Histórico
23 diciembre 2012Jesús Camacho

Sobrepasando límites de longevidad

longevidadLa longevidad humana es la máxima duración posible de la vida, el citado concepto por tanto sería aplicable al conjunto de la especie. Una cifra que en el caso de la especie humana viene cuantificada de forma muy estable entorno a los 120 años, encontrando en el caso de la francesa Madame Jeanne Calment -que falleció a los 122 años- el último y claro ejemplo de ello. Límites que lógicamente vemos muy lejanos la mayoría de nosotros, que no llevamos una vida inmaculadamente saludable y que no gozamos de una genética tan perfecta como para retrasar tanto tiempo el óbito celular de todas y cada una de nuestras células.

Nuestra lucha por tanto aunque se dirija en la misma dirección está basada en un concepto diferente, la expectativa de vida, que gracias a los avances experimentados por la ciencia, las tecnologías y especialmente por la medicina, ha aumentado de forma sensible en los últimos doscientos años, llegándose a situar en los 85 años. Y hablando de esperanza de vida y longevidad me gustaría recordaros varios casos que en el fútbol sobrepasaron ampliamante la expectativa de vida deportiva y la longevidad.

En cuanto a la esperanza de vida deportiva creo que la mayoría de nosotros estará de acuerdo al situarla en el arco de edad comprendido entre los 33 y 36 años pero la cosa cambia diametralmente en el caso de la longevidad deportiva. En este caso siempre hemos tenido como personaje de referencia al legendario Sir Stanley Matthews, que jugó su último partido con 51 años y cinco días y ganó el primer Balón de oro de la historia a la edad de 41 pero existen referencias históricas de otros casos que sobrepasaron estos límites de longevidad.

stanleyEl primer caso que podemos encontrar es el del futbolista escocés Neil Mc Bain que en 1947 -dieciséis años después de retirarse- jugó su último compromiso en Primera División, un encuentro en el que la plaga de lesiones que afectaron a los guardametas del New Brighton -conjunto que dirigía técnicamente- le obligaron a tomar la decisión de colocarse bajo palos en el enfrentamiento ante el Hartlepool United. Mc Bain tenía 52 años y cuatro meses.

Más curioso aún es el caso del legendario delantero mexicano Salvador Reyes, que aunque solo por cincuenta segundos osó traspasar todos los límites posibles de la longevidad deportiva en la carrera de un futbolista. Y es que cuenta la crónica que Salvador Reyes, histórico delantero del club con 122 goles a sus espaldas, fue incluido en el once titular del Chivas de Guadalajara contra los Pumas UNAM. Contada así podríamos estar ante una crónica normal, el problema es que Reyes contaba con 71 años de edad, por lo que aquel día se convirtió en el hombre más viejo en arrancar un partido del fútbol en la historia de este. Y solo fueron cincuenta segundos, los suficientes para batir todos los registros, tocar la pelota en dos ocasiones con el volante Ramón Morales y tras ese breve pero intenso periodo de tiempo ser sustituido por Omar Bravo.

salvador-reyesIncreíble caso el suyo que me abre el camino al recuerdo en el que encuentro a Anthony ‘Pipa’ de Ávila que a sus 45 años, siete meses y seis días se convirtió en el jugador más viejo en disputar un partido profesional en el fútbol colombiano. Un registro que dejó atrás al legendario argentino José Manuel “Charro” Moreno, quien se retiró los 44 años y nueve meses en Independiente Medellín.

Camino de longevidad en el que nos topamos con ilustres nombres del fútbol mundial como el genial medio brasileño Sócrates, futbolista de leyenda que no necesita presentación y que en 2004 firmó un contrato por un mes con el West Yorkshire de Garthford, Inglaterra. Catorce años después de su retiro y a sus 50 años, entrando así en este selecto grupo de longevidad futbolística. Como Dino Zoff, leyenda viva del fútbol italiano y uno de los mejores porteros de la historia, que se coronó campeón del Mundo con 40 años y jugó a primer nivel hasta los 41 años. Como Roger Milla, que jugó un Mundial a la edad de 42 y se retiró en 1996, en las filas del club indonesio del Pelita Jaya, a la edad de 44. Club en el que por cierto se retiró en el mismo año otro de nuestros ilustres longevos, Mario Alberto Kempes, “el Matador” que lo hizo a la edad de 42. Y como Jean-Pierre Papin , que regresó al fútbol a los 45 años de edad para jugar en el equipo de aficionados AS Facture-Biganos Boiens, en la Liga de la región de Aquitania.

En definitiva aquí queda este pequeño viaje por la vida, el envejecimiento celular y deportivo, dos conceptos que afortunadamente quedan un poco más lejos gracias a la profesionalidad de algunos futbolistas y los avances de la ciencia y la medicina. Años de estudio, trabajo y dedicación que nos permiten disfrutar más de la vida y de esos genios con los que crecieron varias generaciones.

También te interesa: Real Madrid: Di Stéfano, el único ‘Super Balón de Oro’

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche