Histórico
30 noviembre 2012Jose David López

Marco Van Ginkel: Llegador explosión en Vitesse

Una pequeña extensión en territorio pero una enorme trascendencia futbolística. Una minúscula captación mediática semanal ante sus potentes rivales, pero una gigantesca repercusión histórica de cantera. Un torneo otrora dominado por el triunvirato (Ajax, Feyenoord, PSV) que hace años está inmerso en una renovación conceptual que la ha igualado como seguramente ninguna otra competición liguera en todo el planeta. Holanda, su Eredivisie y todas las peculiaridades que rodean a un fútbol tan ofensivo y alegre como alarmantemente liberado de táctica defensiva, atraviesan actualmente un proceso de restauración donde varios proyectos han conseguido solidez financiera y deportiva suficiente como para competir con los candidatos históricos.

Manejan grandes acuerdos de complicidad con clubes europeos de campeonatos más valorados, aceptan un rol terciario en la cadena evolutiva dentro de la progresión de jugadores que nunca brillarán durante años con sus colores antes de ser traspasados pero, sobre todo, han conseguido regular y estabilizar aquello en lo que radicaban sus problemas respecto a los grandes clubes nacionales: la cantera. Las tres grandes corrientes futbolísticas del país basaron su grandeza en la captación y desarrollo de jóvenes promesas pero hoy, muchos clubes holandeses han encontrado su propio organigrama juvenil para competir en igualdad hasta el punto de generar sus propias estrellas del futuro. El último ejemplo de producto nacional ‘oranje’ lo muestra el equipo revelación del curso, el Vitesse, Marco Van Ginkel.

No es un jugador fácilmente analizable desde el punto de vista táctico, porque es difícil ubicarle un lugar concreto donde colocarlo en un planteamiento, por lo que francamente se mueve perfectamente en varias posiciones de ataque. Es acomodable a cualquier banda, porque cae a ellas con facilidad debido a un gran manejo de pelota, buena técnica individual y habilidad para aprovechar espacios, pero si creo que esto es una excusa y cualidad dentro de su juego, pues precisamente genera esas alarmas defensivas debido a que necesita ante todo libertad. Por ello su mejor posición sería la de enganche, pero con vocación de llegador para finalizar, para rematar y para ofrecer alternativas con su fuerza, capacidad de ocupar espacios y envergadura porque sobre todo, su fisonomía, hablan de un jugador capacitado para ser el líder de la línea de llegadores y para asistir desde ella.

Y digo esto porque más allá de sus cualidades técnicas, no es un jugador excesivamente rápido ni dinámico por ese 1.86 de altura, no es ni mucho menos un extremo holandés al uso, sino más acompañante para un delantero y generador de ocasiones donde ofrece solución o incluso él la culmina en el remate definitivo. Y sus cifras hacen referencia precisamente a esta gran baza, no sólo porque ya suma este curso siete goles en todas las competiciones (Sub 21, Europa League y Eredivisie en su caso) sino, principalmente, porque las decora muy bien con seis asistencias (de las que se está aprovechando muchísimo su compañero ofensivo, el marfileño Bony, máximo realizador del curso holandés) que amplían el abanico de posibilidades con el que cuenta el equipo de moda este curso en la Eredivisie.

Van Ginkel nació en Amersfoort, al este de Holanda, ciudad que siempre me fue conocida como epicentro de un famoso campo de concentración durante la Segunda Guerra Mundial, pero se inició en el fútbol a los siete años, entrando en el modesto Valleivogels (club amateur actualmente en catacumbas del fútbol oranje) y apenas un año más tarde ya destacó lo suficiente como para que llegaran ofertas de clubes con canteras de mayor nivel, siendo curiosamente el Vitesse quien lo ató. Y es clave este dato, porque en los últimos años estos clubes han sabido fabricar y moldear sus propios cracks para igualar poco a poco a las grandes canteras del país, siendo Van Ginkel ejemplo ideal porque atravesó todas las categorías inferiores durante seis años, hasta que debutó oficialmente en 2009, con 17 años, sin que acabara antes en alguno de los clubes más poderosos.

Ha sido internacional Sub 19, Sub 21 (de echo, podremos verle en la Eurocopa del próximo verano porque es la estrella ofensiva de Holanda) pero tal ha sido su inicio de campaña y su crecimiento en los últimos meses, que en esa dinámica de obligada renovación a la que se está exponiendo la selección holandesa de Louis Van Gaal, también ha logrado hacerse hueco. Debutó hace apenas diez días ante Alemania, jugando media hora y demostrando que está en la vía adecuada para ampliar aún más su aureola de jugador a seguir, de joven promesa que pronto podrá exportar la Eredivisie y que, para entonces, ya habremos citado aquí en la sección más adecuada.

También te interesa: Wilfred Bony: El portero goleador del Vitesse

Todas las Jóvenes Promesas en nuestra Sección Exclusiva

Síguenos también desde TwitterFacebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche