Histórico
14 diciembre 2012El Enganche

Real Madrid: Santiago Bernabéu, 65 años cumpliendo sueños

Por Alberto Piñero, periodista cobertura diaria Real Madrid (@pineroalberto)

San Siro, Camp Nou, la Bombonera, Old Trafford, Westfalenstadion, San Mamés. En la memoria de cualquier aficionado al fútbol residen siempre goles maravillosos, jugadores espléndidos, regates inverosímiles, paradas milagrosas, entrenadores revolucionarios, fichajes sorprendentes, pero también esos lugares mágicos donde pudieron ver a todos esos futbolistas y esas jugadas que siempre permanecerán en el recuerdo. Se trata de los estadios de fútbol, algo más que un simple campo de césped, sino parte misma de la identidad de un club, de una afición, de una cultura. Quién no reconoce de inmediato el reloj del viejo Highbury, la grada de The Kop en Anfield, las torres del mismo San Siro, ese escudo del Athletic al final de Licenciado Poza. Un envoltorio tan capital, tan especial, tan místico como lo que puede albergar en su mismo interior.

Santiago Bernabéu sabía de la importancia de un estadio. Y aunque en su momento nadie confiaba en sus ideas, afortunadamente para la historia del Real Madrid, pudo convertir sus sueños en realidad. La Guerra Civil había destruido buena parte del Viejo Chamartín, el estadio donde jugaba sus partidos el club merengue, con capacidad para 25.000 personas, y apenas un año después de acceder a la presidencia, en 1944, el que sería la personalidad más influyente de la historia del madridismo lo vio claro: “Señores, necesitamos un campo mayor y vamos a hacerlo” le dijo a su Junta Directiva en su primera reunión. Era el nacimiento del Nuevo Chamartín, hoy llamado Santiago Bernabéu en honor al presidente, un estadio que forma ya parte de la historia misma del Real Madrid desde hace 65 años.

“La prolongación de la Castellana se efectuará a unos ochenta metros de nuestro campo. Nos preocupa esto. El Madrid precisa de uno que tenga no sólo una mayor cabida, sino espacio suficiente para las instalaciones anexas”, pensaba entonces el presidente. Así que el Real Madrid compró los terrenos colindantes al Viejo Chamartín por tres millones de pesetas. El concurso lo ganó el proyecto firmado por Manuel Muñoz Monasterio y Luis Alemany Soler. Y para financiarlo, el Real Madrid tuvo que pedir ayuda incluso a los socios ante la desconfianza de los bancos, con también innumerables problemas por la falta de suministros en la posguerra. Hasta Londres tuvieron que ir a buscar el césped incluso. Pero mientras algunos tildaban de loco al presidente por esa obra faraónica, Santiago Bernabéu siguió firme con su sueño. Hasta verlo cumplido un domingo 14 de diciembre de 1947. Hace justo 65 años.

Era un día frío, pero despejado, y al final del Paseo de la Castellana lucía imponente el nuevo estadio, con una capacidad inicial para unos 75.000 espectadores. “Firme, altivo, impresionante” eran los calificativos entonces en la prensa. La expectación, tal y como reflejan las crónicas de la época era máxima. Antes del partido, en la entrada al palco de honor se descubría una placa con el busto de Santiago Bernabéu con motivo del debut. El invitado a la inauguración fue el Os Belenenses, el campeón portugués. Debía haberlo sido el Athletic de Bilbao, por el partido correspondiente a la duodécima jornada del Campeonato de Liga, pero aquella jornada se aplazó ex profeso para el partido amistoso de inauguración.

De un lado, el blanco Real Madrid formó con: Calleja; Clemente, Corona; Pont, Ipiña, Huete; Alsúa I, Alonso, Barinaga, Molowny y Vidal. Del otro, el azulado Os Belenenses alineó a: Serio; Vasco, Feliciano; Amaro, Figuirido, Serafín; Rocha, Quaresma, Teixeira, Duarte y Narciso. Con Pedro Escartín como árbitro de la contienda. El resultado final, un 3-1 a favor de los blancos, con Barinaga marcando el primer gol de cabeza a centro de Vidal cuando apenas se llevaban transcurridos diez minutos de un partido que dicen fue brillante por fases, de poder a poder, y con alternativas para ambos equipos. Teixeira marcaría el empate a uno antes del descanso, y un doblete de Alonso le daría al Real Madrid su primera victoria en el Nuevo Chamartín. La primera de muchas que han llegado más tarde, en estos 65 años.

Nada menos que 30 títulos de Liga, 9 de Copa, 9 de Copa de Europa, 2 Copas de la UEFA, 3 Intercontinentales y otros muchos títulos más se han celebrado en Chamartín por el club merengue  desde que se estrenara su flamante estadio, que en este tiempo se ha sometido a numerosas reformas, ampliando el aforo hasta los cien mil espectadores, techándolo, construyendo las características torres de acceso en las esquinas. Aunque será seguramente la siguiente reforma la que más cambie el aspecto del coliseo merengue, con esa piel exterior y ese techo con el que se quiere recubrir el Santiago Bernabéu. Un nuevo revestimiento que no alterará el espíritu del interior, el del miedo escénico, el de las grandes remontadas en Europa, la magia de un estadio imponente que a sus 65 años se mantiene firme en su propósito de albergar los sueños de millones de personas. Los sueños de todo el madridismo.

También te interesa: Real Madrid: Mourinho y sus tres deseos Premier

Síguenos también en Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche