Histórico
12 diciembre 2012Francisco Ortí

Mundial Clubes: Monterrey ante territorio inexplorado

Es inherente al ser humano la necesidad de conquistar territorio inexplorado. Tanto física como metafóricamente. Así sucedía en tiempos pretéritos con los exploradores, rebuscando por todos los rincones de la Tierra. Y continúa sucediendo ahora, pero como hasta el milímetro más recóndito del planeta ha sido analizado hasta la extenuación, se envían robots al espacio para estudiar otros planetas. Es en definitiva, la eterna búsqueda de un lugar mejor. El regreso al paraíso, en función de la creencia a la que responda cada uno. En materia futbolística pisar territorio inexplorado tiene una concepción muy amplía. Para Lionel Messi, por ejemplo, supone marcar más goles que nadie en un año natural. Para Club de Fútbol Monterrey, por el contrario, significa alcanzar la final del Mundial de Clubes.

“Sabemos que ningún otro club de la CONCACAF ha llegado a la final, y queremos ser los primeros en lograrlo. Ese es nuestro sueño principal ahora”, explica José María Basanta, central y capitán del conjunto mexicano que este jueves disputará las semifinales del Mundial de Clubes 2012 contra el Chelsea (11.30 horas / Energy) de los Rafa Benítez, Fernando Torres, Juan Mata y César Azpilicueta (Oriol Romeu está lesionado). Desde que el Mundial de Clubes cuenta con el formato actual, nunca un equipo que se ha clasificado a través de la victoria en la Champions League de la CONCACAF ha alcanzado la final. Por supuesto, tampoco lo logró con el anterior formato, puesto que sólo competían equipos de UEFA y Conmebol.

La FIFA reinventó la Copa Intercontinental para transformarla en el Mundial de Clubes actual en el año 2000 y utiliza un formato similar al actual desde 2005. Desde entonces se han disputado ocho ediciones del torneo y jamás un equipo de CONCACAF ha alcanzado la final. Europeos y sudamericanos se citan con una autoridad tiránica en la final, con la única excepción de lo sucedido en 2010, cuando el Tout Puissant Mazembe de la República Democrática del Congo se coló en la final contra el Inter de Milán después de sorprender al Internacional de Porto Alegre en semifinales. Salvo por la gesta del conjunto africano, europeos y sudamericanos han dominado una competición con clara tendencia bicéfala. Y, claro está, si el TP Mazembe sorprendió a un equipo sudamericano significa que siempre ha habido un equipo europeo en la final.

Por lo tanto, Monterrey se enfrenta a un doble desafío histórico: convertirse en el primer equipo de la CONCACAF en llegar a la final de un Mundial de Clubes, y, al mismo tiempo, evitar que haya un equipo europeo en la final. El primer paso ya se ha dado tras superar la primera ronda, algo que no era nada sencillo, como ya lo sufrió en sus propias carnes el equipo mexicano en la edición de 2011. Los aztecas quedaron eliminados contra pronóstico ante el Kashiwa Reysol en cuartos de final y para esta edición el equipo estaba concienciado para evitar que sufriera un descalabro similar. El duelo contra el Ulsan Hyundai FC era, por lo tanto, la primera prueba para acceder a territorio inexplorado y los mexicanos la superaron con nota, venciendo por 1-3 el encuentro.

Era una oportunidad de revancha, una oportunidad para demostrar nuestra valía“, defendía el técnico de Monterrey, Víctor Manuel Vucetich. Una vez expiados los pecados de la temporada pasada, Monterrey ya se permite el lujo de pensar en el Chelsea. “Soñábamos con enfrentar al Chelsea, esa es la verdad. No queríamos expresarlo antes porque había que estar totalmente concentrados en el debut. Si no estábamos al cien por cien metidos en eso, podíamos sufrir una sorpresa como la del año pasado”, confesó Basanta. Por su parte, Chelito Delgado, héroe de los cuartos de final, no le otorga importancia al rival: “habrá que divertirse. No importa si te enfrentas a Chelsea o a cualquier otro. Hay que ganar igual”.

En realidad, sí tiene importancia. Y es que esa final inédita que busca Monterrey lo sería mucho más si la presencia de los Blues en ella. Hubo un tiempo en el que México fue territorio inexplorado, pero ahora es el equipo azteca quien asume el rol de explorar para alcanzar un lugar en el que ningún club vecino ha estado antes. Es ley natural. El hombre busca ser el primero en lograr algo, el primero en llegar donde nadie antes ha llegado. Monterrey quiere llegar a la final del Mundial de Clubes y quiere ser el primer equipo de la CONCACAF en lograrlo. En la final, ya le espera el Corinthians. Monterrey busca territorio inexplorado y el Chelsea es el último obstáculo.

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche