Histórico
31 octubre 2012David De la Peña

Serie A: Alternativas a un devaluado Scudetto

Los equipos de la capital, Roma en 2001, y la SS Lazio en 2000, fueron los últimos capaces de robarle el protagonismo a los tres gigantes del norte. La Juventus, con 28 títulos, e Inter y Milan, con 18 respectivamente, son los que encabezan el palmarés de la Serie A con mucho margen. Un total de 64 ligas repartidas entre tres equipos, por las 44 que se dividen entre los otros 13  que han sido, a lo largo de la historia, campeones de Italia. En la última década la hegemonía ha seguido su curso, y entre la Vecchia de comienzos de milenio en primera instancia y la actual de Antonio Conte, el Milan de Carlo Ancelotti, y el Inter Mancini-Mourinho, los grandes clubes del norte han seguido acaparando todo el pastel. En una época en la que el Calcio vive una crisis profunda, la gran pregunta es si en río revuelto, habrá ganancia de pescadores.

Desde luego, el Milan vive su peor momento en muchos años, el Inter de Stramaccioni parece que arranca, pero su plantilla no está entre las mejores de Europa, y parece ser que la Juve es la que está destinada a iniciar un ciclo de victorias, pero a su plantel le falta un goleador de tronío, sumado a que tiene una obligación (digamos que histórica) con la UEFA Champions League, que debería impedirle llevar una racha tan cómoda como la vivida el año pasado en el campeonato local. A la pregunta evidente de si puede haber en este contexto un campeón diferente en el fútbol italiano, lo lógico es contestar que no. Que si no es la Juventus (algo que dependería sobre todo de un camino exitoso en Europa que llevase a una pérdida importante de puntos en liga), lo será el Inter, la segunda plantilla más poderosa de Italia y con un entrenador con recursos. Sin embargo, hay varios equipos que por uno u otro motivo pueden presentar opciones, y quién sabe si en un futuro cercano volver a sabotear el pastel de los equipos del norte.

Napoli: El equipo de Walter Mazzarri tiene algunos argumentos de peso para considerarlo alternativa real al Scudetto. A favor, continuidad en el estilo y, salvo Lavezzi, ninguna baja notoria. Incluso el equipo, con la llegada de futbolistas como Gamberini, Behrami e Insigne (uno por línea), se ha enriquecido de manera evidente. Además, Mazzarri está claramente dejando de lado la competición europea (los resultados están siendo malos pero los titulares no están sufriendo desgaste), por lo que el objetivo evidente es acabar arriba en la liga. Lógicamente, con la intención de recuperar plaza Champions, pero de ahí a pelear el título hay un pequeño paso. En contra, la rigidez del estilo. El Napoli es un equipo incómodo contra los grandes porque no sufre sin proponer a través del balón. Regalar metros le presenta un escenario en el que los Hamsik y Cavani pueden tener espacios para transitar rápido, y la calidad de sus atacantes les lleva al gol de manera muy simple. Esto tiene un problema, y es que el calcio presenta muchos partidos en el que el ataque posicional exige de más calidad, y en este tipo de contexto a los de Mazzarri se les van muchos puntos.

Lazio: El arranque de temporada de los de Petkovic es realmente admirable, y si bien es cierto que si los metemos en este grupo de perseguidores la plantilla se queda un poco corta en términos de grandeza, el trabajo del técnico serbio está llevando a los capitalinos a competir de manera muy eficaz. Precisamente es esto lo que tienen a favor. Dos centrales como Biava y Andre Dias muy competentes, dos laterales con mucho recorrido y una gran versatilidad para rendir en fase defensiva y ofensiva con el equipo en estático. En gran parte, gracias a la adaptabilidad de Mauri y Candreva, a los que Petkovic ha conseguido implicar para ayudar cerca a los laterales atrás, y cuya propia naturaleza les permite abandonar la banda y producir por dentro cuando el equipo se asienta con la pelota en campo rival. Además, a esa buena calidad del ataque posicional laciale, se une a la grandeza de Miroslav Klose, goleador incombustible al que, de seguir a este nivel, le queda cuerda para un par de años. En su contra, lo comentado al inicio, una plantilla que carece de futbolistas de primera línea. Hernanes, en ese sentido, es de rendimiento irregular, y basta con decir que futbolistas como Álvaro González o Konko son indiscutibles para entender que es complicado mantener una regularidad de campeón.

Fiorentina: El nuevo proyecto de los Della Valle, con Montella como cabeza visible en el banquillo y Daniele Pradè como director deportivo, es uno de los que más revuelo está causando en Italia. A favor tiene una propuesta que le permite mandar y producir muchas ocasiones en la mayoría de los partidos de liga. La figura de David Pizarro en la base de la jugada, con Borja Valero un escalón por delante significa una salida limpia y permite al equipo progresar hasta asentarse en campo rival. Además del gran juego interior de la viola, hay que añadir una producción exterior que está siendo una de las sensaciones del torneo. Los dos carrileros, tanto Cuadrado en la derecha como Pasqual en la izquierda, ensanchan el campo y dan soluciones de buen nivel por fuera. A una estructura alrededor del balón de buen nivel, hay que añadir a Stevan Jovetic como centro de todo. Pirlo y poco más le discuten el puesto de mejor jugador de la liga, así que contar con él es contar con un activo fundamental para sumar puntos. En contra, los problemas defensivos. Pizarro de regista da mucho con balón pero no ofrece nada tras la pérdida, y el hombre clave para corregir (el central del medio en la línea de tres), está lejos de sus mejores días. Gonzalo Rodríguez vive de su lectura y el esquema viola le pide acciones físicas exigentes. Ser un equipo realmente competitivo depende de mejorar todo lo que sucede una vez se ha perdido el balón.

Roma: El equipo de Zeman transmite los más opuestos cambios de ánimo. El día que es capaz de jugar muchos minutos en campo contrario, y de finalizar la mayoría de las acciones, terminas el duelo creyendo, y excitado, para bien. Por desgracia, eso ocurre muy pocas veces, y la fragilidad de un equipo tan versátil y dinámico tras la pérdida le expone a situaciones donde llegar al gol es demasiado fácil para el rival. De la mano del técnico checo estamos viviendo el resurgir de Totti, y es que el capitano ha recibido todo lo que necesita. Laterales largos (en su caso Balzaretti), y tres hombres por detrás (habitualmente Tachtsidis, Florenzi y De Rossi) con técnica para pasar y aprovechar su brutal sensibilidad para abrir líneas de pase. Así, Totti, partiendo de izquierda, juega liberado, y a laterales que se proyectan se suman dos delanteros más, y dos interiores que no dejan de hacer rupturas. Un panorama idílico para su maestría filtrando pases, que se suma a su buen golpeo y talento para finalizar. Un equipo ofensivo y con talento que es capaz de hacer muchos goles, pero que basa sus ofensivas en movimientos tan agresivos que la pérdida es poner alfombra roja al rival. Eso pesa en su contra, no hay un nivel alto de asociación, sino un ritmo frenético y movimientos que alejan a los futbolistas entre sí. Demasiado peso en contra como para ser campeón.

Parece complicado, por tanto, que alguno de los aspirantes (al menos esta temporada), consiga arrebatarle el titulo a los gigantes. Cierto es que al Milan lo eliminamos de base, pero la Juve es un equipo equilibrado y con mucho nivel en casi todas sus líneas, y el Inter, además de una plantilla potente, tiene un entrenador que propone cosas siempre con sentido. Sin embargo, no es discutible que todos ellos están merodeando la línea de salida de una hipotética carrera por el título. Lo lógico es pensar que, por el momento, la Juve es la principal favorita y que le seguirán los nerazzurri, pero tampoco es descabellado vaticinar que viendo el actual nivel del campeonato italiano (y la dificultad que por culpa de ello existe para contratar grandes estrellas), en un futuro reciente veamos un campeón alejado del norte. Por el momento, Napoli, Lazio, Fiorentina y Roma, parecen que son los que, cada uno a su manera, presentan proyectos con algunos argumentos para creer en su crecimiento.

También te interesa: Milan: ¡No deje que pase nunca¡

Síguenos también en TwitterFacebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche