Histórico
15 diciembre 2012Francisco Ortí

Atlético: Radamel Falcao, el tigre obsesionado

Cuando era niño cualquier objeto con forma rectangular representaba una portería en potencia. Una puerta, una par de piedras, cualquier cosa era susceptible de convertirse en una improvisada portería. Suena raro, pero esa es la visión de delantero”. Así explicaba Michael Owen su obsesión con el gol poco después de recibir el Balón de Oro en 2001. Radamel Falcao reconoce estos síntomas. Los reconoce y los padece. “Un goleador siempre debe tener el gol en su cabeza”, apunta. El delantero del Atlético de Madrid es el goleador de moda en Europa y sus compañeros destacan que su principal virtud, la que le diferencia del resto de arietes es que el colombiano está completamente obsesionado con el gol.

La historia ha demostrado en numerosas ocasiones, tanto en el arte como en la ciencia, como una obsesión es capaz de fabricar auténticos genios. Músicos que buscan una nota perfecta, pintores que trabajan para encontrar la pincelada exacta o escultores que modelan reiteradamente su obra hasta alcanzar la forma deseada. Y en este grupo se puede añadir a Radamel Falcao, el delantero obsesionado con el gol. “No pienso más que en el gol. En las situaciones que me puedo encontrar frente a la portería rival y como puedo revolverlas para marcar gol. Es indispensable estar preparado. Puedes entrenarte mucho, estar en una forma física perfecta, pero sin la mente no puedes lograr nada. La mente es indispensable para marcar goles. Es una especie de obsesión“.

Un obsesión que le lleva al extremo de recordar todos y cada uno de los goles que ha marcado en su carrera. “No tengo mis goles apuntados, pero los recuerdo todos. Sé exactamente los goles que he marcado“, asegura Falcao. No se trata de un ejercicio de memoria sencillo puesto que ya son 171 goles los que ha anotado en su carrera desde que con 19 años debutó con River Plate, donde llegó motivado por la posibilidad de seguir los pasos de su ídolo Juan Pablo Ángel. “Quería seguir sus pasos. Gracias a él aprendí a amar a River Plate”, reconoce el delantero del Atlético de Madrid. Aunque su llegada a Buenos Aires ha sido en lo único en lo que ha imitado al actual jugador de Chivas USA de la Major League Soccer. Mientras que  Ángel cruzó el charco para disputar la Premier League con el Aston Villa, Falcao optó por enrolarse en las filas del Porto, donde comenzó a mostrar su potencial como goleador.

Pero aunque en el Estadio Do Dragao ya dejó claro que clase de delantero era, no ha sido hasta su llegada al Atlético de Madrid con un altavoz mediático como el que proporciona la Liga BBVA cuando ha alcanzado el estatus que tiene actualmente. Su estrella creció durante toda la pasada campaña, en la que marcó 36 goles entre todas las competiciones, y más todavía después de su exhibición en la Supercopa de Europa frente al Chelsea. Aquella noche en Monte Carlo marca un antes y un después en la carrera de Radamel Falcao García Zárate (Falcao no es su apellido, sino su segundo nombre, puesto en nombre de Paulo Roberto Falcao). Su hat trick ante los Blues le elevó hasta estar considerado como uno de los mejores delanteros del mundo y por números incluso se podría discutir si es el mejor.

En cómputos totales, Lionel Messi y Cristiano Ronaldo mejoran sus estadísticas, pero en los registros de eficacia cara a puerta Falcao supera a los dos. A lo largo del último año, el delantero colombiano ha enviado a la red 1 de cada 3 de las ocasiones que ha tenido. Unos datos que evidencias una capacidad depredadora animal, que le ha granjeado el apodo de ‘el Tigre’ por méritos propios. Aunque él prefiere no describirse como un depredador del área, sino como un especialista del gol, puesto que considera que su zona de influencia se extiende más allá del área rival. “No creo que mi trabajo se restringe al área. Utilizó cualquier camino para llegar al gol”, asegura Falcao. Sus estadísticas le dan la razón. Con la cabeza, con el pie derecho, con el izquierdo, en jugada o al primer toque, el colombiano marca goles de cualquier manera.

Esta temporada, la de su explosión definitiva, ya suma 14 goles. Once de ellos en los doce partidos de Liga BBVA que ha disputado, pero ha llegado el momento en el que se complica la situación. Hasta ahora Falcao ha sido el líder goleador de un Atlético de Madrid sorprendente. Simpático pero no molesto. Pero cuando las victorias han dejado de ser una excepción para convertirse en costumbre la situación comienza a ser incómoda para Barcelona y Real Madrid. Los rojiblancos se han colado en medio de la sociedad oligopolística de los dos grandes de la Liga BBVA y no quieren salir de allí. Este fin de semana será clave para confirmarse como candidatos a algo más que a incordiar. Tras decepcionar ante el Real Madrid y sumar cinco goles unos días después, un triunfo ante el Barcelona les acreditaría definitivamente para ser considerados como aspirantes reales al título. Para ello será clave que Falcao explote su obsesión y seguro que si marca algún gol tampoco lo olvide jamás.

También te interesa: Atlético de Madrid: Falcao y la leyenda de Orlín

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche