Histórico
18 diciembre 2012David De la Peña

Fiorentina: Luca Toni, el gol inagotable

Para Luca Toni, ofrecido a clubes de la segunda división europea durante este verano, debía quedarle lejos la sensación de que su futuro inmediato pasaba por un loco episodio a cuatro bandas, con Manchester, Florencia, Turín y Londres como telón de fondo. El bueno de Luca parecía dar sus últimas patadas en el Al-Nasr de los Emiratos Árabes, y su agente trataba de colocarle sin éxito en  alguna última aventura, que pusiera el broche a su maravillosa, por insólita en base a expectativas, carrera. Luca no se podía imaginar un episodio así, aunque desde luego nada debe ya sorprenderle, teniendo anécdotas que contar como cuando tras su llegada de puntillas a Munich (sus 196 centímetros tenían que entrar así en el vestuario del Bayern por culpa de un tal Miroslav Klose) acabó protagonizando un éxito musical que lideró las listas durante casi diez meses. Llegar y hacer goles es lo que ha hecho siempre, así que allí lo hizo también, a pesar de fichar con 30 años, en todo un Bayern de Munich.

Matthias Knop, un conocido humorista, imitador, presentador televisivo, y algunas cosas más en Alemania, interpretó un videoclip donde el imitado era Luca Toni. “Numero uno”, se llamaba el tema. Pegadizo, bailable, y gracioso. Ser protagonista del éxito musical del momento era lo último que Toni esperaría de su periplo alemán, pero lo fue. Pero nada extraña pues su carrera se puede considerar insólita porque alcanzó cotas presumiblemente destinadas a futbolistas de mayor grandeza. Vamos, que una vez retirado, Toni podrá mirarte a los ojos y decirte: “Soy bota de oro y campeón del Mundo”. Palabras mayores. Los que le conocen desde hace tiempo jamás podrían haber imaginado semejante éxito. En los campos de las divisiones inferiores de Italia, el perfil de 9 que es Luca Toni abunda. Es un clásico. Nueves de área con buen juego de espaldas, capacidad de juego aéreo y no excesivamente vistosos con el balón en los pies, te encuentras a patadas en la Serie B, por no ir demasiado lejos. Pero solo él ha demostrado tener el gol por castigo. Un don inagotable.Toni nació en Modena, y es allí donde empezó a jugar, aunque en sus inicios cambió de club prácticamente año tras año. Modena, Empoli, Fiorenzuola, Lodigiani, y Treviso. Casi toda su etapa inicial la pasó jugando en la Serie C, hasta que en 1999 el Treviso decidió incorporarle y tuvo unos números muy buenos en la Serie B: 15 goles en 35 partidos, que le sirvieron para, con 23 años y en las filas del Vicenza, tener su primera oportunidad en Serie A. Su vida había cambiado.

 Toni se convirtió en goleador de perfil bajo, pero ya en Serie A, hasta que lo fichó el Palermo para que ayudase al club siciliano a ascender desde la Serie B. Fue entonces, en aquella temporada 2003/2004, cuando su carrera empezó a evolucionar. Con Silvio Baldini en el banquillo, el club, recientemente adquirido por Maurizio Zamparini, consiguió el ascenso a la máxima categoría. Entonces, sus cifras iban a empezar a ser desorbitadas. 30 goles en 45 partidos en Serie B, y 20 en 35 durante la siguiente temporada en Serie A. Cifras suficientes como para que la nueva Fiorentina de los hermanos Della Valle, que ya estaba asentada en la primera división, pagase por él 10 millones de euros. El rendimiento, con Cesare Prandelli en el banquillo, fue brutal. Con 31 goles, consiguió la Bota de Oro del fútbol europeo, la Fiorentina alcanzó el cuarto puesto y él se ganó la convocatoria con la Nazionale para el Mundial de Alemania. El espigado y torpón delantero que luchaba en las catacumbas del fútbol italiano acabaría con la medalla en el cuello más preciada para un futbolista: la de campeón del mundo.

Después de aquello (marcó dos goles en aquel mundial de 2006 disputado en Alemania), la perspectiva sobre su figura era ya totalmente diferente. Toni no tenía magia, no era vistoso, pero ya había entrado en la historia y su efectividad quedaba fuera de toda duda. Un año más en Florencia, donde acabó marcando 16 tantos, sirvieron para que el Bayern Munich decidiera hacerse con sus servicios, 11 millones de euros mediante. Llegaron las canciones, se hizo un tipo más que popular en Alemania, y engordó su palmarés: Dos ligas alemanas y dos copas, aunque quizá, lo más sorprendente para muchos, fue que acabó su primer año en la Bundesliga siendo el máximo goleador de la competición. Al término de su segunda temporada en el gigante bávaro, y con 32 años, parecía que la carrera de Luca Toni había dejado de dar alegrías. Roma, Genoa y Juve, para terminar en Emiratos Árabes. El fin parecía cerca, pero aquella carambola a cuatro bandas le ha dado su última oportunidad.

Dimitar Berbatov se disponía a coger un avión en Manchester rumbo a Florencia. Todo estaba cerrado, acuerdo del club viola con el Manchester United, y al parecer, el ok del futbolista búlgaro. Sin embargo, la Juventus, que andaba buscando un 9, truncó la operación. Era el último día de mercado de fichajes y los clubes empezaron a moverse, justo después de que saliera a la luz que Berbatov no tenía nada firmado. Al final, el Manchester-Florencia-Turín acabó con un vuelo a Londres y el fichaje del búlgaro por el Fulham. La Fiore había contratado a El Hamdaoui, pero el marroquí llevaba un año castigado en el segundo equipo del Ajax, y la entidad viola ya sabía de primera mano lo que era afrontar una temporada con Jovetic y Ljajic jugando como delanteros. Así que, a pocas horas de cerrarse el mercado, decidieron aventurarse y quedarse con quien nadie quería: Luca Toni. Un futbolista que era ídolo de la curva Fiesole, y que, teóricamente, iba a llegar para desatascar partidos en los momentos finales.

No comenzó, como era previsible, de titular, pero su aportación e impacto en la Fiore está siendo, como toda su carrera, insólito. Sus 6 goles en los 8 partidos que ha disputado como titular (13 en total), hacen considerarle, ahora mismo, titular. El juego exterior viola (Cuadrado y Pasqual en un gran momento), explotan sus cualidades (brutal juego aéreo), y además, su presencia libera a Jovetic, que puede mostrar todo su repertorio fuera del área. Sin duda, ha ido a Florencia a sumar para el proyecto ilusionante de Montella. Su final de carrera, como todo lo demás, no deja de sorprender. Así es Luca Toni.

También te interesa: Serie A: Alternativas a un devaluado Scudetto 2012-2013

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche