Histórico
22 noviembre 2012Jose David López

Israel: El porqué de los Hapoel, Maccabi y Beitar

Tras la Primera Guerra Mundial, con el estatus de ‘territorio bajo mandato’, Reino Unido administraba las tierras de la actual Israel (además de Jordania y Palestina). Treinta años donde los británicos buscaban el interés de las empresas establecidas en la zona, sostener el frente ruso y mejorar las comunicaciones con otras culturas debido a la situación estratégica que representaban aquellos territorios de Oriente Medio. La historia de sus gentes, siempre ambulantes y erráticos, se tradujo a todas sus costumbres, aunque la que más y mehor reflejaba el sentir israelí, había crecido debido al incipiente dominio extranjero, la práctica del fútbol. Tanto se disparó su fama, que dos décadas antes de su independencia, aún bajo mandato, se fundó la Federación de Fútbol (llamada por entonces The Eretz Israel/Palestine Football Association), instalada meses después en la FIFA (1929).

Su fútbol, trashumante, pocas veces ha sido tenido en cuenta en grandes torneos pese a participar como selección en las fases clasificatorias desde 1932. Alternó vías de desarrollo en confederaciones diferentes, siendo Asia su primera elección (campeón asiático en 1964 y fase clasificatoria para alcanzar su única fase final mundialista, la de México 1970), Oceanía un paso intermedio sin éxito y, desde 1994, instalado en la UEFA para mejoría de muchos de sus jugadores y proyectos futuros a nivel global. Esta unión a la confederación europea le hizo competir desde hace muchos años en el mismo escalón que otros ‘gigantes’ mundiales, motivo que siempre ofreció singularidades al sistema habitual. No pueden jugar sábados (debido a que se rigen por calendario hebreo y es su día de descanso) y se ven condicionados por fiestas religiosas como Sucot y Jánuca pero después de tantos años unidos a Europa, quizás la duda más habitual respecto a sus equipos de fútbol gira en torno a sus nombres. ¿Por qué casi todos se llaman Hapoel, Maccabi o Beitar?

Incrustado en un nivel terciario dentro del panorama europeo, la Ligat HaAl (campeonato de Primera División Israelí), estructura un total de catorce equipos de los cuales, esta edición 2012-2013, diez proceden de las tres grandes comunidades futbolísticas del país (Hapoel, Maccabi o Beitar). Todos viven con efusividad, pasión y sentimiento sus colores, pero cada uno de ellos responde a un origen basado en el modo de organizar la vida, las ideas, la política, religión, la percepción del mundo y del papel que el humano tiene en el mismo. Los tres grupos son representaciones de un pasado, una identidad y unas premisas que, a su vez, les dividen por clases y estamentos ocupados en sus antepasados. Todos, unidos por una misma familia, la del movimiento judío.

Orígen de los clubes Hapoel: La palabra en sí, hace referencia al ‘trabajador’ (en hebreo) y la evolución de ese vocablo instauró el Histadrut (Federación), que representa la organización sindical de Israel para defender los derechos de sus trabajadores. Por tanto, los equipos que tienen este nombre se deben a la procedencia respecto del Sindicato Histradut, cuya trayectoria ha sido eterna en luchas y reclamos por los logros sociales del país. Por ello, siempre son asociados a tendencias políticas de izquierda y sus escudos son una renovación-modificación del primer símbolo creado por la Histradut. Un nexo entre todos ellos es que siempre aparecen en sus ologramas, los símbolos de la hoz, el martillo y la luz, como representaciones de la lucha obrera. En la Ligat HaAl existen este curso seis, pero en total, treinta y nueve clubes llevan su origen incrustado en su nombre y escudo.

Orígen de los clubes Maccabi: Los macabeos, esos judíos que no quisieron asumir el mandato agresivo del líder griego Antíoco IV Epífanes, decidieron rebelarse ante las intenciones del Rey de Siria. Su objetivo era helenizar a la población judía (sobre el 150 a.C). Esa pelea, impulso gerrero, búsqueda de libertad y sublevación ante el déspota, les sirvió para marcar un recuerdo de sociedad con valentía, energías y victoria en pro del riesgo de sus vidas. Por ello, hoy muchos clubes llevan el nombre de Maccabi como reflejo de resistencia ante los obstáculos. Los equipos israelí que llevan el nombre Maccabi son asociados con el centro político. Actualmente tenemos tres representantes en el primer nivel del fútbol nacional, pero hay unos quince en todas las categorías, compartiendo todos ellos una estrella que simboliza a los ‘macabeos’ en sus escudos.

Orígen de los clubes Beitar: La traducción ya avisa de un marcado origen político pues Beitar en hebreo significa El pacto de Yosef Trumpeldor. Todo procede de un movimiento juvenil sionista que pasaría a ser elemento central de la coalición del partido de derechas más poderoso, el Likud (propulsores de la libertad nacionalista). Tal es su fuerza que está implementado en las comunidades judías de doce países de todo el mundo. Su nacimiento parte de necesidades y exigencias de la juventud, dispuesta al sacrificio sin olvidar jamás la idea de un Estado Judío en vez de un hogar nacional. Por ello, en los escudos de los clubes Beitar (uno en primer nivel y más de diez en todo el país), se aprecia claramente un símbolo del antiguo judaísmo, el candelabro de siete brazos que representa el Estado de Israel llamado ‘Menorah’.

Es inevitable que surjan ciertos roces entre clubes de tan diferentes patrones, sobre todo cuando los Beitar y Hapoel se cruzan, protagonizando escenografías de una realidad social que se ve en sus calles día a día: el tema árabe. Pese a todo, las tres grandes ideologías político-religiosas-sociales del país, se ven representadas a la perfección en un fútbol afincado a la regularidad y normalidad del calendario europeo, donde pretenden seguir creciendo para establecerse en la élite y escribir un futuro aún más prolífico en sentimientos…

También te interesa: Hapoel Kiryat Shmona: El cohete-GPS del fútbol israelí

Síguenos también en Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche