecciones nacionales, últimamente acumuladoras de éxitos (Mundial Sub 17 y Juegos Olímpicos así lo atestiguan).

Hasta hace apenas unos años, la salida de alguno de ellos era casi una quimera. En la última década esa relación fue encontrando soluciones priorizando lo deportivo, pues en muchos casos, la presión de los jugadores era la única que explicaba sus traspasos. Tanto, que son varios los casos en los que no encontraron un contrato de la solidez y solvencia que ya tenían en el campeonato azteca. El último de todos estos casos llegará a Europa en unos meses, donde ya hacía tiempo que lo seguían de cerca y donde se generó una pequeña batalla financiera para cerrar su contratación. Finalmente, esta fue ejecutada por todo un especialista en la materia, el Oporto, destino de uno de los mejores centrales del futuro, Diego Reyes.

Se trata de un defensor diestro, de solo 20 años, con buen dominio de la pierna izquierda y habilidad en el manejo de la pelota, algo que destaco antes de nada en sus cualidades porque es lo que más lo destaca sobre el resto de zagueros. Grandísima salida de balón en acciones individuales, criterio en elección de pase, facilidad para incorporarse y avanzar con carácter hacia la medular, algo que evidencia que domina varios registros porque también puede actuar como mediocentro de contención. Imponente por alto por su 1.92, una seguridad en el juego aéreo, muy dinámico y rápido de movimientos porque pese a su estatura es bastante liviano y delgado pero, además, muy fiable en el corte, lecturas defensivas y decisión para ser el líder de la línea pese a su juventud. Tiene gran desarrollo físico, amplitud de campo si tiene opciones para ello cuando juega en la medular y recorrido, pero sobre todo una gran zancada que le hacen ser más que útil en ambas posiciones pues en cruces, bloqueos y destrucción del juego rival es un avanzado para su joven edad. Todas ellas, características básicas para que desde hace años ya fuera una de las grandes perlas de la cantera mexicana y pese a la dureza del mercado de traspasos en el campeonato azteca, vayamos a tenerlo en breve en Europa.

Diego Reyes es canterano 100% del América, un club en el que no es nada fácil hacerse hueco siendo juvenil de la entidad porque es uno de los más poderosos económicamente y su dinámica habitual es la de reforzarse a golpe de talonario con estrellas nacionales y, sobre todo, continentales. Llegó a las divisiones inferiores de las Águilas en 2006 con 14 años y logró ganarse un debut en el primer equipo seis campañas más tarde, en 2010, cuando firmó su primer contrato profesional. Pero su irrupción fue mayúscula en apenas unos meses más allá de la competencia y exigencia de un club como el americanista, pues logró ganarse la confianza, ganar el premio a mejor novato del año en 2011 y concretar las expectativas de capacidad ganando el Sub 20 de la Concacaf con México, los Panamericanos, así como ser clave en el tercer puesto de los aztecas en el Mundial Sub 20. Curiosamente en estos torneos es donde jugó la mayoría de partidos como mediocentro destructor, repito que no solo destacando en coberturas, sino mostrándose mucho más completo y con más amplitud.

Este 2012 lo acabó de situar en la élite después de que su perfil en América se consolidara. Ganó el Torneo de Toulon (donde se reúnen cada año en verano muchas de las mejores canteras del planeta) y, semanas después, se convirtió en Campeón Olímpico con México en Londres 2012, siendo clave en la selección histórica ya de los aztecas, aquí ya jugando como central expeditivo, sólido y seguro. “Jamás pensamos que podría llegar a ser un profesional así, porque siempre lo apuntamos de pequeño al fútbol para que dejara a un lado la enorme energía que tenía. Es incansable”, decía estos días su madre, una vez que se ha confirmado que a partir del verano que viene, tendrá que viajar hasta Portugal para verlo cara a cara.

El Oporto ha confirmado esta semana su fichaje por 7 millones de euros (la cifra más alta de la historia para un traspaso por parte del América) para las próximas cinco campañas, aunque estuvo muy cerca de ir al Benfica (que fue quien primero preguntó por él hace un año) e incluso su agente ha recalcado que en lo económico existían ofertas más jugosas desde Inglaterra. El propio Reyes ya ha asegurado que en estos meses que aún le quedan en América (puesto que pese a ser ya adquirido, seguirá hasta verano en México), quiere empezar a aprender portugués y mejorar físicamente, pues como él dice, debe “embarnecer” su musculatura para adaptarse al fútbol europeo. La última perla azteca, una de las que más brilla en las últimas décadas dentro de su fútbol, tiene toda la vida para demostrar la buena elección, una vez más, del Oporto.

También te interesan: México: Los jugadores clave del Oro en Londres 2012

Todas las Jóvenes Promesas en nuestra Sección Exclusiva

Síguenos también desde TwitterFacebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche