Histórico
29 enero 2013David De la Peña

Copa del Rey: Mourinho-Tito Vilanova: Planteamientos modificados

La activación mental como principal recurso, la agitación y la sed de competir. Complicado explicar porqué el Real Madrid está a 15 puntos del Barcelona en Liga. Quizá el año pasado fue una carrera de fondo tan extenuante que liberó al equipo blanco de una presión brutal (la de ganar a uno de los mejores equipos de todos los tiempos) y en el tiempo que transcurrió hasta que las neuronas asimilaron que todo había empezado de cero, el Barcelona ya había ganado demasiados partidos. Quizá, porque son conjeturas que añadir al bajón en el rendimiento de jugadores importantes y algunas lesiones clave. Lo cierto es que no es descartable que esa falta de activación resultase una losa en las visitas a Sevilla o a Málaga, y es que el comentario generalizado es que los de Mourinho habían perdido la liga. Ahí es donde entra en juego el cambio de perspectiva, la que da la disputa de una competición diferente. Y ese es el escenario de este nuevo clásico en la Copa del Rey.

Teniendo en cuenta un primer argumento que debería otorgar una ventaja emocional al Real Madrid, la realidad futbolística es bien distinta. Al Madrid de Mourinho le está siendo imposible poner en práctica el plan de juego del año pasado, y el Barcelona de Tito Vilanova ha experimentado una evolución desde comienzos de año sencillamente fantástica. Además, si tomamos como referencia la última eliminatoria entre ambos conjuntos (la de la Supercopa de España, donde los merengues salieron vencedores), hay diferencias notables. La principal está en las bajas. En agosto, el Barcelona no pudo contar con su pareja de centrales titular, ya que Puyol no estaba disponible, mientras que para el partido de Copa, será el Madrid el que pierda a sus dos bastiones defensivos, Pepe y Ramos. Probablemente lo más relevante para empezar a analizar porque, en uno y otro bando, resultan absolutamente decisivos en los clásicos.

Pepe y Ramos han significado, para enfrentar a Messi, el argumento más decisivo. Con ambos en el campo el equipo blanco ha conseguido achicar a una altura inimaginable, limitando en partidos decisivos la influencia del astro argentino, como en el caso del 1-2 de la pasada temporada en el Camp Nou. Por supuesto, Messi, como vimos en la vuelta de la Supercopa de este verano, es capaz, aunque sea de manera más intermitente, de desbordar y exigir, pero ahí aparece el talento de los dos centrales para corregir. El hecho de que no estén es, sin duda, el mayor quebradero de cabeza para Jose Mourinho. El otro punto decisivo es la ausencia de Coentrao. El portugués muerde, no deja girar, persigue y escupe la conducción rival hacia la zona que más le interesa. Un Marcelo en buena forma es pieza clave, pero perder la calidad defensiva de Coentrao sin Ramos y Pepe resulta aún más problemático. Veremos, por tanto, la posición de Arbeloa. Lo más lógico es que se mantenga como lateral derecho, ya que desde allí evita que Iniesta tenga peso cerca del marco propio. Personalmente espero, sin saber si Marcelo está físicamente preparado para el choque, un Arbeloa-Varane/Albiol-Carvalho-Marcelo. Essien puede ser un calvario en términos de lectura para enfrentar a Iniesta, y creo que Carvalho será elegido por el “simple” argumento de talento defensivo. Sin duda, en el hacer de la defensa del Real Madrid se concentra gran parte de las opciones de éxito del equipo blanco.

Hay otras dos bajas, evidentemente muy sensibles, en el Madrid: la de Iker Casillas y la de Ángel Di María. En la portería queda una duda evidente, Diego López o Adán. La sensación es que Adán técnicamente, y hasta el momento, ha demostrado tener carencias importantes, mientras que lo visto de Diego López durante esta temporada en el Sevilla no es esperanzador. Complicado mojarse, aunque, lo que está claro, es que esto definirá la confianza real de Jose Mourinho en Adán. En el caso de Di María, y a pesar de que el argentino diese muestras de mejoría frente al Valencia en Mestalla en el partido de liga, la realidad es que frente al Barcelona, por regla general, no ha demostrado ser un recurso vital. Su frenetismo puede resultar un argumento excesivo contra el Barcelona, que ante la brutal acumulación de posesión por el estilo que tiene, necesita de futbolistas más pausados, que permitan al equipo salir de campo propio y que ayuden a conseguir secuencias de pase más largas.

Es ahí donde radica la gran duda en medio campo. Modric no está funcionando bien porque el Real no está jugando con el mismo sistema que el año pasado, y su adaptación está resultando durísima. Khedira y Xabi Alonso son absolutamente fundamentales, y el tercer integrante -ojo a Essien- es complicado de definir. Un futbolista como Modric podría permitir al Real progresar gracias a sus apoyos por delante de pelota, pero el hecho de que no estén Ramos y Pepe lo condiciona todo, y quizá Mourinho pretenda proteger las recepciones interiores de Iniesta y Messi con Essien y Khedira ocupando los carriles interiores, flanqueando a Xabi Alonso. Creo que una elección de Essien incluiría a Benzema (a pesar de no estar bien), porque es el que la puede parar y lanzar a Cristiano, mientras que una inclusión de Modric (más ofensiva), podría dar paso a Higuaín para tratar de estirar al Barça con rupturas. Los fijos, sin duda, serán Özil y Cristiano Ronaldo. El primero porque es el más capacitado para tenerla y encima lleva un mes en el que técnicamente está muy acertado, y el segundo, porque es una barbaridad de futbolista. Cristiano tiene un papel decisivo ante la ausencia de Pepe y Ramos, ya que sin estos, el Madrid no podrá juntarse tan arriba ni robar a buena altura, así que el físico y la técnica del portugués en posiciones interiores pueden resultar claves para dar aire al Madrid. Es posible que veamos a un Cristiano diferente mañana, generalmente utilizado por Mourinho para romper por fuera el sistema defensivo del Barça, sobre todo si finalmente es Essien el que juega con Xabi y Khedira.

En cuanto al Barça, su evolución táctica ha resultado fantástica y abrumadora. La rigidez de los primeros partidos de la era Vilanova ha dejado paso a una sensación de equipo mucho más dinámico y rico en contenidos. Si el Real tiene problemas para confeccionar su defensa, al Barcelona le sobran efectivos. La principal duda está en el lateral derecho. Dani Alves ha ido recuperando alguna buena sensación en las últimas semanas, pero la temporada de Adriano le debería otorgar ventaja. Piqué, Puyol y Jordi Alba completarían la retaguardia. Alba ha resultado un hombre fundamental en la evolución del Barça a un equipo que combina la circulación con la profundidad, y desde el perfil zurdo rompe a la espalda de Iniesta con una regularidad e ímpetu prodigiosos. Recuperar a Piqué y Puyol para un clásico es vital para Tito. Piqué es el más capacitado, en cuanto a técnica defensiva, para medir las conducciones de Ózil, Cristiano y Benzema, y el Barça le necesita a su máximo nivel para evitar que le hagan daño. De Puyol hace falta decir poco. Su competitividad es su mayor activo, y sumado a su talento para elegir hacen que la suma de las partes dé como resultado un todo de mucho nivel en el centro de la zaga blaugrana. Una defensa titular para un partido de máxima exigencia.

Pero el detalle más significativo en esa evolución lo hemos visto en medio campo. Busquets como mediocentro está siendo, tras Messi, el mejor futbolista del equipo esta temporada. La incertidumbre defensiva que reinaba hasta que Tito ha ido consiguiendo recuperar con continuidad a todos sus efectivos era resuelta por él. Un futbolista descomunal, una maravilla. Su técnica para robar resultará decisiva para enfrentar a Ózil, Benzema o Modric, o Cristiano si el portugués se ve obligado a pesar por dentro. Lo lógico es creer que a sus lados jugarán Xavi y Fábregas, por lo que el hecho de que sean Essien y Khedira los que empujen para tratar de obligar a que ambos tengan recepciones más cerca de la base cobra más sentido. Fabregas se junta en el perfil zurdo con Iniesta, y está siendo un arma decisiva para dotar al equipo de verticalidad. Iniesta pesa dentro, Fabregas rompe y Messi o Xavi le activan al espacio. Será un peligro añadido para el equipo blanco, ya que Iniesta, con él, no es un extremo izquierdo al uso, y eso puede obligar a Arbeloa a quedar muy lejos de posición -otro argumento para pensar en Essien como interior derecho-. Es muy probable que el Barça aproveche ese perfil para romper con Alba o Fabregas debido al poder atrayante que Iniesta puede ejercer sobre Arbeloa. Pedro en el otro perfil, y Leo Messi, para completar un equipo de ensueño.

Resumiendo, al Real Madrid le será complicado establecer un plan eficiente para combatir a su principal amenaza -Messi-, al no estar Ramos y Pepe, y en ese sentido el Barcelona puede someter territorialmente al equipo blanco de una forma abusiva. Parece más lógica la solución Essien-Xabi-Khedira para proteger a los centrales y empujar lo más posible a Xavi a zonas lejanas de área, pero achicar mucho con Carvalho y Albiol o Varane puede ser un riesgo ante un Barcelona más capaz de romper gracias a que a Pedro se han unido Jordi Alba y Cesc Fabregas. La gran pregunta está en ver cómo decide Mourinho alejar la pelota de su portería, si acumulando gente en zonas interiores con la inclusión de Essien, si dándole al equipo un apoyo de buen nivel por delante de la pelota como Modric para que el equipo progrese, o si lo hace intentando transiciones puras y duras con Cristiano Ronaldo pegado a la banda, y Özil como lanzador del portugués, y quizá de Higuaín. Todas las dudas se resolverán la noche del miércoles, en un partido que se está ganando con derecho propio y gracias a su nivel, la admiración de todo el mundo.

También te interesa: Real Madrid: El ‘Baccalaurát’ de Varane y Barcelona: Tito Vilanova y el reto de gestionar recursos

Todo sobre la Copa del Rey en su Zona Exclusiva

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche