Histórico
4 diciembre 2012Jose David López

Real Madrid: Mourinho y sus tres deseos Premier

“Estoy feliz en el Real Madrid, es una gran experiencia para mí. Creo que seguramente es el mejor club de la historia del fútbol y no querría perderme la oportunidad de trabajar aquí, pero mi pasión es Inglaterra. Dadme un buen equipo, un equipo fuerte en dos años. Mi idea es poder regresar y quedarme allí mucho tiempo. Esas declaraciones claramente vinculadas a un idilio romántico con la Premier League, con su manera de entender el fútbol, con el poder mediático que arrastra y, porque no, con las cifras insuperables que es capaz de generar en las nónimas de sus protagonistas, es lo que hace ya más de un año, desvelaba nuevamente José Mourinho en una entrevista para los medios ingleses. Esa opción, la de ser franco ante quienes lo conocen por su pasado y ante los que pretende ganarse nuevamente para allanar su regreso, se volvió a repetir esta semana cuando el técnico portugués, que pese a todo sigue cobrando cifras abismales en el Real Madrid con un equipo prototípico a su medida, evidenció repetitivamente que su futuro cercano está en Inglaterra.

Pocos meses después, recalcó que “si la Premier quiere que vuelva, debe demostrarlo” y ahora, en pleno inicio dubitativo de temporada, recalca su amor hacia el entorno que logró situarlo en el mapa de leyendas de los banquillos: “Sé claramente donde quiero estar y eso lo tengo seguro. Podría entrenar a cualquier club de Inglaterra. Soy Blue (por su pasado en el Chelsea), pero ante todo, un profesional”. Teniendo en cuenta que renovó con el Real Madrid hasta 2016 pero que hoy en día parece una quimera tener que exigirle cumplir un contrato que, a todas luces, traerá problemas tarde o temprano (por las altas cantidades que quedarían pendientes cuando el técnico decida marcharse), se da por sentado que en breve, Mourinho dejará la Liga española para volver al ‘Universo Premier’. Hay tres opciones claras y sería incomprensible que acabara en otro escenario por lo que analizamos las tres posibles aventuras: Chelsea, Manchester United o Manchester City.

Chelsea: Un conflicto con Abramovich puso fin a tres años de éxitos

El actual campeón de Europa, inició su camino entre millones extranjeros de la mano de Roman Abramovich, que cuando llegó a suelo Blue, no tardó en desconfiar de Claudio Ranieri y acabó supliéndolo por su opción preferida, la de un José Mourinho que acababa de ganar la Champions League de manera inesperada con el Oporto. La prioritaria intención mediática del magnate ruso, provocó que su obsesión por generar fama rápida para su proyecto en Londres, buscara sin tapujos el reinado europeo. No lo consiguió con el luso y hasta tuvo que esperar varios años más. Sin embargo, nadie oculta que el principio de este gran Chelsea, de su poder, de su base, de su trabajo y de su identidad, lo logró gracias a ‘Special One’.

Fueron tres años de gesticulaciones, de polémicas, de declaraciones altisonantes con un técnico que encontró en su carácter agresivo y rebelde, el entorno ideal para ser estigmatizado como mito. Sello para la eternidad problemas con todos los técnicos importantes de la Premier pero, además, colocó por vez primera en la élite regular a un Chelsea que hasta su llegada era un simple secundario. Tres cursos y tres meses con un 70% de partidos en victorias y un +211 como diferencia de goles, evidenciando su resultadismo sólido, pero también su propuesta ofensiva. Dos Premier, una FA Cup, dos Carling y una Community, fueron la mejor muestra de su poderío, aunque no de su gran cuenta pendiente, la Champions. Un mal inicio de curso 2007 y una polémica con el citado Abramovich, le llevaron a ser cesado por vez primera (y hasta ahora única) en el proyecto que ahora le podría reabrir las puertas. La realidad confirma que es la primera opción de Mourinho por sentimientos, la que incluso le haría hueco ante la mínima duda de resultados que genere el actual reinado de Di Matteo (que merece respeto por su Champions lograda hace unos meses) y que ilusionaría nuevamente a los aficionados Blues. El único escollo es Abramovich y la cifra que tendría que pagar para sacarlo del Real Madrid. Aunque ya sabe lo que es pagar 15 millones de euros para liberar a un técnico como André Villas-Boas, en un movimiento que parecía intentar recuperar la esencia portuguesa con el mentor del propio Mou.

Manchester United: La decisión de Sir Alex y la sombra de Guardiola

Old Trafford es el ‘Teatro de los Sueños’ y la leyenda de sus paredes, estrellas y mitos, engrandece a cualquier profesional para los anales. Nadie osaría negarse a entrenar al club más gigantesco de Inglaterra, el que más vende a nivel mundial en cuestiones de marketing y el que lleva el romanticismo al límite con sus decisiones de fidelidad y amor al club. El mejor ejemplo de teorías y premisas arrastradas con el corazón Red Devil, es su propio entrenador un Alex Ferguson que simboliza la eternidad, la organización y una perfecta simbiosis entre el trabajo bien realizado y el amor a lo que representas. En esa dinámica de mitos pretende entrar José Mourinho, que sabe muy bien que poder sustituir al escocés (que lleva más de un cuarto de siglo en el mismo banquillo), refleja el recambio más esperado del planeta futbolístico en la élite y supondría conseguir desde su primer día, el máximo protagonismo. Conseguirlo es ya una tarea pero por delante, una vida plena de satisfacción.

Las rumorologías ya avisaron hace años que, cuando el técnico luso llegó al Real Madrid, en su contrato existía una sola cláusula que lo liberaría del club blanco si él estaba de acuerdo, siempre que llegara una propuesta firme del Manchester United. Una teoría que nunca se ha llegado a demostrar pero que conociendo las intenciones de protagonista, no serían nada descabelladas. Sin embargo, en ese camino a Old Trafford hay un solo paso que atravesar, ya que será el propio Ferguson quien decidirá el cambio. Primero, el día en que se llevará a cabo y segundo, quien será la persona que lo supla. En su rol no parece entrar un entrenador opuesto a él como Mourinho, más polémico, amigo de un fútbol tácticamente más gestionado y poco amigo de la libertad improvisada de sus estrellas, pero la grandeza del míster podría ser su principal referencia para que el escocés lo tuviera en cuenta. Sin embargo, parece que en esa carrera la ventaja la llevaría Pep Guardiola, con el que Ferguson ya ha hablado en alguna ocasión para tantearlo y que sí simboliza mejor las bases del juego del Manchester United. Todo depende del mito. Todo depende de Sir Alex.

Manchester City: El proyecto ideal sobre el que asentar sus teorías

Club coronado ya entre los gigantes del momento gracias a su millonaria capacidad financiera por inversión extranjera, sin grandes títulos que colocar aún en su palmarés, con todas las provisiones acomodadas para generar una plantilla a su petición y sin un técnico que parezca estable a largo plazo teniendo en cuenta la fugaz pérdida de paciencia de este tipo de proyectos futbolísticos (donde prima el dinero, priman resultados inmediatos). El Manchester City representa por tanto el epicentro ideal por grandeza para aspirar a grandes títulos durante los próximos años, la capacidad de ofrecerle un contrato millonario, múltiples opciones para confeccionar una plantilla a su gusto y, desde luego, el entorno clave donde tendría a un rival gigantesco cercano (ese United donde no le importaría firmar peor que tendría como histórico enemigo) para encontrar ese estímulo diario que tanto gusta a la cara agresiva-polémica del portugués.

Teniendo en cuenta que Roberto Mancini ya suma varias temporadas y que pese a su título de Premier League, su estabilidad no es del todo fiable a un largo plazo, un dubitativo curso podría ser revulsivo para un giro completo en el organigrama deportivo del equipo. Económicamente, seria la mejor opción para el Real Madrid puesto que es posible que pagaran su libertad sin demasiados tapujos y para e propio Mourinho, sería optar a realzar su grandeza desde la minúscula historia de un club en el que él sería el elemento diferencial para convertirse realmente en uno de los más grandes de todos los tiempos. Una opción tan factible como previsible, aunque debilitada tras la aparición en escena de Beguiristáin como nuevo director deportivo, lo que a su vez acercaría más a Guardiola.

También te interesa: Liverpool: Brendan Rodgers, la rodilla que reta a la Premier

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche