Histórico
1 diciembre 2012Jesús Camacho

Foot-Ball Sky: El krausismo del fútbol madrileño

De los archivos históricos y esféricos de otro tiempo rescato hoy para vosotros una pedagógica historia que demuestra como de una idea escindida del sistema tradicional, puede surgir un sueño maravilloso que acaba convirtiéndose en realidad. Una ideología que entre otros muchos aportes culturales sentó las bases para la introducción del football de las Islas en la capital madrileña. “Esta Institución es completamente ajena a todo espíritu e interés de comunión religiosa, escuela filosófica o partido político, proclamando únicamente el principio de la libertad e inviolabilidad de la Ciencia y de la consiguiente independencia de su indagación y exposición respecto de cualquiera otra autoridad que no sea la de la conciencia”.

El citado era el articulo nº 15 de los estatutos de la Institución Libre de Enseñanza, organización fundada en 1876 por un grupo de catedráticos (entre los que se encontraban Francisco Giner de los Ríos, Gumersindo de Azcárate y Nicolás Salmerón), separados de la Universidad por defender la libertad de cátedra y negarse a ajustar sus enseñanzas a los dogmas oficiales en materia religiosa, política o moral. Basando sus principios ideológicos en el krausismo, que debe su nombre al pensador postkantiano alemán Karl Christian Friedrich Krause y defiende la tolerancia académica y la libertad de cátedra frente al dogmatismo, la Institución Libre de la Enseñanza, hizo surgir una estrella de astral acetileno, que brilló poderosamente en la bóveda cultural de la sociedad madrileña.

Y brillando en la luminosa bóveda de la historia, la Institución Libre de Enseñanza, se convirtió en el centro de gravedad de toda una época de la cultura española crucial para la introducción en España de las más avanzadas teorías pedagógicas y científicas que se desarrollaron fuera de las fronteras españolas. Una Institución que tuvo sin duda una repercusión excepcional en la vida intelectual de la sociedad española, en la que desempeñó una labor fundamental de renovación. Puro humanismo, Espíritu, Naturaleza y Humanidad, una conciliación del panteísmo y el teísmo en el que Dios, sin ser el mundo ni estar fuera de él, lo contiene en sí y de él trasciende. Una corriente que tuvo grandes influencias en la sociedad de la época y la osadía de emprender una labor educativa al margen del Estado, del sistema. Aquella de la que en parte emanó la generación del 27, una forma de alcanzar la sintonía cultural y científica con Europa, poco antes de que todo este esfuerzo de modernización se viniera abajo con la Guerra Civil Española, cuando identificada con la España liberal, con todo lo bueno y lo malo de una corriente de hombres y de pensamiento que trató de construir una sociedad más racional, más ética y más humana, tuvieron que marchar al exilio.

Surgida como una escisión del sistema de la educación oficial, entre otras muchas cosas, transmitió la influencia del espíritu deportivo de las universidades británicas, siendo la pionera del futbol en Madrid. Por iniciativa de la misma comenzó a jugarse al fútbol de manera irregular en los altos de la Moncloa desde finales del siglo XIX. La opinión favorable a la práctica deportiva generada por la Institución Libre de Enseñanza, para hacer realidad el principio mens sana in corpore sano resultó crucial para el desarrolló, la expansión y la práctica del fútbol en la capital madrileña. No en vano fueron los alumnos de la Institución los primeros en practicar el fútbol y el propio Francisco Giner de los Ríos quien llevó a Madrid los primeros balones de fútbol.

La trascendencia de la citada institución en pos de la introducción del football en la sociedad madrileña fue tal que se puede afirmar que entre los primeros jugadores del fútbol madrileño predominó indefectiblemente una doble coincidencia: eran alumnos de la Institución o habían sido visitantes de colleges británicos y allí se habían familiarizado con este deporte. Y en 1897 en las coordenadas históricas de este mapa cultural, bajo las directrices de un anhelo que buscaba una sociedad libre, los profesores de la Institución que habían ampliado estudios en Oxford y Cambridge, y cuyos alumnos formaron en la Moncloa, fundaron un sueño llamado Foot-Ball Sky. Sky, bonito nombre para un sueño esférico presidido por Luis Bermejillo, un club ad hoc que fue precursor y padre de todos los equipos del fútbol madrileño y comenzó a entrenar en las cercanías del barrio de Vallecas. Aquel que tuvo su terreno de juego en los desmontes de la Moncloa, la entidad física de un sueño esférico que no duró demasiado, pues tres años después de su fundación, atravesando por graves apuros, dio lugar a una escisión que propició la aparición de dos nuevos clubes, el New Foot-Ball de Madrid y el Madrid Football Club.

El primero de ellos presidido por Manuel Vallarino, acabó desapareciendo ante la imposibilidad de seguir con vida debido a las diferencias internas y marchas de jugadores fuera del club. Y el segundo que jugó sus primeros partidos en la barriada de Pardiñas, por impulso de Julián Palacios, y los hermanos Joan y Carlos Padrós -presidente e integrantes de la escisión del Sky- legalizaron oficialmente una nueva asociación el 6 de marzo de 1902, que acabó dando origen a uno de los mejores equipos de la historia: el Real Madrid.

El fútbol madrileño y el Real Madrid son por tanto de origen krausista, fruto de una escisión del sistema cultural propiciada por el krausismo hispánico de Francisco Giner de los Ríos, padre fundador de la Institución Libre de Enseñanza. De aquella posición minoritaria dentro de la sociedad española, que buscó superar la España dicotómica mediante la conciliación de los extremos apostando por la educación como palanca de progreso, surgió una realidad esférica que hoy, dos siglos después, nos abruma. La realidad de una entidad que siendo tomada como influyente modelo para la sociedad siempre dio ejemplo de grandeza y caballerosidad, razón por la cual goza de una identidad propia que debe permanecer fiel a los pedagógicos cursos históricos que marcaron sus orígenes. Los orígenes del fútbol madrileño y del Real Madrid, aquellos que hoy se desprendieron por la memoria histórica de un archivo que nos entrega constantes lecciones pedagógicas que jamás deberíamos olvidar…

También te interesa: Real Madrid: Mourinho, debate sobre modelo de cantera

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche