Histórico
21 enero 2013Jose David López

Copa África 2013: Stopila Sunzu: El potente cerrojo de Zambia

El fútbol tiene una facilidad enorme para protagonizar todo tipo de historias, polémicas, conflictos y curiosidades, pero muchas más si el contexto queda delimitado al continente africano. La precaria situación política a la que la mayoría de sus países se ven sometidos, crea problemas eternos a la hora de organizar eventos deportivos de cierta relevancia y cuando tiene posibilidades de mostrar su pasional exotismo al planeta, ha visto como se echaban a perder por lanzamiento de proyectiles (el Étoile du Sahel los padeció en la finalísima de su Champions), agresiones de afición (Togo ha sido epicentro de estas salvajadas más de una vez) o amenazas a los jugadores en plena invasión de campo (Senegal y Costa de Marfil lo vivieron hace meses). Esa manera tan elocuente de vivir todo lo que rodea a la pelota, también tiene su particular lista de desgracias en Zambia, donde un país, una selección y toda una generación, quedó para la posteridad eterna por un accidente mortal en masa en 1993.

Tras casi dos décadas de sufrimientos, lucha, intentos de pasar página y recuperación, el círculo se cerró hace un año con un título en la CAN 2012 que llegó por sorpresa y gracias a un estupendo trabajo regenerativo y colectivo de los Chipolopolo. Una masa unida en torno a una idea global, con varias individualidades interesantes, un seleccionador joven con ideas claras y un guía que se salvó de milagro del desastre hace veinte años para ser el líder en la sombra (Kalusha Bwalya). Ese recuerdo de la exitosa generación perdida quedó cerrado cuando hace menos de 365 días, uno de los jóvenes valores zambianos, marcó el gol de penalti que les colocaba como campeones africanos. Ese nuevo espejo donde reflejar un futuro alentador es hoy una perla bruta con destino a la élite: Stoppila Sunzu.

Elegido durante las dos últimas campañas el mejor defensor de Zambia, nada sería excesivamente extraño sino supiéramos que empezó a jugar en las calles de Ndola, la segunda capital del país, como delantero centro. Entró con apenas catorce años a las divisiones inferiores del Konkola Blades, siendo uno de los referentes ofensivos debido a su fortaleza, altura y fuerza para ser poderoso en el área (1.91), logrando un interesante crecimiento y buenas cifras como para ser contratado por uno de los gigantes nacionales, el Zanako de la capital Lusaka (último campeón liguero). Su aportación no pudo ser más rentable, pues rápidamente se consagró recién cumplida la mayoría de edad para acabar levantando su primer título liguero ya siendo internacional Sub 20 (acudió al Mundial de la categoría en 2007). A mediados de esa campaña, su salto no podía hacerse esperar más y fue invitado a hacer unas pruebas con el Reading inglés que fueron satisfactorias (le ofrecían contrato de seis temporadas), aunque unos problemas habituales con el proceso de permiso de trabajo, frenaron su llegada a la Premier.

Decidido a cambiar de aires y empezar a explotar su potencial en suelo europeo, aceptó una propuesta más humilde del Chatearoux francés, aunque su adaptación y los problemas del club le impidieron entrar en la dinámica positiva. Ese mismo verano quiso regresar a ‘casa’, pero uno de los gigantes africanos, el Mazembe, ya había observado anteriormente la capacidad de Sungu, que empezó a retrasar su posición. Una final del Mundial de Clubes, una Champions Africana, una Liga congoleña y una Supercopa africana son sus grandes títulos, todos ellos ya conseguidos con apenas 23 años y como central, posición inventada y enteramente acreditada gracias a la intervención de su seleccionador, el francés Hervé Renard.

Más allá de su polivalencia (también ha jugado varios partidos al año como mediocentro defensivo), Sunzu destaca en el cruce, cortes y bloqueos defensivos puesto que su gran altura le permite una gran eficacia en juego aéreo pero, a su vez, mucha seguridad en retroceso por su amplia zancada. Acumula varios goles de cabeza en jugadas tácticas ofensivas cada campaña y su salida de balón en largo ha mejorado claramente dentro de un equipo que cuida la pelota más que la mayoría dentro del continente. El siguiente paso está cerca, tanto que hace unas semanas muchos medios zambianos e ingleses hablaban de un acuerdo inminente del central diestro con el Arsenal (más allá de que otros lo colocan ya en el Reading), aunque aún está por concretarse definitivamente. Esta será su segunda Copa África, la de la consagración personal, la reivindicación de un jugador imponente en físico, creciente en su desarrollo y ambicioso en su personalidad. El joven líder que llevó la gloria al fútbol zambiano y cerró la leyenda con una sonrisa que ya no es forzada. Nadie olvidará ya su nombre, el del ídolo eterno. Sunzu, el actual cerrojo de Zambia.

También te interesa: El Análisis del Grupo B donde se encuentra Zambia

Todo sobre la Copa África 2013 en su sección exclusiva

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche