Histórico
21 noviembre 2012David De la Peña

Zenit: Los cinco puntos de la discordia

Cuando en diciembre de 2005, la multinacional Gazprom pasó a ser accionista mayoritario del Zenit de San Petersburgo, el club que nació en la Fábrica de Metal de Leningrado estaba destinado a convertirse en una de las potencias modernas del fútbol soviético. Cierto que ya poseía el 25% de las acciones y que en el club existió un despunte a mediados de los 90, que llevó al equipo a una mejora progresiva, llegando incluso a obtener un segundo puesto en la Russian Premier League y alcanzando la clasificación para la Copa de la UEFA en el año 2004. Sin embargo, las cosas aún mejorarían más. El Zenit ganó el campeonato ruso en las temporadas 2007, 2010, y 2011/2012, y añadió al palmarés la gloria internacional gracias a la UEFA Cup obtenida en 2008, con la guinda de la Supercopa de Europa unos meses más tarde. Para esta temporada, la brutal inversión sumada al competitivo equipo ya existente, ubicaban al Zenit incluso en la carrera por ganar la UEFA Champions League. Sin embargo, hoy es último en su grupo, y recibe al Málaga entre la espada y la pared. Varios son los nombres de actualidad sobre los que el Zenit debe apoyarse para lograr la clasificación.

1. Luciano Spaletti: El técnico italiano llegó a San Petersburgo avalado por una Roma competitiva, pero sobre todo con un estilo bastante ofensivo, que cuidaba bien el balón y era capaz de asociarse en campo rival. Los resultados no tardaron en llegar y desde que el entrenador toscano llegó a Rusia en 2009 el equipo ha sido dos veces campeón de liga. Sin embargo, y a pesar de que la racha liguera después de la derrota en casa frente al Ac Milan ha sido muy buena, parece que el Zenit no termina de alcanzar un nivel competitivo en la Champions, y la mayor prueba fue la derrota en Bruselas frente al Anderlecht. Ese día, al Zenit le costó muchísimo hacer circular el balón, y una plantilla de menos nivel como es la del equipo belga dominó posicionalmente el partido prácticamente en su totalidad. La gran cuenta pendiente del equipo en esta Champions es volver a ordenarse a través del balón, algo que provocaría una sensación de unión y solidez que aún no ha mostrado en competición europea.

2. Denisov: Si hablamos de orden, el primer nombre a mencionar es el de Igor Denisov. Su castigo, probablemente, haya sido lo que más ha sonado del Zenit de San Petersburgo en estos primeros meses de competición, y desde luego, esa no es una buena noticia para el club. Al gasto multimillonario por los fichajes de Hulk y Witsel, se unió una elevadísima ficha que algunos de los pesos pesados del vestuario consideraban injusta. Denisov fue uno de los que alzó la voz, y Luciano Spaletti decidió apartarlo del equipo y mandarlo con los reservas. En su ausencia, Shirokov o Witsel han realizado el papel de mediocentro, pero ninguno de ellos ofrece el equilibrio posicional de Denisov. Sirva como ejemplo para explicar su importancia, que durante su exilio, Capello no dudó en convocarle y utilizarle como titular en la selección. Su regreso es fundamental porque junta a los interiores, no expone a los centrales, llega a los cruces midiendo cuando ir y cuando no, e incluso ofrece buenas soluciones en la fase de salida. Un fantástico futbolista que el Zenit necesita para rendir a su mejor nivel.

3. Witsel: Para gran parte de la opinión pública pagar 40 millones por Axel Witsel era un precio absolutamente desorbitado. Venía de rendir francamente bien en un rol muy concreto en el Benfica, y la incógnita era si iba a encontrarse con un panorama similar. Jorge Jesus le colocaba a Javi García como ancla y a Aimar por delante, así que tenía todo el vuelo que quería, ayudaba en el inicio, pisaba área, y hasta podía ofrecer apoyos laterales. Por no hablar de su gran polivalencia, que le hizo jugar de inicio en posiciones exteriores. Sobre la teoría, la posición de interior en el Zenit le va como anillo al dedo. Puede soltarse, ayudar a Denisov y llegar a posiciones exteriores, aunque es cierto que todavía no ha terminado de cuajar del todo. Quizá porque aún no están listas todas las piezas, pero por condiciones debería ser uno de los estandartes del equipo.

4. Danny: No están todas las piezas con el rodaje adecuado porque faltaba una de las joyas de la corona, el portugués Danny. Su larguísima lesión le tuvo apartado de los terrenos de juego demasiado tiempo, hasta el punto de perderse la Eurocopa del pasado verano, pero ya ha regresado y la verdad es que lo ha hecho con fuerza. Es un futbolista absolutamente clave. En el caso de Witsel, puede mezclar de maravilla con él por el recorrido de este y la permuta que pueden brindar si el belga es interior izquierdo, aunque su impacto va más allá. Danny es capaz de rendir en ataque posicional gracias a su buena sensibilidad para tirar apoyos y su lectura para asociarse, aunque quizá su principal virtud sea la de ser el conductor de las transiciones. Acostado sobre la izquierda, es capaz de orientarse y conducir con maestría hacia las zonas débiles y su labor permite al equipo asentarse en campo rival con mucha continuidad. Los dos partidos que le quedan al Zenit son vitales y un buen Danny será absolutamente necesario para que el final sea feliz.

5. Hulk: Probablemente el nombre más mencionado este año para los aficionados del equipo. Detonante de la rebelión de Denisov por su alta ficha, sus actuaciones sobre el césped aún no han justificado el altísimo traspaso que acabó con su fútbol en Rusia. Detalles, indiscutiblemente, ha dejado, porque físicamente es un portento y tiene condiciones técnicas para conducir y disparar al nivel de los mejores. Sin embargo, colectivamente aún no ha mezclado bien. Quizá la mejor manera de hacerle rendir fuese una banda izquierda con Witsel de interior y Fayzulin de extremo, capaz de asociarse, de hacer ese perfil el lado fuerte de la posesión para darle a Hulk aclarado en el lado derecho. Sin embargo, como el equipo no ha conseguido ordenarse con el balón, Hulk no ha tenido recepciones cómodas con asiduidad en ningún partido. Será interesante ver como mezcla con Danny, que aunque es capaz de asociarse, es más vertical que otra cosa y en ese sentido no parece el más indicado para darle el tiempo y el espacio necesario. Hulk, que ha levantado numerosas apuestas en linea sobre cualquiera de sus registros en la Russia Premier League y también en Champions, ha llegado en unas condiciones desfavorables, el rendimiento hasta el momento no es bueno, y el resto de piezas del equipo no parecen estar hechas para que él funcione al máximo. Sin embargo, es un jugadorazo, así que otro gran foco de interés estará en ver su capacidad para salir adelante en un escenario como este.

También te interesa: Zenit: Shirokov, readaptación sin alcohol o El millonario linaje ruso del Zenit

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche