Histórico
28 noviembre 2012El Enganche

Palmeiras: Una década de funambulismo

Por Alberto Zaragoza (analista de fútbol brasileño)

Club brasileño de gran tradición, raíces italianas y considerado por la CBF como el mejor club brasileño del siglo XX (hecho discutido con curiosamente el otro club de raíces italianas dentro del G-12, el Cruzeiro). Suficientes argumentos como para seguir sorprendido con Palmeiras, que no ha tenido la suerte de poder seguir con esa senda triunfalista durante el siglo XXI. Diez años después se repite la historia. Allá por 2002 la gran Academia del fútbol brasileño (es considerado así por muchos analistas), supo por primera vez en su historia lo que suponía descender a Serie B, con un Marcos en portería que venía de ser pentacampeón con Brasil (São Marcos para todos) y que pese a recibir ofertas del extranjero (se habló del Arsenal en su tiempo), juró amor eterno al verdão y cumplió penitencia en un año en el cual Palmeiras basó parte de su éxito en el regreso a Serie A en la confianza en gente joven como Vagner Love o Diego Souza.

Curiosamente este año São Marcos se retiró. Alegrías y tristezas en un año lleno de altibajos, cual montaña rusa, Palmeiras ha sufrido el castigo de ver a su mayor rival, Corinthians, ser por primera vez campeón de América, castigo aligerado con la alegría que supuso ganar la Copa do Brasil y terminar este año de emociones con el segundo descenso de su historia. Llevaba jugando con fuego durante mucho tiempo, campañas en el campeonato brasileño llenas de irregularidad, comienzos exultantes para acabar pidiendo la hora, esa ventaja que conseguían les era suficiente para no temer el descenso. Clave es la temporada en la cual tuvieron el campeonato brasileño en sus manos, llegando a liderarlo durante 12 jornadas ( hasta la 33), dirigidos por un Muricy Ramalho que por aquel entonces venía de hacer al São Paulo tricampeón brasileño de forma consecutiva. El equipo se cayó de forma inesperada, Flamengo fue el campeón y el verdão quedó incluso fuera de la Libertadores.

Tras esto llegó un mito del club Felipe Scolari, Felipão, lo ya comentado anteriormente tuvo un punto y aparte en la conquista de la Copa do Brasil, una edición 2012 que será recordada como una de las más flojas en su joven historia. Liderados por la figura de un Marcos Assunção estelar, se fueron imponiendo a todos sus rivales hasta conseguir el título que les hacía ser el club brasileño con más conquistas nacionales, beneficiados en este aspecto por la reestructuración que hizo la CBF hace unos años respecto a los torneos jugados antes de la creación del Brasileirão como tal (1971).

Además de este hecho, el Palmeiras jugaría ocurriera lo que ocurriera, la Copa Libertadores de América 2013, lo que no debía ocurrir, ocurrió. El enfocarse demasiado en la Copa do Brasil hizo a un elenco ya de por sí muy limitado, no prestar demasiada atención al Campeonato Brasileño en sus inicios y, cuando se quisieron dar cuenta la losa era demasiado grande ya, Scolari fue dimitido como técnico y el mito se convertía en uno de los artífices de este fracaso. Arnaldo Tirone, presidente del Palmeiras, quería buscar una solución, y el elegido para ello fue un conocido de la afición paulista, Gilson Kleina, técnico prometedor que venía haciendo grandes campañas con la Ponte Preta, tanto en campeonato paulista como en el Campeonato Brasileño (Serie B-A). El propio técnico demuestra su valentía, abandonando a la “macaca”, con la cual estaba realizando un campeonato más que digno, para embarcarse en un reto, intentar salvar a un gigante que estaba prácticamente enterrado, trayendo consigo como auxiliar técnico a un gran conocedor del fútbol base, Narciso, el cual ha dirigido las categorías sub-20 de clubes como el Santos, Corinthians (ganó la “Copinha” a inicios de año) y el propio Palmeiras.

El milagro no se realiza y inspirados en lo que hizo Fluminense en 2009, mucha gente pensó que el verdão tendría alguna oportunidad de hacer lo mismo, situaciones muy distintas en casi todos los sentidos, comenzando por las plantillas pues ese Fluminense tenía la base del conjunto que un año después se convertiría en campeón brasileño. Gilson Kleina continuará en el cargo en una misión que le llevará por todo Brasil. La Serie B ha cambiado desde la última vez que ellos la visitaron, pues ahora el sufrimiento es menor y el poder ascender a Serie A se hace muchísimo más sencillo y factible para un gigante como el Palmeiras, pero van a sumar muchos kilómetros, visitando prácticamente todas las regiones de ese “continente-país” llamado Brasil.

Habrá limpieza, ya se han confirmado varias bajas y vendrán más, de jugadores más o menos importantes, pero la filosofía del club va a ser la misma que en 2003, confiar en la gente joven. Hay mucho talento en su fútbol base y más de un nombre empezará a sonar muy pronto, van a ser unos meses duros por ver partir a grandes nombres (Barcos, Valdivia, D.Carvalho) pero también de esperanza por lo ya mencionado y la llegada de jugadores confirmados en otros clubes o jóvenes promesas que han destacado en otras categorías del Brasileirão, (por citar unos cuantos, Ayrton del Coritiba, Yago Pikachu del Paysandu, jóvenes promesas de su base como João Denoni, Patric Vieira o los Brunos Dybal y Sabia. El año en que estrenarán su nuevo estadio, la espectacular “Nova Arena Palestra Italia”, no podrán jugar en lo más alto del Campeonato Brasileño, pero la que antaño fuese la Academia del fútbol brasileño, por la belleza de su juego y la grandeza de sus jugadores, volverá muy pronto a Serie A.

También te interesa: Brasileirao: Un campeonato lesionado

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche